6 mitos sobre el relleno facial

Si dudas sobre los rellenos faciales, el bótox y las infiltraciones con otros materiales, te las despejamos.

El mundo de las infiltraciones y el botox permanece en un limbo a parte del que apenas se habla. ¿La razón? Todos los mitos que lo envuelven. ¿Duelen? ¿Hinchan? ¿Deforman? Hemos hablado con los expertos para que nos aclaren las dudas y esto es lo que nos han contado.

Publicidad

1 ¿Hinchan y deforman?

Según los expertos de Laboratorios Sinclair, si están bien aplicadas, ni hinchan, ni deforman. Cecilia Artucha nos dice que las infiltraciones "reposiciones, proyectan o dan volumen donde se ha perdido y armonizan donde hace falta." Según las valoraciones previas de cómo envejece cada rostro, a veces los tejidos se caen por la flacidez, otras pierden luminosidad y los profesionales deben saber dónde aplicar el relleno oportuno en cada caso.

Publicidad

2 Rellenos y botox: ¿es lo mismo?

No será la primera vez que al ver a una celebrity se piense: "está rellena de botox". Y aunque es una creencia habitual, las infiltraciones no son lo mismo que la toxina botulínica. "Los dos materiales vienen en jeringa y se pinchan, pero son distintos", nos cuentan. 




El botox es una toxina que anula la capacidad de movimiento del músculo con el fin de no dejarle tensarse y con ello, que no se vean las arrugas que se producen al gesticular." Es decir, relaja y no se marcan las ojeras o las arrugas que se generan en la frente, el entrecejo o las patas de gallo. Sólo se puede pinchar en el tercio superior del rostro y no deforma si no se aplica en exceso, lo que puede provocar poca expresividad (por mala praxis).

Publicidad

3 ¿Todos los rellenos son iguales?

No. Los expertos de Sinclair nos dicen que nada más lejos de la realidad y de hecho nos distinguen los siguientes:

Relleno de ácido hialurónico

"Son ideales para rellenar volúmenes perdidos. Es decir, para tensar las zonas que han quedado "vacías". También son ideales para eliminar las ojeras, arrugas en la zona del entrecejo y retoques en los labios", nos cuentan. Añaden que debido a sus propiedades también mejoran la hidratación, ya que la molécula de ácido hialurónico atrae el agua. Suele ser suficiente con una sesión anual según qué caso.

Estimuladores de colágeno

"Los de Policaprolactona son un todo en uno que tensa, da volumen y regenera la piel con todo lo que conlleva: luminosidad, jugosidad o tersura, entre otros", afirman. El efecto es progresivo y por tanto, más natural. No sólo mejoran el aspecto, sino que también frenan el envejecimiento porque ayudan a producir colágeno nuevo, que con el tiempo se perderá como es lógico pero de forma más lenta que con otro producto infiltrado con un ciclo de vida más limitado de antemano.

Lo importante: que el especialista sepa analizar bien cada caso, sepa cómo ponerlo y no ponga más de lo necesario. Y cuidado, porque no todos los estimuladores de colágeno son iguales. Los de hidroxiapatita cálcica pueden acartonar la piel y quedar poco naturales.

Mesoterapia

"Generalmente revitaliza la piel por las características de su composición a base de vitaminas, minerales, oligoelementos y ácido hialurónico y por eso queda un poco más firme, con más luz y revitalizada. Es ideal hacerla cada 3 o 4 meses", aconsejan. 

Publicidad

4 ¿Desaparecen rápido?

Su durabilidad, según cuentan los expertos, depende de la aplicación, de la zona y de cada organismo pero si el material es bueno, insisten en que suele ser suficiente aplicarlo una vez al año. 

Publicidad

5 ¿Duelen?

"Las terminaciones nerviosas están en la piel, por lo que el pinchazo inicial va a ser molesto. Una vez se inyecte en la grasa, cerca del hueso o músculo, donde no hay terminaciones nerviosas, no hay dolor", nos cuentan. De hecho, afirman que suelen ser más incómodas las sesiones de mesoterapia que una de relleno por los múltiples pinchazos. A demás, a menudo se aplica lidocaína, un anestésico local.

Publicidad

6 Dejan la cara llena de moratones

"En ocasiones pueden quedar hematomas, pero desaparecen pronto. Si se utiliza cánula, no suele ocurrir, porque suele "apartar" convenientemente las venas y arterias a su paso", afirman los expertos. Eso sí, advierten de que son más comunes los hematomas en una mesoterapia que requiere de más pinchazos que una infiltración, que necesita menos. 

More from Elle: