Cuatro trucos 'beauty' para quitarte años

Ojos sin patas de gallo, unos labios más carnosos, unas mejillas que parecieran esculpidas por Miguel Ángel, una nariz perfectamente torneada... ¿objetivos únicamente posibles gracias a la cirugía estética? No. Con unos sencillos trucos de maquillaje, parecerás mucho más joven sin necesidad de pasar por el quirófano.

Si cada vez que te miras al espejo, crees que el paso del tiempo se hace más evidente, es el momento de ponerse manos a la obra. ¿Hacerse un tratamiento rejuvenecedor de cirugía estética? ¡No! Fichar estos 'tips' de maquillaje que, con un poco de habilidad, conseguirán que parezca como recién salida del quirófano.

Una boca más jugosa. Elige un perfilador de labios de un color lo más parecido posible al tono de tus labios y delinéalos de manera muy fina, justo por fuera de la línea de los labios pero sin tocar la piel. Después, pinta con una barra labial de color claro los ángulos externos y deja el centro casi sin color. El toque final vendrá con unos polvos compactos de tonos naturales –aplícate un poco en la zona del arco de Cupido– y un poco de gloss en la misma zona.

Publicidad

Unas mejillas de cine. Para conseguir unas mejillas de cine, solo necesitas dos bases: una que sea un poco más clara que tu color de piel y otra que sea un poco más oscura. Marca pómulos y aplica despacito la base más oscura, dirigiéndola hacia las sienes. Después, aplica la más clara hacia la parte superior de las mejillas. Por último, utiliza polvos para matificar el contorno y un poco de iluminador para resaltar la parte superior de los pómulos.

Lo más popular

Ojos de adolescente. El truco para rejuvenecer los ojos es hacerlos más grandes, y para ello lo primero que tienes que conseguir es una ceja con una forma bonita. Después, con un eyeliner 'nude' o un corrector de ojeras un tono más claro de lo habitual, aplícalo en el borde inferior de la ceja y en el arco ciliar, repartiéndolo bien con el dedo. Dale un toquecito de producto justo por arriba y por debajo de la parte más alta de la ceja, marca las esquinas interiores, tapa imperfecciones y utiliza la máscara de pestañas para completar esos ojos grandes.

Nariz fina. Si tienes complejo de nariz fea, torcida o gruesa, la solución reside en un autobronceador mate y un iluminador fluido. Con un pincel de sombra de ojos, aplica el autobronceador desde la parte interior de las cejas hasta ambas aletas nasales, y debajo de la punta de la nariz. Aplicate un pelín de iluminador en el puente de la nariz y extiéndelo ligeramente. Et voilà!