Los 'smoothies' no son tan buenos como crees

Los ‘smoothies’ son, en teoría, un alimento perfecto. Puedes mezclar en ellos dos tazas de espinacas junto con fresas, plátano, frutos rojos, semillas de chía… ¡y voilá!, ya tienes lista la mitad de tu dosis diaria recomendada de frutas y verduras en un único vaso. Conseguir una gran cantidad de nutrientes con una sola bebida es genial, pero quizá eso no signifique necesariamente que sea sano…

Un reciente artículo aparecido en The New York Times afirma que somos más propensos a consumir demasiadas calorías y azúcares cuando bebemos un ‘smoothie’ que cuando comemos las mismas frutas y vegetales enteros. Según la nutricionista Sarah Krieger, la gente a menudo se pasa al beber más de medio litro de ‘smoothie’, especialmente si éste proviene de una tienda en la que le añadan edulcorantes y mantecas de frutos secos. 

Publicidad

Incluso si preparas los zumos en casa, Krueger asegura que el modo en el que bebemos los ‘smoothies’ (en unos pocos minutos en lugar de tomarnos el tiempo de comer la fruta entera), acaba derivando en un consumo excesivo. La nutricionista explica que la fibra de la fruta entera actúa como una red, retrasando el proceso por el cuál el azúcar de los alimentos pasa a la sangre. Los ‘smoothies’ no eliminan la fibra pero, al estar reducidos en trozos diminutos por la batidora, son menos efectivos. “Es más probable que te sientas hambriento antes tras beber un ‘smoothie’ que tras comer las mismas frutas y verduras enteras”, afirma el artículo. 

Además, Krieger insiste en que “hay una fina línea que separa un ‘smoothie’ de un batido”. En resumen: frutas enteras > frutas batidas. Y sobre todo, ¿si no hay tanta diferencia, quiere eso decir que puedo cambiar el batido de frutas de hoy por un delicioso ‘milkshake’ sin consecuencias?

Publicado en ELLE USA

De: Elle