¿Tu pareja es tóxica?

Quizá tras esa fachada encantadora se esconda una persona que acabe haciéndote sentir culpable por todo y que no te quiera de igual a igual. Aprende a identificar los rasgos que definen a este tipo de parejas... ¡y huye!

Lo más popular

Quizá sientas que has encontrado a la persona que, hasta ahora, sólo existía en tus sueños: alguien educado, correcto, que cae bien a todo el mundo... Y, además, tú eres para ese alguien un ser único, dado que todas sus exparejas eran personas un tanto "desequilibradas" o las culpables absolutas de que las relaciones fracasaran.

Bien, cuando estás en esta situación y, aunque todo te parezca de color de rosa, conviene pararte un poco, mirar y hacer un análisis que te ayude a discernir si esa supuesta "perfección" de la persona que tienes al lado esconde o no ciertos comportamientos que pueden dar lugar a una relación complicada.

Publicidad

Recuerda que las relaciones personales sanas son gratificantes, generosas y te ayudan a crecer. Y recuerda también que compartir la vida con alguien no significa reducir tu mundo a esa persona; has de reservar energía para ti, para sentirte a gusto, y no dedicar todo tu tiempo a intentar que se sienta bien.

Las seis claves

A continuación, y con la asesoría del equipo de psicólogos especializados en pareja, te hablamos de los rasgos que te dirán si tu pareja es o no es tóxica y te explicamos cómo salir de ese tipo de relación.

Lo más popular

1. Es egoísta y egocéntrica. No empatiza y sólo piensa en su propio beneficio. Actúa sin plantearse si sus acciones favorecen o no a la relación, tiende a no escuchar y no se pone en tu lugar. Seguro que sus quejas sobre el trabajo son largas letanías y las tuyas se quedan en una frase que tu pareja resolverá con un "eso no es nada, lo mío sí que es grave".

2. Tiende a victimizarse. Los culpables siempre son los demás y jamás reconocerá haber cometido un error. Todo lo contrario, siempre padece los de los otros. De vez en cuando, de su boca saldrán palabras del tipo: "Con todo lo que yo hago"...

3. Es pesimista y critica continuamente. No ve lo positivo de la vida y critica cualquier situación. Por ejemplo, si tiene una reunión, pasará buena parte del día diciendo: "Seguro que la reunión va a ir mal... Si despiden a alguien es a mí".

4. Es una persona envidiosa que no se alegra del bien ajeno. Al contrario, se enfurece cuando los demás obtienen un logro. Se compara con los demás y siempre les busca defectos. Y, si alguien alcanza un logro, intentará restarle importancia diciendo "todos los tontos tienen suerte" o algo similar.

5. Le gusta discutir para manifestar que siempre tiene razón. Confronta continuamente por cualquier motivo y siempre tiene que tener la última palabra. Tratará de ejercer poder sobre tus decisiones y generarte sentimientos de culpa. Después de cualquier discusión, tratará de hacerte ver que tú la iniciaste.

6. Hace continuos reproches y exige demasiado. Te recordará tus posibles fallos continuamente, los memorizará, archivará y sacará a la luz siempre que le parezca. Por supuesto, pensará que tú estás a su servicio y, por mucho que lo intentes, no conseguirás que la relación vuelva a ser como al principio o que tu pareja se sienta satisfecha.

¡Importante! Analiza en conjunto todas estas claves y no te alarmes si en tu pareja se da alguna de ellas (es posible que sea pesimista y que eso sea un rasgo de su personalidad, no el síntoma de que convertirá vuestra relación en algo enfermizo). Lo importante es saber ver el conjunto y, basándote en tus sentimientos, valorar si merece la pena seguir con la relación.

¿Cómo salir de ahí?

Lo primero que tienes que hacer es abrir bien los ojos para ser consciente del problema y poder, así, afrontarlo por mucho dolor que esto te suponga. Cuídate y valórate: no tienes que aguantar malos gestos de nadie ni soportar que tus opiniones no cuenten.Alimenta tu autoestima con buenos hábitos, que es algo que no puedes encontrar fuera de ti.

Controla tu sentimiento de culpa y recuérdate que tienes tantos derechos como los demás a disfrutar de una relación sana y que no vales por lo que das sino por lo que eres. Analiza tus emociones y necesidades y empieza por quererte sin ponerte peros.

Trata de ver con objetividad si la situación tiene posibilidades de cambiar o mejorar y, si crees que sí, háblalo abiertamente con tu pareja. Si te haces ciertas preguntas con frecuencia y la situación persiste, tendrás que abandonar esa relación (si estás viviendo una relación tóxica, lo normal es que el sufrimiento siga hasta que decidas ponerle fin).

Rodéate de gente que te haga sentir bien y refresca tus objetivos vitales, entonces entenderás que cualquier relación que no respete tu autonomía es dañina e irás distanciándote emocionalmente de esa persona. Una vez hayas dado el paso de alejarte de esa relación tóxica, evita cualquier tipo de contacto y además existen consejos para superar la ansiedad de la ruptura.

Si piensas que estás en una relación que se podría considerar tóxica, y quieres hablar de forma gratuita con un psicólogo que te ayude a salir de esa situación, TherapyChat es un Servicio de Psicología Online de la máxima calidad, seguro y privado, orientado a ayudar a las personas a alcanzar su bienestar. Cada mes, tendrás 4 sesiones de una hora de duración, en formato chat o videollamada. Además, tienes el Canal de Chat permanente abierto para intercambiar mensajes con tu psicólogo. El coste es de 96 € al mes y tiene una garantía de devolución durante la primera semana. Da el paso y empieza a mejorar tu vida hoy.

More from Elle: