Seis cosas de la depilación láser que aún no sabes

Este método todavía encierra algunos secretos.​

Lo más popular

Puede que te la hayas hecho, que estés en ello o que te lo estés pensando... pero quizá algunas de estas curiosidades sobre la depilación láser te hayan pasado desapercibidas. El doctor Manuel Iglesias, director del departamento Médico de Centros Único, nos las cuenta.

1. Es necesario cubrir los lunares. "Como los lunares son ricos en pigmento, se pueden quemar", advierte Iglesias. "Por ello, nosotros recomendamos taparlos con lápiz blanco antes de pasar el láser por la zona", cuenta.

Publicidad

2. Ibuprofeno, ¿sí o no? Algunos centros de depilación desaconsejan el consumo de ibuprofeno antes de la sesión de depilación láser, otros ni siquiera lo mencionan. ¿La verdad? "El Ibuprofeno figura en la lista de principios activos que pueden provocar fotosensibilidad, por lo que recomendamos prudencia y realizar un test previo al tratamiento", aconseja el doctor. Ahora bien, este problema se produciría sólo en el caso de que estar en un tratamiento continuado con el medicamento. "
Si se trata de una toma o dos aisladas, no hay ningún problema", concluye.

Lo más popular

3. La piel debe limpiarse antes. Continuando con el problema de la fotosensibilidad, hay muchas sustancias de uso común que pueden producirla por vía tópica, como es el caso de los retinoides, presentes en cremas antiedad, o algunos de los ingredientes de las cremas antiacné. "De ahí la importancia de limpiar perfectamente la piel para que no quede ningún resto antes de pasar el láser", afirma Manuel Iglesias.

4. Puedes tomar el sol (pero debes esperar). Entre una sesión y otra, no está prohibido tomar el sol (sobre todo si tu método láser permite depilar pieles bronceadas). Eso sí, "siempre que no haya enrojecimiento, y recomendamos esperar 48 horas", cuenta el doctor. Y, por supuesto, siempre con una protección solar alta.

5. Adelantar una cita es peor que retrasarla. Si no puedes cumplir con el calendario de citas a la perfección, recuerda esta máxima. El doctor Iglesias lo explica: "El vello corporal tiene diferentes ciclos de crecimiento, alternando las fases anágena (fase activa), telógena (fase de reposo) y catágena (fase de regresión). Lo ideal es realizar las sesiones cuando el mayor número de folículos están en fase anágena, de ahí la importancia de adaptar las sesiones a la periodicidad que indiquen los profesionales".

6. Láser y embarazadas. " En nuestros centros no realizamos tratamientos en embarazadas, fundamentalmente por la ausencia de estudios en este segmento de población", aconseja el doctor. No hay problema (y es lo aconsejable) en suspender el tratamiento durante esos meses y retomarlo después.

More from Elle: