El perfume más sorprendente de la temporada

Un ingrediente a prueba de viajes espaciales, una musa de belleza sobrenatural y un frasco de corte mitológico. Descubre ‘Olympéa’, el perfume que es pura extravagancia.

Lo más popular

Un jazmín ideado para crecer en el espacio. El único perfumista de origen asiático que ha conseguido hacerse un hueco en el hermético club de los narices (la mayoría franceses) con nombre propio. Una técnica de destilado capaz de capturar el aroma de las plantas en su propio hábitat. Una modelo de belleza sobrenatural. Con todos estos mimbres se ha construido Olympéa, la nueva fragancia femenina de Paco Rabanne, una rara avis dentro del mundo de la alta perfumería que no va a dejar indiferente a nadie. Para conocerla en profundidad, hemos viajado hasta Nueva Jersey, donde se encuentra el invernadero que ha supuesto el punto de partida de esta sorprendente creación.

Publicidad

Pero antes hemos de trasladarnos al año 1998, cuando la NASA, tras varios intentos fallidos de enviar plantas al espacio que fueran capaces de desarrollar allí sus funciones vitales, encargó a IFF (el mayor creador y proveedor de aromas y sabores a escala internacional) cultivar una que sí lo consiguiera. A finales de aquel año, la rosa Overnight Scentsation viajó a bordo del transbordador espacial Discovery y no sólo logró sobrevivir ahí fuera y regresar intacta, sino que, además, los astronautas que la acompañaron aseguraron que, a medida que la flor se alejaba de la Tierra, su aroma se iba intensificando. A la vuelta, los científicos de IFF percibieron que la hidropónica (la técnica que habían usado para mantener vivo a ese ejemplar, que consiste en cultivar en agua enriquecida con nutrientes en vez de en abono) era válida también en nuestro planeta, con lo que decidieron plantar así diferentes especies de flores en su invernadero de Nueva Jersey para ofrecer una alternativa a los cultivos clásicos. A ese lugar acudió, en una travesía inspiracional, Loc Dong, el nariz nacido en Saigón que firma Olympéa junto a los franceses Anne Flipo y Dominique Ropion. Allí se encontró con el jazmín hidropónico y observó que, gracias al cultivo sin suelo, ofrecía un aroma mucho más floral que el tradicional. ¿La razón? Al eliminarse el abono, las notas terrosas desaparecen y los matices florales se exaltan. Además, en IFF le hablaron de una nueva técnica de destilado que le fascinó: tenax, que captura el aroma de las plantas cuando aún están vivas (lo habitual es hacerlo con la flor cortada, lo que implica que el proceso de descomposición ya esté en marcha y, por lo tanto, aunque mínimos, los acordes de putrefacción estén presentes).

Lo más popular

Con toda esta información, Loc regresó al centro de operaciones de Paco Rabanne, en París, y comenzó a trabajar en el laboratorio para esta aventura olfativa inédita. «El concepto de partida surgió muy pronto, ya que inmediatamente empezamos a interesarnos por las notas acuáticas», explica. «Después me vino a la cabeza la sal como punto de entrada, puesto que es un elemento que rápidamente se asocia a la frescura por lo unida que está al agua de mar y que, además, me recordaba a mi infancia –en la región de Vietnam donde se crió se cosecha a gran escala–. Más tarde llegaron la mandarina verde, el ginger lily –un tipo de flor–, la madera de sándalo y el ámbar gris», desvela el perfumista. Una amalgama de notas que da como resultado un jugo sensual e hipnótico, capturado en un frasco talismán obra de Marc Ange. Este diseñador romano se inspiró en la estética de la antigua Grecia para crear un círculo de cristal rosa –como un amuleto sagrado– rodeado de una corona que emula los laureles de la victoria.

Para redondear el proyecto, el equipo creativo de Paco Rabanne buscó el rostro femenino perfecto para dar vida a este nuevo capítulo aromático de la maison. La elegida fue Luma Grothe, una modelo brasileña con raíces japonesas, africanas y alemanas que ya ha recorrido las pasarelas internacionales de la mano de firmas como Burberry Prorsum, Versace o Dsquared2. Ha posado frente a los objetivos de Mario Testino, Ellen von Unwerth o Mert and Marcus y algunos hasta se han atrevido a decir que es la sucesora de la mismísima Gisele Bündchen.
Hasta aquí la extraordinaria historia de Olympéa, que estará a la venta a partir de este mes de octubre (97 €). Junto a Invictus, la fragancia masculina más reciente de Paco Rabanne, formará la pareja más divina del universo de la perfumería.