Mitos y leyendas sobre el pecho

¿Se descuelga si salto en exceso? ¿La cosmética lo devolverá a su estado anterior al embarazo? El imaginario colectivo no tiene límites. Despejamos todas las dudas.

Lo más popular

En menos de un año he tenido tres escotes diferentes. Tres tipos de pechos. Todos ellos distintos. Toda mujer que haya sido madre o haya pasado por un proceso de cambio corporal drástico, lo sabrá. Está el antes, ese periodo de tiempo en el que tus pechos y tu vivís en armonía. No dramas. Happy Family.

Publicidad

El "durante", ese momento del embarazo en el que parecía que había hecho parada en el inflador de una gasolinera y había rellenado mi escote con la bomba de aire para las ruedas. Semana tras semana, un sujetador nuevo, una talla más. Parecía no tener fin. Aún con todo, seguíamos en modo #Happyfamily.

Y luego está el después. Seamos honestas: ese DRAMÁTICO después. De repente te das cuenta de que quizás te han hecho una operación exprés mientras dormías en un profundo sueño de media hora (o lo que el bebé te deje) y te han cambiado tus 'boobs' de toda la vida por otras un tanto WTF. ¿Hola? ¿Dónde estáis? ¿Qué pasa ahora con los 750 sujetadores de antes? Durante un año he invertido más en sujetadores que en mis años de Universidad.

Lo más popular

Algo tan camaleónico como el pecho lleva atado un barril de mitos al cuello y el imaginario colectivo es tan ilimitado que se pregunta cosas como ¿se descolgará el pecho si corro o salto en exceso? o algo tan inocente como ¿permanece estable el tamaño del pecho en el tiempo? (LOL)

Antes de nada, permítenos explicarte en qué consiste el descolgamiento del pecho. Entenderás muchas cosas.

Esa caída en el escote tiene nombre y apellidos. Se llama ptosis mamaria y es una consecuencia natural de la pérdida progresiva de elasticidad de las fibras de la piel. ¿El factor clave? La resistencia y la elasticidad.

Es una cuestión sencilla. ¿Recuerdas la manzana de Newton? Pues eso: gravedad pura y dura. El seno no se asienta sobre ningún músculo o ligamento, únicamente se sostiene gracias a la piel que lo envuelve y al tejido conjuntivo. Cuando las fibras de la piel se estiran y ceden, aparece la caída o temida 'ptosis'.

Deportes que implican trepidaciones como equitación o fútbol, no son para nada positivos. Especialmente en pechos voluminosos y grandes. En contra de esto, otros como el baloncesto, voleibol o natación (sobre todo este último), ayudan a tonificar espalda y pectorales y son perfectos para no tropezar con la ptosis antes de tiempo.

Así que allá van algunas de esas leyendas.

¿Si corro o salto en exceso, "se me va a descolgar el pecho"?

No hablamos de que el pecho sea un sombrero colgado en un perchero así que tranquila. Los ligamentos y la piel lo sostienen pero obviamente, hay deportes que desgastan. Elige bien.

Hacer flexiones sube el pecho

Lo sentimos, pero no. Pueden mejorar el tono muscular pero cambiar la forma y la posición de las mamas no es posible sin una cirugía correctora como la mastopexia (el 'lifting' de mamas). Hacer flexiones para mantener ejercitada la zona del pecho puede ayudar a paliar, pero no evitarán la caída porque sólo sirven de apoyo. Si este músculo está firme y tonificado, cierto es que el pecho estará mejor posicionado y la caída será menor.

El tamaño del pecho permanece estable con los años

Sentimos decirte que no. La edad, el peso y todos esos acontecimientos vitales como el embarazo y la lactancia o cambios hormonales tras una dieta extrema hacen que ese tamaño se vea afectado. No nos libramos ninguna.

Sólo se puede elevar el pecho con implantes

Tampoco es exactamente así. Si este implante no lleva consigo un proceso de elevación, el resultado será una caída con más volumen. Según datos de la clínica Gustavo Sordo, el 46% de las mujeres que aumentan las mamas con implantes, requieren sí o sí de una mastopexia (elevación).

La cosmética 'push up' levanta el pecho

No exactamente. Como decíamos antes, es imposible cambiarlo de posición sin intervención quirúrgica. A lo que sí ayuda es en rellenar aquellas zonas en las que los adipocitos se han quedado a medio gas porque, igual que la cosmética reductora trabaja precisamente en esto, en que los adipocitos se vacíen de grasa, la tecnología 'push up', dentro de la llamada "cosmecéutica", hace lo contrario. Todo lo que conlleve "rellenar", "aumentar"… implica grasa de por medio.

Bust Phytoserum, de Talika.

Sabiendo todo esto, puedes poner soluciones antes de que sea demasiado tarde. Pechos firmes... ¡divino tesoro!

More from Elle: