Verdades y mentiras sobre el aftersun

Aunque después del sol hay que hidratarse y calmar la piel, las cremas aftersun no son necesariamente las mejores para conseguirlo.

Lo más popular

Los datos que se recogen cada año sobre el daño que hace el sol en la piel son escalofriantes. Pero eso no quiere decir que tengas que ir por la playa con las gafas de buzo. Puedes tomar el sol y pasear si utilizas una crema con un alto factor de protección y luego tratas en casa tu piel con una crema rica en propiedades regenerantes.

Porque, como dice Ana Ugidos, creadora de Bioxán, "después de la exposición solar siempre hay que utilizar una crema que ayude a calmar y restaurar la piel". "Los aftersun están formulados para refrescar, calmar y ayudar a su reparación, pero en su defecto se pueden usar también cremas regeneradoras que ayuden a reparar y restaurar la hidratación perdida durante la exposición solar", aclara. Es decir, que el tradicional aftersun no tiene por qué ser obligatoriamente la crema que utilices después de tomar el sol, sobre todo si huyes de los perfumes que suelen contener y prefieres una crema elaborada con ingredientes naturales o biológicos.

Publicidad

Primera duda sobre el aftersun solucionada pero ¡tenemos más! Nos las clara todas la creadora de Bioxán, cremas faciales y corporales regeneradoras intensivas 100 % biológicas, indicadas pata pieles dañadas o deshidratadas y recomendadas incluso para personas que están o han estado sometidas a tratamientos oncológicos.

Lo más popular

¿Es suficiente usar un aftersun o deberíamos complementarlo con algún cuidado extra?

Sería aconsejable acompañar durante la época de verano con un complemento nutricional que ayude a reforzar más la piel desde el interior ayudando en su actividad protectora y reparadora frente a los rayos solares. La piel estará más reforzada ante posibles quemaduras y machas, además de ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro. Por supuesto, siempre por el día el uso del factor de protección y tras la exposición ayudar a reparar la piel mediante el uso de cremas.

¿Cómo aplicar bien el aftersun o la crema post solar que hayamos escogido?

El ritual que recomendamos para seguir después de la playa sería, primero, en la ducha, evitar el agua caliente (ya que reseca aún más la piel). Mejor darse una ducha corta y con agua templada o fría, y no frotar la piel con esponjas que la puedan hacer más sensible. Después secarse con suaves toquecitos con la toalla y tras ello aplicar la crema o aftersun desde abajo hasta arriba con un suave masaje hasta su total absorción. Por supuesto, si la exposición solar ha sido excesiva y nos encontramos con la piel roja, aplicar tantas veces como sea necesario y lo demande la propia piel.

¿Deberíamos usar también un aftersun facial?

No existe el aftersun facial puesto que realmente la piel del rostro está expuesta todo el año al sol y normalmente tendemos a quemarnos más la piel del cuerpo, sobre todo en los primeros días de exposición solar y tras haber estado tapada durante meses. Aun así, la piel del rostro también se puede quemar y, tras haber estado expuesta a los rayos de sol, también necesita cremas que ayuden a reparar el daño causado y a mantener su hidratación. Lo que aconsejamos siempre es usar una crema con un buen coctel de antioxidantes, como la vitamina E, que ayuda a reforzar la piel ante los rayos del sol, un factor de protección alto y después una crema que ayude reparar y regenerar la piel. En este caso no solo es suficiente una crema hidratante, es necesaria una crema cuya fórmula ayude a reparar la piel además de mantener su hidratación.

¿Es cierto que utilizar aftersun alarga el bronceado?

Lo que alarga el bronceado es tener la piel sana e hidratada, y para ello es muy importante evitar quemarse. Hay que exponerse al sol de forma progresiva, ya que conseguimos lo mismo. Posteriormente hay que mantener la hidratación para evitar la sequedad y que la piel acabe "pelándose". Sólo así se consigue alargar el bronceado.

More from Elle: