Adiós flacidez

La flaccidez de muslos y brazos, difícil de corregir con técnicas convencionales, ya tiene solución en forma de implante reabsorbible. Descúbrelo.

El problema: La piel de la cara interna de muslos y brazos es más fina que en otras zonas del cuerpo, se descuelga, afloja y ondula, sin que las técnicas convencionales puedan hacer mucho al respecto.

La solución: Pasa por hacerse un Lifting Corporal con hilos de polidioxanona, que consiguen retensar y rejuvenecer zonas críticas desde el mismo momento en que se implantan. La polidioxanona es un material reabsorbible que se emplea de forma habitual en las suturas de cirugía cardíaca porque potencia la cohesión de los tejidos. Actúa estimulando la síntesis de colágeno I y III –reafirmante-, y alcanza su pico máximo de producción a los 2 ó 3 meses del implante. El organismo la reabsorbe por acción enzimática o hidrolisis, pero hasta que esto ocurre, alrededor del año, continúa estimulando la síntesis de colágeno y elastina.

Publicidad

La técnica: Con hilos y agujas de distintas longitudes y grosores –los más largos para las áreas más grandes y los más cortos para los trazados más pequeños-, se implantan a nivel subcutáneo y sin tensión, alrededor de 100 ó 120 hebras, que forman un mallado o red estructura de soporte. Se suele combinar con una mesoterapia a base de vitaminas y aminoácidos. Y una sesión de radiofrecuencia multipolar y otra de PRP –plasma rico en plaqueta procedente de una muestra de sangre del propio paciente-.

Lo más popular

Sesiones: una de 30 minutos. Y se recomienda una de mantenimiento anual.

Resultados: son inmediatos, más evidentes a los 15/30 días, máximos a los 2 ó 3 meses y perduran uno o dos años. Consiguen un efecto lifting, un rejuvenecimiento de la zona, mayor elasticidad, soporte y densidad, y estimulan la microcirculación.  

Precio: desde 995 €.

¿Dónde? IML (Madrid, tel. 917 02 46 27, www.iml.es).