La transformación al revés: cuando la talla no determina la felicidad

Y cómo lidiar con los haters de forma magistral.

Lo más popular

Os presentamos a Megan Jayne Crabbe, una chica normal de Inglaterra que a sus 24 años ha sorprendido en las redes con la transformación de su cuerpo. Hasta aquí, nada sorprendente. Estamos acostumbrados a abrir Instagram y encontrarnos con cientos de montajes del antes y el después tras el hashtag #beforeandafter o de cuerpos esculturales que se han logrado siguiendo los pasos de la gurú del fitness Kayla Itsines o de alguna de sus homólogas a golpe de pesa y abdominal. Sin embargo, nada tiene que ver. Sus perfiles de Twitter e Instagram han sido testigos de otro tipo de transformación: la que consiguió siendo más libre que nunca y con la que celebró de la mejor de las maneras el amor por una misma.

Publicidad

Lo más popular

"A la izquierda, soy yo hace 2 años y medio, justo antes de encontrar la positividad a través de mi cuerpo y a la derecha, soy yo actualmente. Probablemente te darás cuenta de la cosa más obvia que he ganado entre las dos fotos: el peso. Pero hay muchas otras cosas que he ganado también. He ganado libertad mental. He ganado amor propio. He ganado de nuevo a mi vida tras tantos años creyendo que no era digna de vivirla por la forma en que veía mi cuerpo. Sé que el mundo quiere que creas que cuanto menos pesas, más feliz serás. Sé que se supone que debería sentirme avergonzada por esta transformación. Se supone que debería jurarme perder el peso que gané o perseguir toda mi vida el cuerpo de la izquierda, comprando la idea de que valdré más cuando lo consiga. Pero no voy a hacer eso. En lugar de ello, voy a contaros lo que aprendí durante todos esos años perdidos mientras hacía tablas de abdominales y contaba calorías en la báscula: la felicidad no es una talla. La pérdida de peso no cura el odio hacia uno mismo. La salud mental importa más que una talla. Y todos merecemos querernos tal y como somos. Es hora de actuar y de negarnos a seguir haciéndonos daño a nosotros mismos mientras buscamos el cuerpo "perfecto" que ni siquiera existe. Es hora de que nos demos cuenta de que ya somos lo suficientemente buenos. Es hora de que recuperemos nuestro poder. "

La mayor parte de los comentarios fueron de apoyo total para Megan. El amor por uno mismo, la felicidad y la paz interior a veces no es tarea fácil y Megan se ha convertido para muchos en toda una fuente de inspiración… pero no para todos.

Publicidad

Lo que parecía ser toda una declaración de intenciones positivas se convirtió en el leitmotiv perfecto para que algunos haters de la red social lanzaran sus dardos envenenados. Los trolls hicieron de las suyas intentando hacer daño a Megan a través de desagradables comentarios que, sin embargo, no lograron su objetivo.

Unos días después, Megan volvió a la carga y respondió a todos ellos de la mejor de las maneras con una nueva imagen.

"Wait so you just decided to RUIN your body?" Nah, I just stopped torturing myself every day for not fitting an image I was never supposed to be. · "But you look so much healthier to me before." That's funny, you looked so much more intelligent to me before you equated health with weight and forgot that mental health is health too. · "You could have stayed the same and loved your body, you didn't need to get fat." I could have stayed the same and spiralled back into the eating disorder that almost killed me when I was 15. I could have kept starving myself and obsessively working out for hours everyday but it never would have lead me to self love. No matter how much weight I lost there was always still something to hate. And sure, people don't NEED to gain weight to find their self love, this is just what my body needed to do to match up to my mental freedom. THIS IS MY HAPPY BODY. · "But surely you can't be happy looking like that now, I could never be happy in that body." I didn't think I could either, but as it turns out, happiness isn't a size. And I wasted far too many years believing that it was. Now I'm not going to stop letting people know that they deserve happiness exactly as they are. They deserve to live now, not 10 pounds from now. They deserve that mental freedom. So to every person reading this: I hope you get your freedom too, however it might look. I'll be cheering you on every step of the way. 💜💙💚🌈🌞 P.s. these are all comments I received on my last before/after picture, luckily for me, they just make me want to keep going even more 👊

A post shared by Megan Jayne Crabbe 🐼 (@bodyposipanda) on

"Espera… ¿así que has decidido arruinar tu cuerpo?" No, ya he dejado de torturarme cada día por no encajar una imagen que nunca debí ser. "Pero se te veía más saludable antes". Esto es gracioso. Me parecías mucho más inteligente antes de equiparar la salud con el pelo y te olvidaste que la salud mental, es salud igualmente. "Podrías haber seguido como estabas y amar tu cuerpo igualmente. No necesitabas engordar." Podría haber permanecido igual y haber vuelto a la espiral del trastorno de alimentación que casi acabó conmigo cuando tenía 15 años. Podría haber seguido muriendo de hambre durante horas cada día y trabajando de forma obsesiva mi cuerpo, pero nunca lograría el amor conmigo misma. Y eso seguro: la gente no necesita ganar pero para encontrar el amor propio pero eso fue justo lo que mi cuerpo necesitaba hacer para encontrar mi libertad mental. ESTE ES MI CUERPO FELIZ. "Pero seguramente ya no serás tan feliz cuando te veas ahora. Yo nunca podría ser feliz en ese cuerpo." Yo no pensé que podría pero resulta que la felicidad no es una talla y perdí muchos años de mi vida pensando en que sí lo era. Ahora no voy a parar de recordar a la gente que merecen la felicidad exactamente tal y como son. Merecen vivir el ahora. Merecen esa libertad mental. Así que a cada persona que lea esto espero que consiga también su libertad. Te animaré en cada paso del camino. PD. Estos son todos los comentarios que recibí en mi última imagen del antes y el después. Por suerte para mí, sólo han conseguido que tenga más ganas de seguir adelante.

Como era de esperar, las imágenes y textos de Megan se han viralizado a tal escala que su cuenta la siguen ya más de 660.000 personas, sus fotos acumulan más de 100.000 likes y más de 6.000 usuarios han dejado ya escritas sus reacciones.

Megan ha contado en Buzzfeed News que muchas de esas personas que dejaron esos amargos mensajes creían que 'el antes' era la imagen saludable y feliz y, sin embargo, no era sino el fiel reflejo de una época de obsesión con la pérdida de peso que le llevó al borde de la muerte a los 15 años. Una imagen de odio hacia una misma que dista mucho, sin duda, de lo saludable.

Nunca un #beforeandafter fue tan inspirador, brillante y real.

More from Elle: