A prueba: labiales líquidos

Testamos su eficacia​.

Lo más popular

La barra de labios parecía el estandarte inagotable del mundo 'beauty' hasta que llegaron ellos… Ahora, los labiales tal y como los conocíamos están siendo reemplazados por su versión líquida en un 'boom' sin igual. Todas las marcas quieren tener el suyo, así que no paran de ofrecer nuevas versiones de este producto que promete una duración mayor y un acabado mate.

¿Es para tanto toda esta fiebre? Me he dedicado a testar seis de estos productos para determinar si merecen ser los sustitutos de las barras más clásicas de mi tocador.

Publicidad

Para hacer este test, he analizado varios aspectos fundamentales: en primer lugar las sensaciones generales acerca de cada labial y, además, su transferencia y resistencia al agua y la comida. ¿Cómo? Pues aplicándolos, bebiendo y comiendo con ellos y, ejem, besando el propio dorso de mi mano para ver si dejan algún tipo de marca (mi profesión es puro 'glamour').

Estos son los seis elegidos:

Rouge Alure Ink, de Chanel (33 €). Tono 'Choquant'

Lo más popular

Transferencia: apenas nada. Una vez seco el labial casi no mancha otras superficies.

Prueba del agua: Resiste perfectamente a beber agua de un vaso. Y sin apenas dejar mancha en el cristal.

Prueba de la comida: Tras un 'pad thai' con yogur de poste, el color se ha difuminado un poco en la zona interna del labio. Sin embargo, en la mitad externa el color está intacto.

Es probable que haya encontrado el labial de mis sueños: el color me favorece, se mantiene intacto durante horas (incluso resiste a la comida muy dignamente) y la sensación en el labio es de ligereza absoluta. Si tuviera que ponerle un 'pero', es que se adhiere tan bien al labio que, si cometes un mínimo error, corregirlo no es fácil…

Bourjois Rouge Edition Velvet. Tono Hot Pepper (13,50 €)

Transferencia: ¡nada! Una vez se ha secado permanece intacto.

Prueba del agua: Cero marcas alrededor del vaso. Una vez seco, es infalible.

Prueba de la comida: aprueba con nota. Al terminar de comer, el color permanece en todo el labio aunque de manera más tenue.

De todos los que he probado, este es el labial que menos marca ha dejado sobre otras superficies. Además, su textura aterciopelada lo hace fácil de extender y el acabado que deja en los labios es verdaderamente bonito. Teniendo en cuenta lo que cuesta y su duración, es sin duda el mejor en cuanto a calidad-precio. El tono, un rojo claro casi anaranjado, es también muy favorecedor.

Lipstick Queen Saint & Sinner Lip Tint. Tono 'Rose' (23 €)

Transferencia: A pesar de lo ligero de la fórmula, no es tan resistente como otros de los labiales líquidos que he probado: se transfiere más que el resto.

Publicidad

Prueba del agua: No entiendo cómo es posible pero, a pesar de haber aprobado raspado en la prueba de la transferencia, a la hora de beber agua el labial no se altera en absoluto.

Prueba de la comida: Aunque el color se borra bastante salvo por los bordes, aún me reservaba una sorpresa: en realidad no se difumina del todo, sino que sigue presente como en una especie de tinte ligero sobre el labio a pesar de haber comido (un burrito, lo cual lo hace especialmente reseñable). Además, la fórmula es bastante hidratante para tratarse de un cosmético de este tipo.

A diferencia de los demás, este producto está a medio camino entre el labial y el tinte. Gracias a su fórmula fluida, es el más sencillo de aplicar de todos, se desliza sin esfuerzo y dejando un color perfectamente uniforme. La sensación en el labio es totalmente ligera y el color es un precioso rosa medio que me parece perfecto para cualquier tipo de piel. Es también una de las fórmulas que menos resecan el labio.

Lo más popular

Nyx Lip Lingerie, tono Exotic (7 €)

Transferencia: Este labial tarda un poco en secarse, pero una vez lo ha hecho no se transfiere en absoluto. Sin duda, este es su punto fuerte.

Prueba del agua: Resiste perfectamente y con cero transferencia al vaso.

Prueba de la comida: De todos los productos probados, quizá este es el que peor sobrevive a la comida: al terminar de comer, el color sencillamente ha desaparecido.

Lo más destacable de este producto es que es el labial más barato, y su gama de colorido (y en general de todos los tipos de labial de Nyx) es muy amplia. En este caso, se trata de una colección de colores 'nude' en la que el color 'exotic' es probablemente de los más rojizos. Eso sí, la fórmula no es tan ligera como la de los otros productos analizados pero este aspecto no afecta en absoluto a su transferencia, donde se merece un sobresaliente.

Mac Retro Matte tono 'Rich & Restless' (24,50 €)

Transferencia: se transfiere ligeramente, especialmente hacia la zona de las comisuras (¿quizás no se había secado del todo?).

Prueba del agua: Ni rastro en el vaso, el color no se ha alterado en absoluto.

Prueba de la comida: Ha ocurrido un milagro. He terminado de comer y el color sigue ahí, no se ha borrado ni del interior ni del exterior del labio. Estoy francamente impresionada. Actualización: acabo de comerme una manzana. El labial sigue intacto. Medito durante unos instantes la posibilidad de comprar toda la gama de colores. Es más, medito la posibilidad de contraer matrimonio con una inanimada barra de labios.

Los labiales de la colección Retro Matte tienen una textura más cremosa que líquida, pero cuando se seca se hace imperceptible en el labio, al igual que el resto de fórmulas probadas. Eso sí, esta mayor cremosidad hace que sea necesario aplicar más de una capa de producto si se quiere evitar que quede a parches. Es quizá la textura más difícil de trabajar, pero por otro lado se trata del labial más mate de todos (lo cual, al menos a mi, me encanta <3). El tono es quizá un coral demasiado claro para mi piel, pero no veo el momento de poner mis manos sobre los tonos rojos de esta nueva línea.

Beautiful Color Bold Liquid Lipstick (25 €), de Elizabeth Arden. Tono 'Seductive Magenta'

Transferencia: Al no ser un labial mate, se transfiere al igual que lo haría una barra tradicional, ya que no se seca como el resto de fórmulas.

Prueba del agua: aunque deja algo más de marca en el vaso que el resto, hay que reconocer que es mucho menos de lo que ocurriría con un labial al uso. Además, el color no se altera al contacto con el agua.

Prueba de la comida: a pesar de que pensaba que, por su formulación, no quedaría nada de él tras comer, me equivocaba. Aún es visible ligeramente el color, que ahora ha mutado en una especie de tinte ligero.

Desde mi punto de vista, este producto es perfecto para aquellos que quieren disfrutar de las ventajas de una fórmula líquida pero no terminan de gustarse con los tonos mate. El color, un magenta ligeramente púrpura, queda perfecto en mi tono de piel. El aplicador del producto es algo verdaderamente único: el color sale a través de una almohadilla de forma anatómica presionando un pequeño botón para repartir la cantidad justa. Soy una amante de los labiales mate, pero este es uno de esos productos que me hace replantearme el cambio de bando…

Por último, unas cuantas cosas que he aprendido después de pasar una semana probando labiales líquidos: generalmente, sus fórmulas permiten regular la intensidad añadiendo más o menos capas. Si quieres un color mucho más opaco, sólo tienes que esperar a que la primera capa seque y aplicar una segunda. En segundo lugar, hay que tener buen pulso para aplicarlos: corregir errores es más difícil que con una barra tradicional ya que, una vez secos, son resistentes. Y suele ser una buena idea hidratar los labios antes de usarlos (pero asegurándose de que no quedan restos de bálsamo en los labios a la hora de extender el labial).

He de decir que las barras de labios líquidas, como dirían en aquel anuncio de bombones, me han conquistado realmente.

via GIPHY