Alimentos imprescindibles en otoño

Con el cambio de estación, llegada del frío y la falta de luz, nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan un cambio en la dieta que potencie el sistema inmune, nos ayude a combatir el frío y potencie el ánimo. Varios nutricionistas nos cuentan qué productos de temporada no deben faltar en tu mesa.

Lo más popular

Como dice el nutricionista Sergio Llul, en otoño “se acortan los días y existe una fase drástica del paso del calor al frío que en pocos días se suele debilitar las defensas y hacernos enfermar”. “Nuestra dieta otoñal tiene que ser capaz de contrarrestar el desgaste físico y mental que tiene esta estación y los alimentos de temporada pueden ser nuestros mejores aliados”, apunta. “La naturaleza es sabia. En verano nos da fruta con grandes cantidades de agua que nos ayudan a hidratarnos. En otoño e invierno, nos da cítricos ricos en vitamina C y sales minerales para aumentar las defensas y reforzar el sistema inmunológico”, añade.

Publicidad

Puedes cargar tus defensas cada mañana comenzando el día con un zumo de naranja recién exprimido o un smoothie de frutas ricas en vitamina C: naranja, kiwi, papaya, mango, grosellas o frambuesas. Un vaso de agua tibia con medio limón exprimido en ayunas también es una gran opción.

Come calentito

“En otoño debemos aumentar el consumo de alimentos cocinados e ir reduciendo progresivamente el consumo de bebidas frías, zumos y ensaladas”, dice la nutricionista energética Silvia Riolobos. “Durante los meses fríos la energía se concentra en el interior de nuestro cuerpo, es una época de interiorización; los alimentos fríos dispersan nuestra energía hacia el exterior y enlentecen la digestión”, explica. Algo a tener en cuenta si estás probando el crudiveganismo, una dieta poco recomendable en los meses o lugares fríos.

Lo más popular

Estos son los alimentos que la autora del blog Flexi Vegan Player te recomienda para comer y preparar tus platos otoñales:

- castañas asadas: tonifican el riñón y proporcionan energía lumbar.
- apio: nos ayuda a mantener el calor en las capas internas de nuestro organismo.
- frutos secos en pequeñas dosis: son ricos en proteínas vegetales y aceites esenciales.
- legumbres: grandes aliadas en épocas frías. Nos ayudan a tonificar el sistema nervioso. Mejor prepararlas con verduras a modo de estofado suave. Si hay problema al digerirlas, añadir unos 5 cm de alga Kombu en la cocción.
- semillas de sésamo, cáñamo, calabaza, chía: son una fuente condensada de energía, vida, vitaminas y omegas.
- verduras de la estación: calabaza, boniatos, zanahorias, apio, calabacines, chirivías, coliflor, coles. Y setas, ricas en vitaminas del grupo B, especialmente yodo.
- frutas de temporada: naranjas, mandarinas, granadas, uvas... En otoño e invierno es recomendable tomar las frutas en compota con un poquito de canela. Una de mis meriendas favoritas es mi crumble de trigo sarraceno con manzana y arándanos. La canela es una gran reguladora del azúcar en sangre y además ayuda a las personas que sienten calor en el cetro del cuerpo o parte superior y frío en pies y manos.

Sergio Llul añade a esta lista las setas, “ricas en vitaminas del grupo B, especialmente yodo”, la caballa, “rica en omega 3 y libre de contaminantes como el mercurio (aumenta el colesterol bueno, disminuye el malo y protege las arterias y el corazón), los higos, “ricos en vitamina B, calcio y hierro”, los kiwis, “ricos en vitamina C (la fruta que más tiene), potasio, cobre y fibra” y los frutos del bosque, “ricos en antioxidantes”.

Los top eco

Si quieres añadirle un plus de nutrientes, salud y calidad a tus platos otoñales, toma nota de los 10 must de temporada de Silvia Riolobos, especialista en nutrición ortomolecular y Medicina Tradicional China:

- Azukis: esta legumbre japonesa nunca falta en mi despensa. Tonifica los riñones y la zona lumbar.
- Avena: con ella hago uno de mis desayunos favoritos, ¡el porridge! Este cereal es rico en betaglucanos, resulta muy beneficiosa para la salud cardiovascular, es rica en fibra y muy saciante.
- Champiñones Portobello: son suaves, cremosos y resultan muy diuréticos.
- Lentejas: en todas sus variedades, son una maravilla. Ricas en fibras y aminoácidos. Muy buenas para pelo, piel y uñas. Su consumo mejora la fuerza muscular y el tono vital en general.
- Calabaza: esta verdura de finales de verano y otoño es beneficiosa para la memoria y un bálsamo para el estómago que además ayuda a prevenir la amigdalitis.
- Almendras: este fruto seco es uno de mis must por su contenido en calcio y vitamina E, nunca faltan en mi mesa.
- Calabacín: esta verdura diurética ayuda a fijar el calcio en los huesos, es muy versátil y se conserva muy bien.
- Espinacas: son ricas en fibra, betacarotenos y luteína. Su poder antioxidante nos protege del daño celular.
- Canela: esta especia nunca me falta. Aporta dulzor y sin embargo ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
- Pimienta: resulta muy digestiva, es carminativa y actúa como expectorante.