Mascarillas negras: todo lo que hay detrás

La popularidad de las mascarillas negras podría tener sus días contados: son más oscuras de lo que crees.

Lo más popular

Eso de que "para estar guapa hay que sufrir", parece ser una máxima que se está siguiendo al pie de la letra pero, créenos: no es necesario.

Ya lo vimos con la famosa mascarilla Aztec, la más vendida de Amazon y ahora volvemos a ver cómo se repite el patrón con las mascarillas de carbón activo. Su acabado, con el que parece más bien que te has envuelto la cara en cinta aislante en vez de ponerte una mascarilla para limpiar el rostro, esconde varios problemas detrás que salen a la luz después de que varios especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) la hayan puesto en evidencia.

Publicidad

Sí, el carbón es uno de sus principales componentes activos. Y también es cierto que estas mascarillas limpian en profundidad eliminando impurezas y puntos negros, pero acarrean otros problemas como la dermatitis de contacto. Concretamente, dermatitis irritante.

¿Los síntomas? Dolor intenso, ardor, picor… esta chica lo muestra a las mil maravillas en este vídeo.

Lo más popular

Por cierto, la famosa mascarilla asesina es ésta. No caigas en la misma trampa.

Y todos estos síntomas no indican que tu piel esté limpia, que no negamos que lo esté, sino que apuntan a que algo no está yendo bien. La agresividad de estos productos las colocan en el punto de mira de dermatólogos y especialistas ya que pueden ser el punto de partida de problemas más graves como quemaduras, ampollas y protuberancias con salida de líquido y hasta descamación de la piel.

En el mejor de los casos, la dermatitis desaparecerá sin complicaciones en 2 o 3 semanas. El mejor tratamiento: no hacer nada en la zona a excepción de lavados con agua limpia para retirar todo lo que pueda supurar así como evitar la exposición solar.

Y en el peor… una infección cutánea bacteriana.

Pero no nos vamos a poner en lo peor. Con la de opciones amables para tu piel que hay, ¿por qué elegir la más sufridora? Piénsatelo dos veces antes de ennegrecer tu cara…

More from Elle: