Cómo sobrevivir al rubio en verano

Y cómo dar con el que te queda bien, trucos para cuidarlo...

Lo más popular

Es curioso. El rubio es el tono elegido por una gran mayoría de mujeres a partir de los 26-27 años y no sólo es cuestión es estética. Este color trasmite seguridad y fuerza en la personalidad. David Lesur, director de formación de los salones David Künzle en Madrid reconoce que en un cabello rubio se aprecia mejor el movimiento. Además, este color se relaciona directamente con mujeres icónicas, bellas, sensuales, exitosas, glamurosas o poderosas a las que imitar. Desde Marlene Dietrich, Grace Kelly o Marilyn Monroe a Cara Delevingne o Gigi Hadid.

Publicidad

La fascinación en España por este color se debe a que en la población mayoritaria existe un número muy reducido de rubias naturales con respecto a las morenas.

Las primeras que optan por el rubio son las castañas, que se sienten más cerca del ansiado dorado. Además, decantarse el bando 'blonde' tiene otros motivos prácticos, por ejemplo, el hecho de que disimula mejor la aparición de canas o que dulcifica una imagen de rasgos duros.

Aunque Lesur advierte: "Tampoco el rubio es para todo el mundo. No me imagino a una mujer súper sexy como Adriana Lima al estilo Candice Swanepoel. Para lograr que una mujer se vea favorecida por este color hay que apuntar a una visión global a través de una serie de pasos, empezando por el corte de pelo, luego el color y por último el peinado".

Lo más popular

Entre los tonos estrella, los preferidos son el dorado, trigo, rubio ceniza y el look 'ombré', es decir, partir de una raíz más oscura hasta llegar a puntas casi blancas. David Lesur nos aconseja: "Siempre practico la técnica de mechas californianas, ya que reproducen a la perfección un crescendo de color tal y como hacen el sol y el mar de manera natural, empezando con una raíz más oscura que se va aclarando a medida que llega a las puntas."

También aconseja trabajar las mechas babylights, muy sutiles para las que optan por cambiar de color de una forma gradual y discreta. Destaca además que ambas técnicas son las que menos dañan al cabello y requieren menos mantenimiento y cuidado, por lo que son también las más demandadas.

Técnicas, cuidados y cómo mantener el color y el brillo

El pelo rubio es más frágil que otros colores por el proceso de decoloración que implica, sensibilizándolo y debilitándolo. Por ello es imprescindible cuidarlo y nutrirlo más que un pelo natural en cada lavado e incluyendo al menos, una vez por semana, un tratamiento profundo reparador de la fibra capilar con mascarillas.

Y en verano… ¿qué hacer si te has teñido y comienzan a aparecer los temidos reflejos amarillentos o anaranjados? David Lesur aconseja los productos con pigmentos violetas para contrarrestar los amarillos y azules para los naranjas. Tampoco sorprenden en los salones los llantos por el tono verdoso al que ha tornado el recién estrenado rubio por el cloro y el sol. Lesur advierte del alto riesgo de quemar el pelo e incluso el cuero cabelludo: "Debemos tener en cuenta que se está manipulando peróxido de hidrógeno de altos volúmenes y productos decolorantes volátiles y altamente peligrosos. Además, en lugar de llegar al rubio deseado, el cabello puede quedar de un color naranja oxidado o con un amarillo nada favorecedor".

Para saber el número de decoloraciones que necesitamos para un rubio platino óptimo, tenemos que partir de si se trata de un cabello natural o teñido, de su calidad, grosor, si es liso o rizado… Generalmente, una sola decoloración no es suficiente, se aconseja practicar dos decoloraciones suaves en lugar de una fuerte. Para finalizar, se puede aplicar un matizador para llegar a un rubio más blanco o más ceniza o con tonalidades en tonos rosas, azules…

Pasadas unas horas de la peroxidación, David Lesur recomienda no lavarse el cabello durante dos días: "Es la mejor manera de que el cuero cabelludo vuelva a generar el film lipídico, que es un protector natural. Hay que usar protectores térmicos antes de usar la plancha y si usas coleta, evita estirar demasiado, como así también los recogidos tirantes".

More from Elle: