Belle Gibson, la bloguera que fingió tener cáncer y curarse con una dieta, ha sido condenada

El negocio pasa factura.

Lo más popular

Cuando Belle Gibson decidió lanzar su negocio, no podía imaginar las consecuencias.

La bloguera de 23 años, madre soltera y emprendedora, conmovió al mundo con su historia personal. Compartió cómo le diagnosticaron cáncer de cerebro terminal y cómo tras abandonar todos los tratamientos médicos y adoptar una dieta sana y hacer ejercicio, se curó.

La historia no quedó ahí y lanzó un libro y una app -'The Whole Pantry', disponible para Android y iOs- con la dieta que aseguró curarla. Por supuesto, rompió récords.

Publicidad

Lo que nadie sabía entonces es que toda esta historia estaba sostenida sobre una gran mentira: jamás tuvo cáncer.

Lo más popular

Y nadie la ha destapado. Ha sido ella misma la que ha confesado la verdad en una entrevista para The Australian Women's Weekly. "No, nada de esto es verdad […] No quiero perdón, sólo creo que es mi responsabilidad. Por encima de todo, me gustaría que la gente pensara que soy humana", ha dicho.

Poco o nada puede justificar tal cosa aunque ella se empeña en hacerlo con el argumento de que ha tenido una infancia difícil y de que su madre la dejaba al cargo de sus hermanos.

Para todos los usuarios y lectores de su negocio (más de 300.000), por supuesto, nada es aceptable.

Además, la bloguera en su día declaró que había donado los beneficios que obtuvo con la aplicación a diferentes organizaciones caritativas. Sin embargo, periodistas de The Age descubrieron que de esos 300.000 dólares que había recaudado, tan sólo se habían comprobado 7.000. Poco después, Gibson alegó problemas de liquidez e incluso que aunque la intención siempre fue donarlo, "la ejecución fue obviamente defectuosa", admitió a The Age.

Por supuesto, las redes sociales ya han hablado y el desprecio generalizado hacia la influencer no se ha hecho esperar.

#littleliar #bellegibson

A post shared by Donna Rullo (@donnamareerullo) on

Y es que hay cosas en la vida, con las que no se puede jugar.

More from Elle: