La modelo que se rebeló contra las cejas perfectas

Sophia Hadjipanteli, la nueva Frida Kahlo de Instagram.

Lo más popular

La fiebre de las cejas perfectas ha llegado a todos los rincones… menos a la vida de la modelo y estudiante de marketing griega Sophia Hadjipanteli.

Sabemos cómo se depilan, cómo se maquillan, cuáles son las cejas que todas quieren, qué productos utilizar para ello… pero nada de eso va con Sophia, cuyo diseño "unicejo" despierta tantas pasiones como odios en Instagram.

IF ONE MORE PERSON SNAPCHATS ME FROM A @GUCCI PARTY AND DOESN'T INVITE ME IMMA BE LIT 😂😩 @allmyfriends #NotCoolGuys

A post shared by Sophia Hadjipanteli (@sophiahadjipanteli) on

Publicidad

Y es que, en la era en la que el deporte universal es criticar virtualmente escondido detrás de un perfil y un avatar, Sophia es una de esas excepciones que nos recuerdan que el mundo es de los valientes.

Porque algo no cuadra... detrás de su perfil hay más de 47.000 seguidores que igual que aportan opiniones positivas, muestran su lado más dañino y cruel, cosa que parece pasar de largo al lado de Sophia, que mantiene su esencia a pesar de todo.

Lo más popular

Today was fun!!!!

A post shared by Sophia Hadjipanteli (@sophiahadjipanteli) on

Hacer lo que a uno le dé la gana y no salir herido es una práctica de riesgo actualmente. La autopercepción se ha resentido por la presión social y pocos son los que se atreven a "ser reales": a mostrar sus cejas, a mostrar sus kilos, a mostrar la maternidad real, a mostrar la mesa del café, el mantel con manchas y las migas del pan. Sophia es uno de esos héroes virtuales.

La modelo ha declarado para Harper's Bazaar que no pretende imitar a Frida Kahlo y que mantiene un gran respeto hacia ella. Su rostro, su imagen, sus cejas y su posición respecto a las normas no es un movimiento de marketing, aunque pudiera parecerlo. Según ella, la genética y estar harta de arreglarse las cejas constantemente le llevaron a dejar que todo creciera a sus anchas, como quien decide no depilarse las piernas o no teñirse las canas. Una forma más de moldear el nuevo feminismo.

Pero hay más. Sophia es muy fan del maquillaje. Tanto, que lo utiliza para divertirse, creando looks distintos, atrevidos, coloridos y vivos que son carne de cañon para esos 'haters' que buscan cualquier motivo para entrenar.

'Like' a Sophia. Pero 'like' del de verdad. El que te recuerda que todavía queda gente auténtica que disfruta de su vida, independientemente de las críticas, los pelos y los convencionalismos. Y que rabien.

More from Elle: