Guía definitiva para entenderte con tu peluquero

La guía definitiva.

Guía definitiva para entenderte con tu peluquero

Es inevitable: en cuanto se aproxima la cita con el peluquero, muchas mujeres entran en pánico. Y es que la sensación de tener tu melena y tu imagen en manos de otros es difícil… pero tú puedes poner mucho de tu parte. Comunicarte lo más claramente posible con tu estilista es la receta del éxito. Y si no sabes cómo ser más clara, no te preocupes: algunos de los mejores estilistas nos han contado en primera persona qué hacer para salir de la peluquería con la melena de tus sueños.

Publicidad

Foto: ¿sí o no?

¿Es buena idea llevarle a tu peluquero una foto del peinado que quieres? Según los expertos, un rotundo sí: "Si tenemos claro el tipo de corte que queremos, es bueno y conveniente que mostremos a nuestro estilista no una, sino varias fotos que recojan la idea del corte que tenemos en mente", asegura Víctor Latorre, colorista de Art Lab.

Eso sí, igual de importante es dejarse asesorar por el experto para saber si es un corte adecuado: "al enseñarle una foto al estilista, éste te puede indicar si te favorece según tus facciones o no, o utilizarla como base para después hacer ciertos cambios", apuntan Mamen Almela y Giuseppe Sciannimanico, directores del salón Green Hair & Beauty. Y cuidado, porque las fotos "pueden ser un arma de doble filo, puesto que muchas imágenes juegan con filtros o luces que influyen y mucho en el color y peinado", recalca el colorista de Art Lab. En resumen: que no es oro todo lo que reluce.

Los pasos previos

"Antes de lavar el cabello siempre debería haber una conversación previa con nuestro peluquero", cuentan Almela y Sciannimanico. En la mima línea, Latorre añade: "El estilista tiene que conocer todos los detalles de nuestro pelo en el día a día, nuestra rutina de lavado, de peinado, con qué frecuencia lo lavamos, la textura de nuestro cabello…". De modo que desconfía de aquellos peluqueros que se aproximan a tu melena por primera vez cuando ya está mojada.

Publicidad

Solo las puntas

Es una de las quejas más comunes: ¿cuántas mujeres han ido a cortarse las puntas y han salido del salón con un palmo menos de pelo? Por suerte, los expertos comentan que ya no es algo tan habitual: "hoy en día creo que ya es un mito aquello de querer cortarse las puntas y salir con 7 cm de menos de melena, los estilistas cada vez son mas comprensivos a la hora de cortar", dice Víctor Latorre.

Por si acaso, los directores de Green Hair & Beauty señalan: "Recomendamos que siempre, vayas donde vayas, te asegures de obtener lo que deseas. Nosotros siempre cortamos poco a poco y preguntamos a la persona si le parece bien".

Y luego, ¿cómo me peino?

Reconócelo, te ha pasado: recién cortado y peinado de peluquería, tu pelo te parece estupendo. Eso sí, tras el primer lavado tienes que enfrentarte sin ayuda profesional al 'styling', y ahí llega el drama. "Cuando un corte está bien ejecutado y es limpio resulta muy fácil peinarse", comenta Víctor Latorre. "Nosotros siempre preguntamos las costumbres de nuestras clientas: si se lavan el cabello a diario, si utilizan productos específicos, si suelen peinarlo a diario o no pueden por su ritmo de vida… y de acuerdo a eso hacemos el corte", cuentan Mamen Almela y Giuseppe Sciannimanico. Una vez más, la clave reside en contarle tu caso al estilista.

Publicidad

¿Cambio radical? No, gracias

"El cliente debe estar seguro de lo que quiere hacerse", recuerdan desde Green Hair & Beauty. "Por ejemplo, si vemos a clientas que tienen el cabello muy largo y tienen ciertas dudas sobre un corte porque sería un cambio muy radical, les solemos aconsejar que lo vayan haciendo poco a poco, así nos aseguramos de que es lo que de verdad quieren y estarán satisfechas". Así que no, no es buena idea pasar de una melena XL a un 'pixie' de la noche a la mañana.