Láser contra las varices

Un 30% de los tratamientos convencionales de varices tienen recaídas. Ahora, elláser endovenoso 1320 Cool Touchsoluciona las varices reticulares y telangiectasias, en una única sesión, sin hematomas, inflamación ni dolor y sin apenas recaídas.

El uso del láser para el tratamiento de las venas y varices se ha generalizado por ser menos invasivo y tratarse de una técnica ambulatoria –no requiere ingreso-, pero no está exento de efectos secundarios. Entre ellos, “hay que utilizar energías muy grandes y puede quemar la piel si las venas están muy cerca de la piel, producir molestias musculares permanentes y/o hiperpigmentaciones”, advierte el cirujano Javier Moreno (www.iml.es). Además, tiene limitaciones estéticas, ya que no impide que con el paso del tiempo salgan antiestéticas dilataciones en venas colaterales.

Publicidad

El nuevo láser endovenoso de Neodimio Yag 1320 Cool Touch junto con la aplicación de espuma esclerosante parece haber solucionado todos estos inconvenientes. Tras un exhaustivo diagnóstico mediante Ecodoppler –ecografía- se valora el color, tamaño e intensidad del reflujo. Además, el control de toda la intervención mediante ecografía permite realizar esta con total precisión, en lugar de trabajar a ciegas. Se infiltra anestesia local en el punto de entrada de la fibra óptica del láser, para minimizar las molestias. “La fibra óptica del láser, que es muy flexible y tres veces más pequeña que la de la lipo, se introduce en la vena, en el punto más próximo al fallo valvular responsable de la deformidad varicosa, habitualmente debajo de la rodilla, y va quemando la vena según se va retirando –en sentido retrógrado-”, explica el Dr. Moreno. Se suele combinar con la aplicación de espuma de polidocanol. “Esta funciona como “gasolina””, compara el experto.

Lo más popular

Ventajas:Permite una incorporación inmediata a la vida cotidiana y la recuperación es total a la semana. Hay que caminar media hora dos veces al día, durante los 3 ó 5 posteriores a la intervención, y llevar puestas unas medias de compresión durante una semana. “Se utiliza menos energía, con mayor seguridad y menor riesgo de quemaduras, puede tratar las venas tributarias y se tarda menos tiempo –una hora por pierna-“, asegura el cirujano. Se recomienda una sesión de mantenimiento anual.

Precio:desde 3.000 €.

¿Dónde? IML (Madrid, tel. 917 02 46 27). Dermitek (Bilbao, tel. 944 01 01 10).

More from Elle: