Dermatitis atópica y auto bronceadores: ¿son compatibles?

Los expertos nos lo cuentan. Atención, pieles claras: esto es va por vosotras.

Lo más popular

Verano tras verano las propuestas para autobroncearse se multiplican. Ya no es necesario pasar horas y horas bajo el sol para estar mágicamente tocada por el sol. De hecho, ahora muchas de las propuestas se basan en una sencilla aplicación bajo la ducha. ¡Nunca fue tan fácil!

Publicidad

Sin embargo, lo que parece fácil no siempre lo es para todas por igual. Las pieles claras son las que más acusan los pequeños problemas con las formulaciones: eccemas, rojeces, dolor, picor... ¿te suena?

Hemos hablado con los expertos para saber por qué se produce este problema, si es posible que una piel clara pueda beneficiarse de los productos autobronceadores sin consecuencias y qué hacer en el caso de que no haya vuelta atrás. Carmen Chorto, portavoz del Departamento Científico de Eucerin, nos resuelve las dudas.

Lo más popular

Dermatitis atópica, ¿qué es exactamente?

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que se manifiesta con sequedad y mayor sensibilidad de la misma. Esto desencadena brotes de eccema: piel roja, irritada y mucho picor.

¿Cuándo puede aparecer?

Según Carmen Chorto, aunque suele aparecer desde los primeros años de vida, a veces puede sorprender en la edad adulta así que nadie está exento de poder sufrirlo.

¿Por qué sucede?

"Los afectados de dermatitis atópica tienen una composición diferente en la última capa de la piel, de manera que no puede realizar su función de protegerla de la deshidratación, de las agresiones y de las infecciones. Al no tener esta función barrera, la penetración de sustancias externas es más fácil", nos cuenta.

Publicidad

Así, las personas con este problema tópico tienen mayor predisposición a presentar irritación cutánea con determinadas formulaciones. Especialmente, aquellas cuyos ingredientes pueden producir toxicidad local en el sitio de la aplicación.

Efectos secundarios

Los más comunes son la irritación, prurito, picor y dolor.

"Puede ser tan simple como la desecación de la capa externa o pueden involucrar un efecto más complejo, como una reacción alérgica", continua la experta.

Estos efectos secundarios, además, están estrechamente ligados a la concentración del ingrediente que produce dicha irritación.

¿Y qué ingredientes son los responsables?

Presta atención: algunos conservantes como derivados de isotiazolinonas, formaldehído, propilparabeno o principios activos de las cremas como alfa hidroxiácidos son algunos de los causantes de los brotes atópicos.

¿Soluciones?

Sin lugar a dudas, los productos hipoalergénicos.

No obstante, Carmen Chorto matiza: "la dermatitis atópica no afecta a todo el mundo por igual e ingredientes que provocan reacciones cutáneas en unos, pueden ser perfectamente tolerados en otros."

Otras cosas a tener en cuenta

En una piel con eccema, la penetración de los ingredientes es mayor, pudiendo causar más reacción adversa. Algunos disolventes y alcoholes pueden alterar la capa externa de la piel y provocar mayor facilidad de penetración de ingredientes.

¿Y qué puede pasar si tienes la piel clara, atópica y quieres aplicar auto bronceador?

Los auto bronceadores actúan oxidando la capa superficial y más externa de la piel, formada por las células que están a punto de desprenderse. El componente principal es la DHA o dihidroacetona, que al entrar en contacto con las células externas de la piel, produce una reacción química que cambia el tono dando el efecto de bronceado. El color obtenido dependerá de la marca, de la cantidad que apliquemos y de los diferentes aditivos e hidratantes.

Según la experta, "en general, los auto bronceadores no son dañinos para la piel, ya que actúan en la capa más externa, pero la dihidroacetona provoca una disolución de las grasas de la dermis, por lo que tiende a resecarla". Es decir, que en el caso de ser una sufridora habitual de la dermatitis atópica, esta sequedad se acusará aún más y comenzarán los problemas.

Además el hecho de que pueden contener perfumes o ciertos conservantes o emulsionantes, puede desencadenar una mayor reacción irritativa en la piel.

¿Cómo saber si me dará reacción?

Fácil: prueba previamente en una pequeña zona de piel. Un pequeño cuadrado accesible y cómodo en el que comprobar cómo actúan los compuestos del autobronceador elegido. Si pasadas 24 horas todo está en orden, ¡no hay razón para alamarse!

¿Qué hacer ante una reacción?

Si ya no hay vuelta atrás y has comenzado a notar que la piel comienza a irritarse, se debe suspender la aplicación del producto de inmediato y en la medida de lo posible, acudir al dermatólogo para calmar la reacción con un tratamiento a base de corticoides tópicos y antihistamínicos para combatir el picor.

Una vez mejore el eccema, lo recomendable es utilizar productos dermocosméticos altamente hidratantes y emolientes para restablecer la función barrera cutánea. Si contienen principios activos que ayuden a calmar el picor, como el polidocanol o derivados del mentol, mejor aún.

"También son recomendables aquellos con ingredientes que ayuden a evitar la sobreinfección bateriana y compuestos antinflamatorios", recomienda Carmen Chorto.

Conclusiones

Que no cunda el pánico, según los expertos, el uso de los autobronceadores no está contraindicado en personas afectadas de dermatitis atópica, así que sí: son compatibles, pero con matices. Se recomienda no aplicarlos en la fase de brote o eccema así como en pacientes con psoriasis.

Quizás no era tu primera opción, pero créenos: lucir una piel sana es más bonito que un bronceado poco saludable y aún peor, doloroso.

More from Elle: