El poder de la miel

Con el lanzamiento del nuevo acondicionador de piel de Nivea, con aroma de miel, desvelamos los secretos de este elixir para tu cuerpo. ¡Descúbrelos! #ELLEcacaoymiel

Lo más popular

La miel es uno de los dos ingredientes que utilizamos para lanzar el concurso de recetas 'fit' con el que podrás ganar un 'beauty day' con ELLE y Nivea, y donde te animamos a compartir la tuya y demostrar que cuidarse, también puede ser un placer. Hoy nos centramos en las propiedades positivas de un ingrediente que te ayudará a mantener tu bienestar casi sin esfuerzos tanto por dentro como por fuera. Resumimos los diez 'tips' que más nos han llamado la atención tras hablar con especialistas de un ingrediente que sin duda, te ayudará a mantener una vida sana.

Publicidad

- '100% energy'. La miel además de contener muchos minerales y vitaminas, tamibén tiene multitud de hidratos de carbono en forma de glucosa y fructosa, convirtiendo este ingrediente en una gran fuente de energía. "Se trata de un alimento energético de gran calidad, una cucharada por la mañana nos pone las pilas", afirma Montse Santos, artífice de Brezomiel.

- El mejor protector de piel. Su gran (y reconocido) poder antiséptico, junto con su propiedad emoliente, hacen que la miel sea un excelente cicatrizante y protector de la piel. Así, es un remedio 10 contra las quemaduras, heridas y grietas, además de funcionar especialmente bien en el caso de boqueras (comisura de los labios).

Lo más popular

- La mejor pócima para el rostro. Las dermatóloga y asesora de Nivea, María Segurado, afirma que es una gran herramienta para cuidar también la piel de tu cara. "Cleopatra la utilizaba todos los días como base de una mascarilla facial que le proporcionaba tersura a su piel. La miel tiene un alto contenido en vitaminas, sobre todo del grupo B, lípidos, ácidos grasos y minerales lo que le da propiedades nutritivas, regeneradoras y además bactericidas para mantener el equilibrio de la flora cutánea", dice Segurado.

- Para los más pequeños. ¿No lo sabías? Ingerir de manera regular miel, ayuda a una mejor asimilación del calcio y magnesio, un proceso fundamental para un buen desarrollo, especialmente el de los niños. Recomendamos: utiliza la miel de flores, más dulce y menos fuerte que las oscuras.

- Contra el resfriado. Está comprobado que la miel es perfecta para prevenir un catarro. Si ya lo has cogido, toma una cucharada de miel sola, con limón o con leche: te ayudará a curarlo y especialmente, suavizará tu garganta.

- Multitud de opciones. Existen multitud de tipos de miel, cada una de las cuales tiene después sus beneficios particulares. Sólo tienes que buscar la que mejor actúe contra tu dolencia o necesidad. Por ejemplo, la mil flores es perfecta para prevenir el catarro, la de azahar para conciliar bien el sueño o como remedio anti-estrés, por su efecto sedante, la de romero es ideal para combatir el cansancio o la de lavanda contra la pesadez de estómago.

- Aliado del corazón. Funcionar como un gran protector del corazón es una de las mayores cualidades de este ingrediente. Concretamente, la miel de brezo es perfecta para las personas con problemas cardíacos, además de ser muy apropiada para otras dolencias como la anemia, inapetencia y fatiga, por sus alto contenido en minerales.

- Efecto 'refresh'. Cada vez encontramos más jabones, geles, cremas o protectores labiales que se rinden ante la miel. Las propiedades emolientes y ultra refrescantes que tiene para tu piel son cada vez más reconocidas y por ello el mundo de la dermatología y de la estética se ha rendido ante este ingrediente, antes valorado únicamente como un alimento.

- Te ayuda a ir al baño. Con un poder laxante suave pero eficaz, puede ser el mejor remedio para ir al baño, y prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones de vejiga, riñón y uretra.

- Para las más 'foodies'. Las opciones de la miel entre fogones también son infinitas. ¿Algunas ideas de experto? Combina a la perfección con el vinagre para aliñar las ensaladas, es perfecta como salsa que acompañe a un buen asado o una sobrasada, es el toque ideal para cualquier postre, en especial cuajadas, yogures o quesos. Un truco: quien no sea muy amigo de la miel, que la introduzca en su dieta sustituyendo el azúcar. No notarás mucho cambio en el plato, y es una buena forma de no renunciar a ella.

- Alguna curiosidad.¿Sabías que el origen de 'Luna de Miel' proviene de Babilonia, y de hace más de 4000 años? Dicen que en esa época y lugar, el padre de la novia le daba al novio toda aquella cerveza de miel que pudiera beber durante un mes (una luna). Entre los romanos, la mdare de la novia dejaba en la alcoba nupcial todas las noches, y durante un mes, una vasija con miel para los recién casados, como una forma de augurar felicidad. 

"Teniendo en cuenta estas propiedades, la miel no es un producto que debe ser utilizado de forma ocasional, sino que debemos integrarlo en la dieta de forma habitual, y la forma más natural de integrarlo es, por ejemplo, sustituir el azúcar por la miel para la leche, café, té, etc, o hacer uso de la multitud de opciones culinarias que existen", nos cuenta Montse Santos, artífice de Brezomiel, una de las mayores productoras de miel ecológica y artesana de nuestro país.

Síguenos con el hashtag #ELLEcacaoymiel y ficha las recetas que ya hemos compartido desde ELLE, y las que han ideado nuestras blogueras Adriana (Time for Fashion) y Cristina (Love is in the Food), que también se han unido al reto. ¡Participa, y disfruta de un 'beauty day' con ELLE y Nivea!