¿Por qué es tan buena la manteca de karité?

Ahora es más que habitual comprar un cosmético y darte cuenta de que la manteca de karité está entre sus componentes principales. Muchas marcas han incluido este ingrediente en sus productos, pero, ¿es una moda o es realmente tan buena como dicen? Te lo aclaramos.

Lo más popular

La manteca de karité es la grasa vegetal que se obtiene del Karité (Vitellaria Paradoxa), un árbol africano que puede vivir hasta 300 años.

Para extraerla se hierven los frutos carnosos de unas nueces de cáscara fina y posteriormente se trituran. ¿Cuáles son sus beneficios?

1. Es comestible: además de ser utilizada en la cocina local, se usa como sustituto de la manteca de cacao en la industria del chocolate.

Publicidad

2. Es 100% natural: no tiene aditivos, ni conservantes. Para asegurarte de que un cosmético tiene manteca de karité, tiene que poner en la etiqueta 'Butyrospermum parkii o Vitellaria paradoxa'.

3. Es antiarrugas: se considera uno de los más potentes antiedad presentes en la naturaleza. Previene arrugas y combinada con aceite de rosa mosqueta, es muy efectivo, sobre todo en la zona de los párpados.

Lo más popular

4. Es antiestrías: su fama viene dada por sus propiedades hidratantes y por considerarse un gran regenerador celular. Se recomienda en el embarazo para prevenir estrías y para impedir la irritación en la piel de los bebés.

5. Protege del sol: gracias a que contiene ácido cinámico, es capaz de proteger de los rayos nocivos solares y regenerar la piel después de una quemadura solar.

6. Nutre el pelo: repara la estructura capilar y cierra las escamas. También aporta suavidad, brillo, volumen y protege el cabello de los filtros UVA y UVB.

7. Es hidratante: para todo el cuerpo, pero se utiliza mucho para regenerar los labios cuando están secos o agrietados, igual en la nariz después de la irritación de los pañuelos tras un resfriado. Deja la piel sedosa y tersa.

8. Es óptima para el deporte: favorece la eliminación de toxinas lo que hace que el músculo se recupere antes después de un entrenamiento. Ideal para los deportistas.

9. Para cicatrices: además de su propiedad regenerante, mejora la elasticidad de la epidermis gracias a su alto contenido en Vitamina F, lo que hace que las cicatrices mejoren. Contiene látex natural, lo que puede provocar irritaciones en las personas alérgicas a él.

10. Relajante para el baño: vierte una cucharada de manteca de karité en el agua caliente de la bañera. ¿El resultado? Una piel más que suave.