Me he quemado, ¿y ahora qué?

Guía práctica para no pasar las vacaciones mudando la piel.

Lo más popular

Todo el año soñando con el momento tumbona y con lucir un bronceado de infarto y es llegar el primer día de vacaciones y pasar del blanco nuclear al rojo langosta. Un verano más, las ansias de sol y la poca (o nula) constancia al aplicar el protector nos ha pasado factura. Muy bien, ¿Y AHORA QUÉ? Hablamos con el Dr. Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral (Avenida Menéndez Pelayo, 67 Madrid) para salir de dudas.

Publicidad

1. Hidratarme, sí, pero ¿con qué?

"La mejor textura para tratar la piel los días siguientes es la de las cremas e incluso los aceites, ya que hidratan más", explica el doctor. Además, nos recuerda un truco si también queremos refrescar la piel: "Mete la crema hidratante, por ejemplo de aloe vera que no solo hidrata sino que regenera, en la nevera y aplícala después", aclara.

2. Ducha fría, la más apetecible pero ¿nos conviene?

Estás de suerte. Aunque generalmente se recomienda apostar por el agua templada para evitar los grandes contrastes, en caso de quemarte, baja la temperatura. "Sí, a ser posible agua fría ya que hará que la temperatura de la piel baje y con ella el posible escozor, picor y enrojecimiento", nos cuenta.

Lo más popular

3. Entonces, ¿puedo usar mi gel de siempre?

A medias. "Utiliza preferiblemente un gel con un pH ligeramente ácido. Lo que no debes hacer es utilizar esponjas muy ásperas para evitar que la piel se irrite aún más", explica. Toma nota de este consejo antes de embadurnarte con los jabones del hotel.

4. Una vez metida la pata, ¿lo de beber agua es un mito?

Para nada, hidratarse por dentro es igual de importante que por fuera. "Se recomienda beber mucha agua, tomar frutas como el melón o la sandía y verduras como el tomate y el pepino", puntualiza el Doctor Viera.

5. Proporciones épicas: ¿Y si me he quemado también la raya del pelo?

"Por el día trata de utilizar gorros o sombreros para que el cuero cabelludo no se dañe más. Por la noche puedes utilizar el mismo gel hidratante que se utiliza para el cuerpo y lavar el pelo, sin frotar mucho, a la mañana siguiente y sin utilizar el secador", aclara el doctor. Además, si eres propensa a quemarte esta zona, apuesta por recogidos peinados hacia atrás y sin raya antes de exponerte al sol.

6. Comienza el camuflaje: ¿Cómo debo maquillarme?

Houston, tenemos un problema. "Si la zona quemada es la cara y la tienes bastante roja y dolorida es mejor olvidarse por unos días del maquillaje, hasta que baje el dolor", advierte. Sin embargo, si estás en una de esas situaciones 'beauty' en las que ni te planteas el efecto cara lavada, apuesta por cremas fotoprotectoras con color ya que cumplirán una doble misión: protegerte del sol y tener efecto buena cara, tal y como aconseja el doctor.

7. ¡Quema mucho! ¿Qué hago?

Tranquila, puedes hacer algo más que lamentarte y sentir cómo sale fuego por tus poros. "La aplicación de geles hidratantes en frío te ayudará mucho. Otra forma de aliviar la quemazón es aplicando compresas de agua fría en la zona quemada hasta que baje la temperatura corporal", recalca.

8. ¿Pensando en mudar la piel?

Y entonces llega ese temido momento en el que tu espalda se cubre de parches con todas las tonalidades posibles de 'nude'. "La única forma de no pelarse una vez te has quemado es hidratando mucho la zona y evitando roces con la ropa. Sin embargo, si la quemadura es muy profunda te pelarás de todas formas, dando lugar a piel nueva", añade.

9. Soluciones drásticas: ¿Me exfolio para eliminar la piel muerta?

Antes de volverte loca con el guante de crin, echa el freno y respira hondo. "Hasta que el proceso de inflamación, enrojecimiento y dolor no haya desaparecido, recomendamos que el único tratamiento sea hidratante. Pasado este momento, podría ser conveniente una exfoliación ligera y suave que nos ayude a unificar el tono de la piel", explica el dermatólogo.

10. S.O.S. ¿Debo tener cuidado al depilarme?

Por supuesto, así que no hagas ningún movimiento raro y aléjate lentamente de esa cuchilla. "La piel quemada, aunque no se haya pelado, es mucho más sensible. Hay que dejar pasar un tiempo hasta que la piel roja se convierta en piel morena y haya desaparecido cualquier síntoma de quemadura para depilarse ya que antes, la depilación no sólo se llevaría el vello sino también la piel", advierte.

10 + 1. ¿Y si quiero seguir exponiéndome al sol porque estoy de vacaciones?

Lo sentimos pero vas a tener que tomarte un descanso. "Está totalmente contraindicado. Cada quemadura que recibe el cuerpo queda registrada en el ADN de las células de la piel. Aunque la piel se vuelva a regenerar, el daño celular queda registrado para siempre y cuantas más quemaduras se tengan en el mismo sitio, más probabilidades existen de padecer en un futuro un cáncer de piel" sentencia. Después de todas estos consejos, queremos creer que tendrás más cuidado la próxima vez, ¿verdad?

More from Elle: