Manual del buen anfitrión (al aire libre)

No se trata sólo de saber a quién invitar, qué aperitivos servir o cómo sentar a los comensales. Si vas a dar una fiesta al aire libre, además de esos básicos, no pueden faltarte estos detalles.

Lo más popular

El verano está aquí. Y con él, las largas sobremesas, las veladas eternas, las reuniones familiares y de amigos en el jardín o la terraza. Comidas, meriendas, cenas, barbacoas... Cualquier "excusa" es buena para reunirse y celebrar algo al aire libre. Eso sí, ¿sabes comportarte como un buen anfitrión? ¿Sabes qué no puede faltar si quieres que tu fiesta sea realmente inolvidable? Toma buena nota y tus fiestas de verano pasarán a la historia.

Publicidad

1. Un básico: con este calor, al llegar, ofrece una bebida fría y no seas de ese tipo de personas que empiezan a hablar y hablar mientras tu invitado se deshidrata. ¡Un poco de consideración!

2. A medida que van llegando los invitados, preséntalos. Y recuerda que no conviene mezclar a gente muy distinta o que no tenga nada en común. Si lo haces y no sale bien, puede que no haya conexión y las conversaciones sean muy forzadas. O no sean.

Lo más popular

3. Para comer, huye de cosas complicadas. Lo mejor, plancha, barbacoa... es sencillo de preparar, todo el mundo puede participar y fomenta la comunicación y la diversión. Así, mientras preparáis la cena o comida podéis charlar y puedes atender a tus invitados.

4. Ten siempre todo lo necesario: desde banquetas o taburetes (¿imaginas que alguien se queda sin asiento?) a la barbacoa en la que vas a preparar la comida. ¿Que aún no tienes barbacoa? Vamos a recomendarte tres: la primera, que es la que ves en la imagen, se llama Performer Deluxe y es de Weber. Si eres de los que piensan que una buena parrillada no puede prescindir del carbón de madera, ésta es la tuya. Si la prefieres de gas, la misma firma ofrece su gama Weber Q, en varios colores, muy práctica y portátil, y su nueva generación de Génesis® II, disponible en varios modelos. ¡Y con mesa lateral! Y ni se te ocurra hacer siempre lo mismo: aquí tienes un montón de recetas e ideas, todas deliciosas, y todas saludables, porque este modo de cocinar, además de divertido –permite a todo el mundo participar–, es sano.

5. Si se trata de una cena, procura que haya la suficiente luz, pero ten cuidado con las velas: es mejor que optes por luces y guirnaldas que se cargan con el sol. Son económicas y muy decorativas. Si pones velas, que estén protegidas para que no se vuelquen.

6. ¿Te has olvidado de poner a punto el lugar donde vas a dar la fiesta? Pues recuerda cortar el césped, quitar las hojas y retirar cualquier objeto que pueda molestar. ¡Ah! Riega unas horas antes para que la humedad no sea molesta.

7. El mantel es necesario. Sí, aunque la fiesta sea al aire libre no debes comer sobre piedra o madera salvo que estés de excursión. Pon un mantel, mejor, si es de tela.

8. Organiza la mesa como si fuera una comida en el interior y huye de las vajillas de plástico o cartón. No son estéticas y son poco ecológicas.

9. Si sois muchos, puedes dar una fiesta de pie, más informal, pero recuerda una máxima del buen anfitrión: no hay que invitar a más personas de las que puedas atender.

10. Sé considerado con los vecinos, si los tienes, y procura respetar los horarios y los niveles de sueño.

More from Elle: