Pies perfectos en verano

El calor, la humedad y otros factores pueden dañar tus pies, estés en la playa, en la montaña o te quedes en la ciudad. Te proponemos diez consejos para que no sufran las consecuencias del verano y lleguen al otoño en estado de revista. 

Lo más popular

Los pies son los dos apoyos que soportan todo el peso de nuestro cuerpo. Por eso, sufren un gran desgaste durante todo el año.

Cometemos el error de olvidarnos de ellos hasta que se lesionan, se irritan, se queman o se agrietan. Te proponemos diez consejos para mimarlos durante el verano estés donde estés:

1. Tacón con 'medida': el calor favorece la retención de líquidos, sobre todo de rodilla para abajo, lo que conlleva que los pies se hinchen.

Publicidad

Un zapato cómodo, con un tacón medio (que no sea plano del todo ni sobrepase los cinco centímetros) y transpirable, será el ideal para calzarse en ellos en la época estival. 

2. ¿Protección solar? Claro que sí. Es habitual olvidarse de zonas como las orejas, párpados o empeines, y, efectivamente, se queman.

Cuando apliques la crema solar, hazlo también en la cara externa de los pies. 

3. Calcetines exfoliantes: son una opción magnífica si no tienes tiempo para la pedicura. Se trata de unas bolsas transparentes con forma de pie donde estos se introducen durante unos 90 minutos. Las células muertas se desprenderán en 3 y 7 días.

Lo más popular

Consejo: como la piel se 'muda', intenta hacerlo de vacaciones. No es agradable ir soltando pellejitos en el trabajo. Si no te apetece esta opción, existen geles exfoliantes para pies. Aplícalos una vez por semana para mantenerlos suaves.

4. Mascarilla hidratante: tiene la misma forma que los calcetines exfoliantes pero nutre los pies en sólo quince minutos. Utilízala después de una exfoliación profunda.

5. Cuidado con la playa: es cierto que la arena hace una acción 'exfoliante' en las plantas de los pies, pero la sal del mar y el sol también resecan la piel. Aunque vayas a la playa te los tienes que seguir cuidando.

6. Limas electrónicas: están en pleno auge y son una buena opción para hacerte una pedicura casi profesional en casa. El objetivo de estos aparatos es limar las durezas y los callitos y dejar los pies suaves con un aspecto liso. Te recomendamos Micropedi.

7. Agua fría: después de que los pies estén sometidos al calor veraniego durante todo el día, introducirlos un par de minutos en agua fría al llegar a casa aliviará la pesadez y favorecerá la circulación de la sangre. 

8. Crema sí, pero por la noche: a no ser que sea muy ligera, puede engrasar el pie y que éste resbale dentro del calzado. Intenta aplicártela por la noche, además es cuando se produce la renovación celular. 

9. Endurece: el agua del mar y de la piscina, además de arrugar los dedos, ablandan las uñas. Para evitarlo, échate una doble base de endurecedor antes de pintarte las uñas.

10. Que no falte el brillo: Una capa doble de brillo encima de la laca de uñas protegerá el color durante mucho más tiempo a prueba de agua y arena.