La mejor versión de ti misma

La vida de una mujer 'worky' está llena de compromisos, prisas y de cierto caos. Seguro que muchas veces te has frustrado porque no encuentras tiempo para comer bien y hacer el ejercicio que deberías. ¿El resultado? Cansancio, flacidez y kilos de más. Te proponemos 8 consejos fáciles de introducir en tu rutina diaria que cambiarán tus habitos.

Lo más popular

Según la Universidad Rey Juan Carlos I y Grupo DKV Seguros, sólo un escaso 29% de las mujeres españolas afirman mantener hábitos saludables, sobre todo,  en cuanto a alimentación y ejercicio.

Aunque parece difícil encajar pautas buenas para tu salud y dedicarte a ti misma mientras trabajas, cuidas de los niños, etc. Es factible, sólo se trata de cambiar vicios por hábitos, el tiempo será el mismo, sólo que dejarás lo que te hace daño por algo que te hará sentirte bien, con más energía y más guapa.

Publicidad

1. Previsión ante todo: la planificación de comidas debe ser doble. Primero en cuanto a la compra: redactar la lista en torno a menús saludables que deberás elaborar en un papel antes de ir al supermercado, sin hambre y pensando en lo que tu cuerpo necesita y a la vez te gusta.La noche antes, si comes en el trabajo, deja todo preparado, incluso los tentempiés de media mañana o media tarde. Por la mañana tendrás prisa y cogerás la primera cosa que veas.

Lo más popular

2.  Atrás a la máquina de 'snacks' de la oficina: es la peor opción, y todas sabemos que ahí no hay nada bueno. Una fruta o lácteo desnatado será la opción perfecta a cambio de las patatas fritas o chocolatinas. Tendrás hambre al poco tiempo y no te nutrirán.

3. Cuidado con el agua: entre 1,5 y 2 litros al día está bien. Si consumimos menos de lo mínimo estaremos en riesgo de deshidratación, de sufrir dolores de cabeza, y complicaciones que pueden llegar a ser graves. Pero si bebemos de más podemos caer en la potomanía, y sin llegar al extremo, coger peso de más por una excesiva retención de líquidos.

4. No pases hambre: estamos hartas de oír que para adelgazar hay que comer, en cantidades razonables, y lo más importante: cada tres horas. La glucosa basal estará al mismo nivel y no tendremos picos de hambre. ¿No tienes tiempo para tomarte un yogur o pelarte una fruta? Opta por los formatos 'para beber' de ambos. Podrás hacerlo en cualquier momento.

5. Comer fuera, otro problema: hasta en los restaurantes de comida rápida siempre existe una opción 'healthy'. Si es una comida compartida, con clientes o menú fijo, utiliza un plan de choque: fruta desintoxicante tipo piña o naranja y la misma fruta con un lácteo desnatado para cenar. Compensarás el exceso.

6. ¿Ejercicio? según el estudio de DKV, sólo un 27,7% de las mujeres españolas realiza ejercicio intenso. Si no te convence la opción de madrugar más para ir a primera hora al gimnasio, dedica 30 minutos a andar a paso ligero, puedes también aprovechar trayectos y evitar el coche. Dicen que es el nuevo 'running' y será suficiente para activarte todos los días, luego ve aumentando la intensidad.

7. Cinco de siete: lo ideal sería cuidarse los siete días que tiene la semana. Pero, como es complicado no 'relajarse' los fines de semana, al menosrespeta estos buenos hábitos los cinco días de tu jornada laboral.

8. Confía en ti: no es imposible y tienes la capacidad de ser tu mejor versión. No te hundas por cometer un error, sigue intentándolo siempre porque puedes.

Se necesitan 21 días para afianzar un hábito, es importante que no incorpores todos de golpe. Consigue las metas paulatinamente con un poco de esfuerzo, ¡ánimo!