Trucos y consejos para unas cejas perfectas

En los desfiles de Dolce & Gabbana, Chanel o Valentino las cejas han reivindicado su protagonismo. Son el must de la temporada. Se llevan espesas, marcadas, bien dibujadas, con forma y delicadamente trabajadas. Descubre cómo conseguirlas.

Lo más popular

Las cejas pueden ser un accesorio más, pero, además, si sabes sacarles partido pueden corregir muchos complejos o defectillos. Por ejemplo, “si tienes un rostro pequeño lo mejor es optar por unas cejas finas y poco pobladas, que no resten protagonismo a la mirada. Y si tienes los ojos muy juntos la depilación del entrecejo contribuye a separarlos ópticamente”, asegura Mónica Pujadas, Beauty Sales Manager de Tweezerman (www.tweezerman.es).

Publicidad

Consigue la forma perfecta

Sigue estos sencillos pasos para conseguir la forma perfecta de tus cejas:

- Colócate un lápiz junto a la aleta de la nariz y sigue en línea recta pasando por el lagrimal del ojo hasta el nacimiento de la ceja; de aquí debe partir tu ceja.
- Ahora, ladea el lápiz desde la aleta lateral de la nariz, en línea recta, pasando sobre el iris; ahí debes situar el punto de inflexión del arco de la ceja.
- Y ahora ladea el lápiz desde el lateral de la nariz, en línea recta, hasta hacerle coincidir con el extremo del ojo: este es el punto dónde debe terminar tu ceja.

Lo más popular

Dime qué rostro tienes y te diré qué cejas llevar

Rostro Redondo: lo ideal son unas cejas ascendentes que estilicen el ovalo facial y den más altura al rostro.

Rostro Alargado: las cejas rectas y horizontales son las más indicadas, ya que hacen que la cara se acorte y se vea más ovalada.

Rostro Ovalado: a este tipo de rostro le favorecen todos los tipos de cejas. ¿Lo mejor? Optar por un ángulo suave.

Rostro Cuadrado: las cejas en triángulo son perfectas. El objetivo es romper la monotonía de los rasgos, levantar la mirada y relajar las mandíbulas excesivamente marcadas.

Rostro Corazón: unas cejas delgadas, cortas, suavemente redondeadas y un poco depiladas hacia los extremos, hacen que a la vista la frente parezca más corta y la barbilla más estrecha.

Tus mejores aliados para depilar

Las cejas muy finas, que se llevaban en los años 70 y 80, son la antítesis de la juventud. Reserva las pinzas para el entrecejo y la cola. “Las cejas deben ser más gruesas junto a los lagrimales internos”, aconseja el maquillador Eduardo Ferreira (www.bobbibrown.es). Y déjate los pelitos “indomables” del inicio de la ceja: “son el elemento clave para dar un toque salvaje a una ceja delicadamente trabajada”, asegura Olivier Gay (www.studiooliviergay.com), maquillador experto en crear miradas. Para conseguir este look debes hacerte con unas buenas pinzas y un espejo de aumentos. El Espejo(18,20 €), de Tweezerman tiene 10 aumentos y luz, y la mítica pinza Slant(22 €) de Tweezerman, es la favorita de celebrities como Scarlett Johanson y Charlize Theron, porque ofrece una precisión máxima. “Agarra el pelo desde la raíz para evitar roturas, tira con suavidad en la dirección de crecimiento del vello, no a contrapelo, y elimina los pelitos de uno en uno para poder seguir sin errores el trazado de la ceja”, aconseja Pujadas.

Peinar y Cortar

Peina las cejas hacia arriba con un cepillo en espiral -como el de las máscaras de pestañas- y utiliza unas tijeras especiales para cejas para cortar el pelo sobrante. Muy recomendables las Tijeras Tweezerman (24,50 €). Después peina hacia abajo las cejas y repasa si hay sobrante con cuidado de no excederte. Un gel fijador te ayudará a mantener la forma y domar los pelillos más rebeldes. Extiende una pequeña cantidad por toda la ceja, a la vez que las peinas hacia arriba. Prueba con un gel especial para cejas rebeldes y muy pobladas, como Natural Brow Shaper, de Bobbi Brown. “Se consigue un efecto lifting instantáneo”, asegura Ferreira.

Maquillar

También envejecen el rostro si están despobladas. “Emplea una sombra de ojos mate, del mismo tono que tu vello natural, y aplícala con pincel en los espacios vacíos”, detalla el maquillador. Y no las aclares con tintes ni las micropigmentes, quedan artificiales, asegura Ferreira.