Mitos de la cosmética que no debes creer

Es, probablemente, una de las empresarias más honestas del mundo: sus productos sólo emplean ingredientes cuya eficacia esté comprobada científicamente y, dentro de su página web, incluye una completa ‘enciclopedia de la belleza’ en la que un riguroso equipo analiza y recomienda (o desaconseja) productos de otras marcas aparte de la suya propia. Entrevistamos a Paula Begoun, creadora de la firma Paula’s Choice, para que nos desvele algunos de los mitos cosméticos que todos creemos pero no son ciertos.

Lo más popular

Si formas parte de esa mayoría que nunca lee la etiqueta de ingredientes de sus productos de belleza, no pierdas de vista a Paula Begoun, una experta en la materia con toda una historia detrás: en su juventud, Begoun luchó contra el acné y el eczema. En cierto momento, descubrió que el tónico facial que estaba utilizando contenía acetona, motivo por el cuál comenzó a analizar detalladamente los componentes de los productos que usaba. Fruto de su investigación, Paula comenzó a escribir libros sobre cosmética que la convirtieron en toda una gurú al respecto.

Publicidad

Tiempo después, Begoun se alió con un equipo de químicos para desarrollar sus propias fórmulas, una línea de productos que no ofrece falsas esperanzas y que está desarrollada en base a la investigación científica publicada. “Estoy orgullosa de todos mis productos, ya que soy consciente de toda la investigación que ha sido necesaria para desarrollarlos”, nos cuenta Begoun. Aunque, por supuesto, la marca tiene sus ‘bestsellers’: Skin Perfecting 2% BHA Liquid es uno de ellos. Este exfoliante químico, formulado con un 2% de Beta Hidroxiácidos, promete pulir la piel suavemente dando lugar a un rostro terso y sin imperfecciones. En su descripción, una muestra de la rigurosa filosofía de la empresa: un detalle pormenorizado de los ingredientes del producto, lo que podemos esperar de él y una relación de los estudios científicos que respaldan su acción. 

Lo más popular

Pero, más sorprendente que su enfoque científico, es su servicio de análisis de cosméticos: la mitad de su sitio web está dedicado a The Beautypedia, una enciclopedia de belleza que analiza,

mediante criterios rigurosos, cientos de cosméticos de todas las marcas. “Nuestro criterio para elaborar las ‘reviews’ de productos es el mismo que el que usamos para fabricar los nuestros: la evidencia científica”, afirma. 

Tanta honestidad en una industria plagada de ciencia ficción tenía que ser aprovechada, así que hemos pedido a Begoun que desmonte algunos de los mitos de belleza más populares y esto es lo que nos ha contado: 

- Mito nº 1: lo natural es inocuo. “Lo natural no siempre es lo mejor para la piel”, afirma la experta. “En ocasiones puede estar incluso desaconsejado, ya que hay muchos ingredientes naturales como el ‘peppermint’, los aceites esenciales, la lavanda, la canela… que causan irritación y por tanto dañan el colágeno, que es el principal soporte de la piel”.

- Mito nº 2: lo caro siempre es mejor. “Hay grandes productos baratos y grandes productos caros, pero también ocurre justo al contrario”, asegura Begoun. Su mantra: “Juzgar la calidad de un producto por su precio es una decisión estúpida”.

- Mito nº 3: el ‘packaging’ no importa. “Esto es falso”, cuenta Paula Begoun. “Muchas empresas siguen utilizando tarros para contener sus cremas, cuando este tipo de envase no es capaz de mantener los ingredientes bio-activos estables”, afirma. La solución, para ella, pasa por recipientes que no expongan el producto al aire y la luz cada vez que se abran.

- Mito nº 4: el factor solar de la crema de día es suficiente. “Muchas cremas están formuladas con un SPF 15 o incluso menor, cuando los estándares médicos  recomiendan un mínimo de SPF 30”, asegura.

- Mito nº 5: los cosméticos con fragancia son inocuos. “Casi todas las fragancias, ya sean naturales o sintéticas, causan irritación a la piel: la investigación científica es bastante clara al respecto”, advierte Begoun. “Además, las fragancias no tienen ningún beneficio para la piel. Usar productos que no huelan mal es importante, pero no es necesario emplear cosméticos que estén fuertemente perfumados”, cuenta.

- Mito nº 6: no debemos esperar milagros de un cosmético. “Un producto bien formulado no hace milagros, pero sí puede mejorar la calidad de la piel, reducir el aspecto de las arrugas, reafirmar, producir colágeno… La cosmética puede hacer grandes cosas, pero es incapaz de detener el envejecimiento”, asegura la creadora de Paula’s Choice.