El 'sugaring' o la depilación que hará que olvides la cera

Es oficial: la cera ha muerto. Y su sutituto, ni duele, ni agrede la piel.

Lo más popular

La cera, como concepto de depilación, se ha quedado atrás. Todas sabemos lo complicada que resulta mantener una piel suave y lisa en verano cuando el láser no ha llamado aún a tu puerta. Si además cuentas con la etiqueta de "piel sensible" en tu ADN, tienes un motivo más para probar esta forma de depilación que ya utilizaban en el Antiguo Egipto.

Se trata del Sugaring o depilación con caramelo. Es un tratamiento 100% natural que elimina el vello desde el folículo y una de las técnicas menos agresivas con la piel, siendo ideal para las más sensibles.

Publicidad

Atrás quedan los días con las piernas irritadas. Tras una sesión de sugaring, la piel queda más hidratada y suave porque, a diferencia de la cera, no elimina capas dérmicas (resultando esto clave para después poder tomar el sol con mayor seguridad).

Lo más popular

Sus ingredientes son el azúcar (recomendado como exfoliante natural que deja la piel sedosa) y el limón, que gracias a su alto contenido en vitamina C y sus más de 20 antioxidantes que protegen la piel de los radicales libres, ejerce de astringente natural, lo cual es ideal para debilitar el crecimiento del vello y conseguir una piel más luminosa.

A diferencia de otros métodos, el sugaring utiliza el caramelo como componente principal. Esto significa que no se pega a la piel como la cera y hace posible conseguir que se filtre directamente en el folículo piloso para facilitar la salida del vello desde la raíz. Y esto tiene resultados directos en la duración: retrasa más la salida del vello y hace que sea más fino y suave.

La técnica es igual que la aplicación de la cera pero además de no incluir ningún componente químico, sumándose así a la tendencia de la belleza eco y natural, es menos dolorosa. Al aplicarse a una temperatura más baja, no irrita la piel, ni la quema sino que además, gracias a la humedad, la hidrata y la protege; incluso poco tiempo después de la depilación podrás tomar el sol sin correr riesgos.

Eso sí, te recomendamos que el vello no esté rasurado con cuchilla para que pueda fijarse mejor a la mezcla y sea más efectivo.

¿Dónde? En Sundara.

¿Cuánto? Desde 25 €.

More from Elle: