La oscura verdad tras los blanqueadores dentales

Son los más buscados en Instagram pero tras las compras en plataformas como Amazon, hay usuarios (muchos) con opiniones que poco tienen que ver con las alabanzas de la red social. Cuidado porque no es oro todo lo que reluce.

Lo más popular

Los medidores de estrellas son el último boca a boca virtual. ¿Te está tentando ese producto que tienen todas en Instagram pero no te acabas de fiar? Pues echa un vistazo a las opiniones de los usuarios, tanto para bien como para mal. Hacerlo de forma positiva te servirá de empujón para darle al click, seguro. Pero fijarte en las que menos estrellas dan al producto te salva de más de una situación embarazosa dada por la desinformación. Muchos de los compradores que, tras una experiencia no muy buena, se han encargado de dejarlo por escrito en la red hacen que otros como nosotros no caigamos en la trampa.

Publicidad

Es el caso de Dial a Smile Professional, uno de los blanqueadores dentales más populares de Instagram. Las usuarias muestran su emoción al llegar a sus manos (algo así como si hubiera caído un iPhone 7) y embelesan a otras miles que lo compran sin pensar. Claro que, no está de más investigar un poco más...

@mariacast13 is obsessed with our 20 minute DIAL A SMILE system. Grab yours under the GIFTS tab. #whiteninglightning

A post shared by Whitening Lightning (@whiteninglightning) on

Lo más popular

Cuando lo buscamos en Amazon, una de las plataformas online que lo vende (versión americana), nos dimos cuenta que del 100% de las opiniones, tan sólo un 21% parecía estar tan satisfecha como esas usuarias pero casi un 50% mostraban su descontento otorgando una solitaria estrella.

Esta visión generalista del producto deja a la luz nuestro nuevo comportamiento como compradores compulsivos online. Fruto de la popularidad en las redes sociales, otorgamos tal confianza ciega a determinadas cosas que después nos damos de bruces con la realidad tras una compra que ha quedado lejos de las primeras expectativas (y que nos ha hecho tirar unos euros a la basura).

Respecto a Dial a Smile, los usuarios han mostrado su desaprobación con mensajes como "no funciona", "no vi los resultados que prometía", "no lo recomiendo. No hace nada. Un gasto de dinero", "horrible"…

Lo mismo sucede con Brighter White. Otro de los blanqueadores dentales que más gusta a las usuarias en la red. Que una 'beauty influencer' como Rochelle Wick lo sacara en un vídeo en su perfil fue suficiente para que miles de usuarias se hicieran con él.

Un 45% de las opiniones de Amazon eran positivas pero un 22% dejaron claro que no era lo que esperaba. De hecho, había usuarias que aseguraban sentir dolor y sensibilidad dental tras su aplicación.

Casos como éste han favorecido que las ventas de blanqueadores dentales se hayan incrementado en un 300% en Estados Unidos, según USA Today 30.

Que no suba la fiebre por este tipo de productos es clave para evitar riesgos innecesarios. En el caso de querer mejorar el tono del esmalte, lo mejor es acudir a manos de profesionales ya que estos productos trabajan de forma agresiva con los tejidos que rodean el diente, e incluso con este.

Miguel López Andrade, vocal del comité ejecutivo del Consejo General de Dentistas de España aseguró a Infosalus que "el blanqueamiento dental no es un tratamiento sencillo y la legislación europea y nacional exige que el peróxido de hidrógeno, del que derivan los productos blanqueadores, por encima del 0,1% de concentración sea sólo aplicado con la supervisión y control de un dentista, ya que no toda persona puede pasar por una actuación dental de este tipo".

Lo materiales de blanqueamiento pueden quemar el tejido de la encía e incluso derivar en la muerte del diente si alcanza la parte interior.

Además, el portavoz del Colegio de Dentistas señala que no todas las personas responden igual a estos tratamientos, dosis, sesiones… por lo que los efectos secundarios por no haber tomado medidas, estarán prácticamente asegurados.

La legislación además, es clara sobre el uso del peróxido de hidrógeno: en proporciones de entre el 0,1 y el 1 %, estos productos no se deben ingerir por la posibilidad de provocar daños en la faringe, mucho menos debe utilizarse en niños y no debe usarse más de un mes seguido.

En una proporción del 1 al 6 % sólo puede ser aplicado por especialistas y añade que no debería emplearse en consumidores habituales de tabaco o alcohol, mujeres embarazadas o tras un tratamiento como empastes o lesiones gingivales.

En el caso de querer lanzarte de lleno a la piscina con estos productos, asegúrate de que en el etiquetado se especifica la concentración de este producto blanqueador y que esté vinculado a la legislación vigente. Puede que te blanquee los dientes como si fueran señales reflectantes, pero haznos caso: te ahorrarás una visita entre lágrimas a tu dentista después.

Y es que a veces, Instagram lo carga el diablo.

(vía GIPHY)

More from Elle: