Los peligros de los cosméticos falsos

La Policía de Londres acaba de lanzar una campaña para advertir sobre los riesgos de los cosméticos de imitación, y sus conclusiones no podrían ser más perturbadoras... estos son algunos de sus 'ingredientes ocultos'.

El auge del comercio digital ha hecho florecer el negocio de los cosméticos falsos. Ahora, es más sencillo que nunca acceder a este tipo de productos desde tiendas 'online' o plataformas como Ebay, pero no es oro todo lo que reluce: la policía de Londres acaba de lanzar una campaña para advertir de los peligros que pueden acarrear.

'Cada año, los consumidores británicos gastan unos 90 millones de libras en cosméticos falsos', advierte la Unidad de Crímenes contra la Propiedad Intelectual de la policía londinense. Muchos de estos productos no pasan por los suficientes controles de calidad y entre sus ingredientes pueden encontrarse sustancias nocivas: 'Las pruebas de laboratorio han demostrado que el perfume de imitación a menudo contiene químicos venenosos como el cianuro o incluso orina humana', advierte el comunicado. 'Los cosméticos falsos como la máscara de pestañas, los 'gloss' o las bases de maquillaje pueden contener niveles tóxicos de químicos y sustancias como arsénico, mercurio o plomo', advierten.

Publicidad

Y lo que es más perturbador: muchas veces, la producción de estos productos se desarrolla en espacios con escasas medidas de higiene: 'En ocasiones, se han encontrado excrementos de rata y veneno entre sus ingredientes', asegura el comunicado.

La policía también lanza una advertencia sobre los secadores, planchas de pelo y otros aparatos electrónicos de dudosa procedencia: 'Los aparatos electrónicos falsos no están sujetos a los mismos 'tests' exhaustivos que los originales, con lo que pueden resultar peligrosos'. Entre los posibles riesgos: electrocución, incendio o daños en el pelo y la piel.

¿Cómo evitar que nos den gato por liebre? 'Si algo parece demasiado bueno como para ser verdad, lo más probable es que no lo sea', advierte este organismo.