¿Botox en el pecho?

Así es el 'breastox'.

¿Botox en el pecho?

¿Alguna vez has oído hablar del breastox? Se trata de la aplicación de inyecciones de botox en el pecho para elevarlo y, supuestamente, conseguir una talla más sin tener que recurrir a la cirugía. En países como China o Japón –en los que las mujeres son capaces de someterse al bisturí con el único objetivo de occidentalizar sus rasgos– esta técnica es el último grito, pero en España sigue siendo una desconocida. Aun así, empieza a cobrar relevancia en algunos círculos beauty de Europa, a raíz de un reciente y polémico artículo, publicado en el Daily Mail, que cita a la doctora Neetu Nirdosh, con clínica en Londres (www.drnirdosh.com), como su gran valedora.

Esta experta, que se autoproclama en su web como The Celebrity Cosmetic Doctor, asegura que el breastox «es el tratamiento ideal para aquellas mujeres que han sufrido la caída del pecho después del embarazo o por el paso de los años, o bien para las que tienen arrugas marcadas en el escote, fruto del daño solar», al tiempo que afirma que la técnica cada vez es más popular entre las famosas. «Se está convirtiendo en el must de mis clientas antes de pisar la alfombra roja», apunta. Hemos investigado en nuestro país para discernir qué hay de cierto en las palabras de Nirdosh.

Manual de uso
Entre los cirujanos y médicos estéticos españoles la técnica no está muy extendida y pocos son los que han oído hablar algo de esta alternativa. Pero hemos encontrado a un especialista que sí conoce a fondo el breastox: se trata del doctor Daniel Arenas (Madrid, tel. 914 44 97 97), quien aprendió sus secretos en México, bajo la batuta del dermatólogo Francisco Pérez Atamoros (Centro Dermatológico Tennyson, www.dermatologicotennyson.com). «En España hay un desconocimiento absoluto acerca de este procedimiento», reconoce Arenas. ¿En qué consiste exactamente? «Se hacen tres puntos de inyección en cada músculo pectoral, concretamente en el pliegue que está debajo de la mama. Usamos una aguja muy fina, la misma que se emplea para poner botox en la cara. No es doloroso y apenas lleva 10 minutos», continúa el dermatólogo. La finalidad es relajar la porción inferior del músculo pectoral para que la superior tire hacia arriba, elevando el pecho.

¿Una talla más?
¿Sirve el breastox también para aumentar el tamaño del pecho? A juicio de la médico estético Virtudes Ruiz (Lorca, Murcia, tel. 968 44 42 82), eso es imposible, ya que «el botox ni rellena ni aumenta el volumen». El doctor Arenas secunda su afirmación: «Lo único que hace la toxina botulínica si se inyecta en el músculo pectoral es elevar un poco». Además, añade el experto, esta alternativa tiene unas indicaciones muy concretas: «Solamente funciona en mamas de tamaño pequeño y con un ligero descolgamiento». Por eso su práctica está más extendida en Asia, donde «las mujeres tienen el busto pequeño, con la base más ancha y una proyección menor», aclara la médico estético Cristina Villanueva (Barcelona, tel. 933 62 25 65).

Beneficios visibles
En favor del breastox hay que decir que eleva el pecho de forma inmediata sin necesidad de pasar por el quirófano, tener cicatrices, someterse a postoperatorios pesados o sufrir efectos secundarios. Aunque pueda parecer que es necesario poner una cantidad excesiva de toxina, lo cierto es que se suele utilizar una dosis convencional: 8 unidades por pecho, 24 por lado, 48 en total. Para que te hagas una idea: si queremos tratar las arrugas de la cara (entrecejo, frente y patas de gallo), el médico utilizará entre 40 y 50 unidades. «Para que el botox fuera tóxico habría que poner 2.000 unidades», asegura el doctor Arenas. Además, los resultados son transitorios y reversibles, no duran más allá de cuatro meses. «Esto puede ser una ventaja si el tratamiento no ha cumplido las expectativas, es decir, si el pecho no ha subido todo lo que se quería, por ejemplo», apunta el dermatólogo.

Puntos en contra
El hecho de que los efectos no sean definitivos también implica una desventaja, porque para mantener los resultados hay que repetir las inyecciones cada seis meses. Y no es un tratamiento precisamente barato (unos 600 € por sesión). Tampoco tiene sentido para tratar las arrugas que salen en el escote por el daño solar, en contra de lo que afirma la doctora Neetu Nirdosh. «En este caso no estamos hablando de arrugas de expresión, que son las que resuelve el botox», dice Arenas. El doctor Juan Peñas (Madrid, tel. 915 62 83 82) es uno de los expertos que no confían en esta técnica. «Lo que se cae con el tiempo es la piel que recubre la glándula mamaria. Por eso existen los sujetadores, para sostener la piel, no el músculo. Y si hay que aumentar de volumen se ponen unas prótesis». El doctor Arenas también asegura que las inyecciones de toxina botulínica en el pecho jamás proporcionarán tan buenos resultados como una cirugía. «Pueden sustituirla de forma transitoria, pero no definitiva», apunta.
Si, con toda la información en tu poder, estás decidida a probar el breastox, ten en cuenta que debes ponerte en las mejores manos. Daniel Arenas advierte: «Hay que saber dónde y cómo pinchar. Si la técnica se realiza mal y pinchas debajo de una costilla, se puede incluso perforar el pulmón».

Si decides probar con algo menos invasivo, anota estos cuatro cosméticos para el pecho:

Publicidad

Pevonia

'Ligne Esthébuste' (72 €), de Pevonia, reafirma la piel del escote gracias al extracto de kigelia africana (un tipo de árbol). Además, tiene propiedades antioxidantes. ¿Lo ideal? Aplicar diez gotas de producto y hacer un pequeño masaje en la zona a tratar. 

Nip+Fab

‘Bust Fix’, de Nip+ Fab, es el tratamiento cosmético ideal si tienes poco pecho, porque lo eleva y además aumenta ligeramente su volumen. Aplícalo tanto por la mañana como antes de acostarte con suaves masajes circulares y en sentido ascendente (15,95 €).

Publicidad

Rodial

‘Super Fit Boob Job’ (83 €), de Rodial, cuenta con extracto de mirra, que aumenta el número de células grasas situadas en 
la zona del busto. Además, contiene proteína de trigo, un ingrediente ideal para lograr una piel más tonificada y firme. Úsalo dos veces al día.

Alquimia

Un aceite a base de rosa mosqueta y almendras dulces que reafirma el pecho: así es ‘Bust Firming Oil’, de Alquimia (70.75 €). Para conseguir potenciar los resultados, aplícalo con un masaje circular en el sentido de las agujas del reloj hasta que se absorba del todo.