5 razones por las que volveré (con mi familia) a Costa Daurada

Pensando ya en las vacaciones, Paula Llanos, redactora jefe de moda en ELLE.es y autora del blog Mamá Trendy, nos cuenta su experiencia en Costa Daurada y los 5 motivos por los que volvería sin dudarlo. ¡Por si aún estás decidiendo destino para tu familia!

Más de Elle Kids
20 articles
¿Por qué deben que aprender inglés desde pequeños?
Elle + British Council
La camiseta solidaria de Slow Love
vestirse tras el parto
Estilo post parto

Fin de semana con niños pequeños, viaje, playa... Suena genial pero también impone, ¿verdad?

El plan era perfecto; un fin de semana en Costa Daurada con mi marido, Elvis, y mis hijos, Xabela y Martín, de seis y año y medio respectivamente. Una vez superado el primer gran reto, sí, hacer las maletas, cogimos el tren rumbo a la diversión.

He de confesar que nunca había estado en esta zona de Cataluña y mi marido tampoco. Era pues, un destino desconocido para todos ¿Puede haber algo más emocionante que ver algo por primera vez? Al llegar, todo un soplo de aire fresco y el comienzo de nuestra aventura. Estas son las 5 razones (hay mil más) por las que volvería sin duda a la Costa Daurada.

Publicidad

More From Elle Kids
20 articles
¿Por qué deben que aprender inglés desde pequeños?
Elle + British Council
La camiseta solidaria de Slow Love
vestirse tras el parto
Estilo post parto
Llega la primera cama anti monstruos
Malena Costa: "Te invito a mi baby shower"

1- Porque no hay día sin aventura

Y eso te hace sentir valiente. Nunca habíamos ido con los niños a un parque de aventuras con tirolinas y recorridos y mi último recuerdo de lanzarme al vacío (casi olvidado ya) fue en nuestra luna de miel. Para mi sorpresa, descubrí que a los niños les encantaba. ¡Xabela parecía la versión infantil de Lara Croft! y Martín también pudo divertirse mientras tanto. Todo en Díver Parc Lúdic, con la playa de Coma-Ruga de fondo, que es de agradecer.

2- Por sus playas, todavía salvajes

La Playa Larga (Salou) es una de las más famosas, y no es de extrañar, arena fina de color dorado, dunas por las que lanzarse y el agua fresquita y cristalina. Y como el mar es el protagonista, el paseo marítimo es uno de los más espectaculares en los que hemos estado, sobre todo el Paseo de Ronda, un camino bordeando las rocas desde el que admirar cada centímetro de la zona. Un espectáculo natural.

Publicidad

3- Por la alegría de su gente, ¡es contagiosa!

La gente ha sido encantadora; un pescador nos dejó subir a su barco y nos explicó cómo se hacen las redes en el Puerto Pesquero de Cambrils, en todos los restaurantes nos ofrecían tronas y sitio para los niños, una señora nos ofreció tiritas para los pequeños... Nos ha sorprendido el ambiente familiar y cercano, cómo te cuidan principio a fin... Todo esto te deja tan buena sensación que piensas que hay que volver. Y pronto.

4- Porque mi hija disfrutó al máximo

Xabela llevaba semanas soñando con la playa, con la arena y con la diversión que asocia, inevitablemente, a una ciudad costera. ¡No paró un segundo!.Ella, que es algo vergonzosa, disfrutó muchísimo con el pasacalles y los payasos del Family Weekend, en Calafell. Sin duda, sacaron lo mejor de ella.

5-Porque aquí desconectamos todos

Sea como sea tu familia, hay un plan para ti, Costa Daurada es un entorno 100% family friendly.

Nosotros disfrutamos de la naturaleza, con el Parc Samá, que fue sin duda el descubrimiento del viaje: un jardín botánico con cierto aire decadente que consiguió atraparnos desde la misma entrada.

Otra opción, si te atreves, es bucear o hacer snorkel en familia. Como Martín aún es pequeño, nosotros nos animamos con un paseo en ferry hasta la playa de Cambrills: 30 minutos de vistas espectaculares y diversión asegurada.

More from Elle: