Por fin una melena de celebrity

Lo más popular

Lo reconozco: no tengo paciencia para dejarme crecer el pelo, ni lo tengo especialmente bonito (demasiado fino y poco poblado), ni soporto la temporada en que el cabello crece, sí, pero no tiene forma. Vamos, que cuando me ofrecieron probar las nuevas extensiones Greath Lenghts supe que era la candidata ideal. Y sin embargo me lo pensé antes de aceptar. Tenía en mente famosas melenas a las que se les notaban las uniones, melenas muy enredadas y sobre todo, que no me sentase bien y me viera muy artificial.

Publicidad

Tras la presentación de Manuel Macavi, de la cadena de peulquerías Macavi y técnico de Greath Lenghts en España,  no me quedó otra que decir 'Sí, quiero': ¿Quién no ha soñado ver crecer su melena de manera espectacular en menos de 30 minutos?

¿Alta Costura en mi cabello? Es posible

Antes de acudir a ver crecer mi melena con extensiones de Alta Costura tenía que ponerme en mano de uno de los estilistas de Macavi, Javier, para elegir los tonos de cabello que me iba a poner y, ya que estaba, aproveché para cortarme el pelo ¡la primera vez en mi vida sin cargo de conciencia! Faltaban sólo 24 horas para lucir una melena XXL. Como la idea era que, además de alargar mi pelo, las Greath Lenghts le diesen cuerpo, el estilista escogió hasta 3 tonos para que el resultado fuese lo más natural posible. Es increíble la variedad cromática que había a mi disposición:  un total de 52 tonos base y 18 de fantasía.

Lo más popular

Un pelo de calidad superior

La curiosidad me mataba,saber de dónde venía ese cabello de tan excelente calidad (bastante mejor que el mío, sobra decirlo) era una de las cosas que pregunté a Manuel Macavi, técnico de Greath Lenghts, que me contó que "estas extensiones, de cabello natural, proceden de mujeres hindúes que donan el cabello en base a sus creencias religiosas,y son únicas porque absolutamente todos los cabellos, además de tener una cutícula impecable que aporta suavidad, están en la misma dirección: de raíz a puntas. Si éste orden se alterase, el resultado sería unas extensiones se encrespan y pueden acabar convertidas en antiestéticas rastas."

Comienza el proceso: a por mi melena XXL

En total llevaré unas 100 extensiones, ¡¿tantas?! por lo visto necesito darle cuerpo a mi cabello para que quede una melena lucida. En este punto sólo quiero que llegue ese momento de mirarme al espejo y descubrir mi nuevo aspecto. Comienza la sesión. Allí, junto a mi, estaba  todo preparado para colocarlas: los mechones, los cepillos y una preciosa máquina de aire a presión que es lo último en colocación de extensiones.

Mientras la estilista cepilla enérgicamente mi melena, Manuel Macavi me explica en qué consiste el proceso: "para adherirlas al pelo, se emplea un fijador y un endurecedor que sea compatible con la queratina del pelo para que el punto de unión de las extensiones no se estropee por el inevitable lavado diario, las planchas e incluso los posibles peinados que se realicen."

La estilista comienza a ponerme las extensiones y todo va tan rápido que hay momentos en que no me doy ni cuenta de que me las están colocando, a través de la máquina de aire a presión (hay otras que se colocan con ultrasonidos) se van fijando,  filas de 10 pequeños mechones de tres tonos diferentes al mismo tiempo. Cada una de ellas se pone a centímetro y medio de la raíz del cabello para que no me duela ni me tire.

El veredicto del espejo ha llegado

En poco más de treinta minutos mi pelo va cobrando otra forma, la gente que está allí me mira compaciente (sabiamente han quitado todos los espejos para que no vea el proceso sino el impactante resultado final), yo no sé si voy a poder esperar, porque ya veo como mi pelo ¡es larguísimo! Pero toca esperar un poco más, porque la cosa no queda así, para que no me quede un efecto artificial, es necesario rebajar el volumen, darle forma...vla estilista coge las tijeras y empieza a cortar. Me cepilla el pelo con energía (una de las reglas básicas para mantener unas extensiones perfectas), me retoca y por fin es el momento: tengo que ir sola a una habitación a mirarme en el espejo, nadie me acompaña porque es un momento que tengo que disfrutar sola.

Un resultado mucho más que espectacular: soy otra

La imagen que me devuelve ese espejo es una de las experiencias más contradictorias que he vivido nunca: por un lado me veso espectacular, con una melena increíble con la que hasta ahora sólo podía soñar, y por otro una sensación de miedo: ¿se me verán?, ¿se me enredarán? Me miro, remiro, me recojo el pelo de mil maneras diferentes y nada, ni rastro de que en mi pelo haya extensiones, ni al tacto ni a la vista se perciben. Lo único que sé es que tengo un pelo de anuncio, me veo más guapa que nunca y me apetece salir y ver la reacción de la gente cuando me vea.

¿Lo más impactante? Me hice una coleta alta y de los cuatro pelos que me salían antes de las extensiones, se ha convertido en lucida, voluminosa...vamos, en una coleta preciosa, para que andarme con rodeos.

Mis miedos han acabado: nadie nota que mi pelo no es mío

El equipo está a la espera de mi reacción y por supuesto, se ríen cuando les cuento lo que he hecho:  es emocionante. Unas últimas dudas sobre el mantenimiento: Esta melena se mantendrá así durante seis meses , puedo teñirla, recogerla y hacerle mil peinados. Debo cepillarla desde la raíz a las puntas con un buen cepillo de cerdas naturales todas las veces que pueda, intentar recogerlo en el gimnasio, pisicina y al dormir, pero que me olvida de ellas, que las trate como al resto de mi pelo. Cuando me las quite mi cabello permanecerá intacto y no tendré que cortarlo, estará sano.

¿Cuánto?
  Desde 4 € a 6 € (por mechón de extensión). Depende de cuántas te pongas, consultalo con el profesional.
 ¿Dónde?
 En centros Great Lengths y en  salones certificados. Más info: 902 190 933 o entra en las página www.tuespacioengl.es o en www.greatlengths.net y encuentra el lugar perfecto.