Cómo combatir la astenia primaveral

El aumento de horas de luz y también la subida de las temperaturas en primavera provocan cambios en el cuerpo y, sobre todo, en la mente. Es lo que comúnmente conocemos como astenia primaveral. Descubre cómo superarla.

Lo más popular

Se trata de un trastorno pasajero que afecta más a las mujeres que a los hombres. Y es que la llegada del buen tiempo puede provocar insomnio, tristeza, decaimiento, fatiga, dolores de cabeza, cambios de humor, irritabilidad, ansiedad, nerviosismo, desmotivación y falta de concentración y energía para afrontar el día a día.  La explicación biológica a estos trastornos es una carencia en los niveles de serotonina, uno de los neurotransmisores encargados de mantener el equilibrio bioquímico del cerebro y, por lo tanto, de regular el estado de ánimo.

Publicidad

Fuentes naturales de triptófano

Entre las soluciones que modulan los niveles bajos de serotonina está el triptófano, un precursor de este neurotransmisor. La buena noticia: que el triptófano puede obtenerse a través de la alimentación. Consume pescado azul –sardinas, boquerones, caballa y atún-, huevos, leche, yogur, queso, cereales integrales, legumbres, plátanos, fresas, aguacates, mangos, naranjas, melocotones, uvas, manzanas, espinacas, calabaza, espárragos, coliflor, patatas, apio, cebolla, ajos, lechuga, berenjena, tomates, pepino, zanahoria y frutos secos, a discreción.

Lo más popular

Una dosis extra

Pero, a veces, estos aportes son insuficientes. “Si se está llevando a cabo una dieta estricta –operación bikini-, la situación se agrava y seguramente nuestros niveles de triptófano se verán disminuidos, por lo que es importante recuperarlos con una ayuda extra: complementos alimenticios con triptófano”, señala el Dr. José Miguel Gaona, médico psiquiatra y miembro del Comité de Expertos en Triptófano. Prueba Triptomax (16,35 €), de Lab. Esteve, es un complemento alimenticio que ayuda a recuperar de forma natural una sensación general de bienestar. A parte del triptófano, contiene Vitaminas B3, B5, B6, Magnesio y Hierro, que colaboran en la reducción del cansancio y mejoran el rendimiento intelectual y la concentración.

Dieta energética

Combate la astenia activando tu metabolismo”, aconseja la nutricionista Pilar Benito, de Slow Life House (Madrid, tel. 912 77 20 04). Para ello, realiza un buen desayuno, a base de cereales integrales, proteína –yogur o jamón de york- y una pieza de fruta –naranja-, que te aporte energía para estimular el sistema nervioso. Los cereales integrales y el salvado aportan más cantidad de fibra para vencer el estrés diario. Tenlo en cuenta. Aumenta el consumo de alimentos ricos en hierro –lentejas, alubias, frutos secos y germen de trigo-. “Y aunque la carne roja de vacuno es rica en hierro debes reducir su consumo y reemplazarlo  por pavo y pollo”, continua la experta. También te interesan los alimentos ricos en vitamina B12, como el pescado –mejor azul-, la leche y los huevos. “Completa la dieta con suplementos de jalea real. Esta te ayuda a recuperar energía y tiene propiedades antioxidantes, excelentes para la memoria y el sistema nervioso”, asegura Benito. Algo más: el té verde estimula el metabolismo y es una excelente fuente de antioxidantes. Y adereza tus comidas con algo de jengibre fresco: es un gran tonificante.  

Ejercicio

Es imprescindible que duermas al menos 8 horas y recuperes la energía perdida durante el día. “Realiza alguna actividad física relajante como Yoga, Taichi o Pilates.  Quince minutos de ejercicio ligero a diario mejoran el tono psicológico y fisiológico”, asegura Raúl Quilón, entrenador personal de Slow Life House.