¿Vientre más plano? Es posible

¿Te imaginas meter tripa sin proponértelo? Este es sólo uno de los efectos del entrenamiento abdominal de las famosas. Coge aire y toma nota.

Lo más popular

Seguro que, a estas alturas, ya has oído hablar de los hipopresivos, un tipo de abdominales con muchas más ventajas que sus parientes, los aburridos crunches (las elevaciones abdominales de toda la vida). Puedes hacerlos en jarras, de rodillas o boca arriba: tras inspirar y espirar un par de veces, sueltas todo el aire, abres las costillas y hundes el abdomen durante unos 25 segundos. El vacío abdominal en apnea respiratoria que el belga Marcel Caufriez –doctor en motricidad– bautizó en 1989 como ejercicio hipopresivo no es tan difícil como parece, y aporta múltiples beneficios. "Tienes la sensación de que todo el tejido se eleva y se estira por dentro, como si un desatascador te vaciara la pelvis en una succión que notas desde arriba", dice Tamara Rial, cofundadora, junto a Piti Pinsach, de la escuela profesional Low Pressure Fitness.

Publicidad

Silueta reloj de arena

Un abdomen pulido con hipopresivos se detecta a simple vista. "Son características las curvas marcadas que afinan la cintura como un reloj de arena. Según los últimos estudios, se reduce el perímetro abdominal una media del 8 por ciento", explica Moto García, instructora titular del método Marcel Caufriez. En su caso, estos ejercicios le resolvieron, además, problemas cervicales derivados del ciclismo y una incipiente incontinencia urinaria, frecuente en el 55 por ciento de las mujeres deportistas sin hijos. "Los hipopresivos elevan el suelo pélvico y fortalecen el transverso abdominal, que actúa como una faja interna. Así se evita que el abdomen se abulte cuando haces un esfuerzo, algo que no logran ni los ejercicios de Kegel ni 200 crunches", explica Marisol Bohórquez, entrenadora de hipopresivos en Pilates Lab y con canal propio en YouTube.

Lo más popular

Según advierte Tamara Rial, los abdominales convencionales presionan en exceso el abdomen y descompensan la postura al trabajar más una musculatura que otra. Sin embargo, los hipopresivos viven un boom porque son efectivos. Da igual tu forma física: puedes hacerlos siempre que no seas hipertensa o estés embarazada. Los cambios se notan practicando de 20 a 30 minutos dos días a la semana y son perfectos para combinar con el yoga, el pilates o las actividades de alta intensidad.

Por qué te vas a enganchar: CINTURA Reduce su perímetro al tonifcarse la musculatura lumbopélvica y crearse más espacio intraabdominal. SUELO PÉLVICO Se vigoriza y se previenen las pérdidas de orina, pues se elevan los órganos internos de la pelvis. ESPALDA La columna se descomprime y tiene mejor apoyo, ya que aumenta el tono del 'core' (cinturón abdominal). Se gana conciencia postural. RESPIRACIÓN Al inspirar y espirar, se aprovecha más el oxígeno. Incluso se pueden resolver problemas de asma. SEXO Aumentan todas sus sensaciones, pues la zona está mejor 'vascularizada'.

More from Elle: