Cómo perder 6 kilos en 2 meses (manteniendo tu vida social)

Una dieta que sobrevive al trabajo, compromisos y viajes...

Más de Nutrición & Dietas
20 articles
Té a tu medida
Las propiedades de cada té
La cena (saludable) perfecta
i-love-agua
¿Por qué es tan importante beber agua?

No he hecho muchas dietas en mi vida pero desde que dejé de fumar hace algo más de 3 años, me cuesta mantenerme en mi peso, que para mí es en el que no tienes que pensar qué vas a comer.

Estas navidades me había lanzado y estaba en mi tope, en esa especie de barrera mental que te impide comer sin remordimientos un trozo de tarta porque tienes la sensación de que una miga más te va a colocar en esa cifra en la báscula que jamás has visto.

Publicidad

Así que decidí que necesitaba perder unos kilos para volver a comer tranquila. No quería algo muy complicado, raro o restrictivo, porque en ninguna de esas opciones iba a aguantar más de una semana y a eso tengo que sumar cenas, comidas y viajes de trabajo. Es decir comencé la dieta el 15 de enero y he estado en París, en Nueva York, he tenido dos fiestas de trabajo y unas 9 cenas o comidas extra en las que que no puedo elegir qué voy comer. A pesar de todo, el 1 de marzo pesaba exactamente 6 kilos menos, mi objetivo, y a día de hoy he perdido otro medio kilo a pesar de que estoy ya en mantenimiento.

More From Nutrición & Dietas
20 articles
Té a tu medida
Las propiedades de cada té
La cena (saludable) perfecta
i-love-agua
¿Por qué es tan importante beber agua?
PUFAs: la dieta que te ayuda a controlar el hambre
Elle + Biotherm #LIVEMORE
Por qué deberías desayunar avena

El sistema de Diet Alba me pareció sencillo y sobre todo tenía tres ventajas: no me obligaba a ir todas las semanas a ver a la nutricionista (tienen un servicio de chat por internet), la dieta se sincroniza con una pulsera de actividad lo que suma a la dieta una cierta presión por evitar el sedentarismo, que me viene bien; y me enseñaban a cocinar las recetas desde el móvil de manera sencilla.

Cómo funciona:

Durante la primera consulta (que sí es física) una nutricionista te entrevista sobre tus hábitos alimentarios, te pesa, y sincroniza tu móvil y tu reloj. Con todo eso, te hace una dieta a medida y se decide el peso objetivo. En mi caso pedí dos cosas: quiero desayunar galletas y tomarme una copa de vino al llegar a casa. Y así ha sido.

En qué se basa:

Lo primero es centrarse en acabar con las reservas de clucógeno para perder grasa de verdad. Belinda Santos Alba especialista en Nutrición y Dietética en Centros Alba me explicó que tenemos una reserva de 2 o 3 kilos que nuestro cuerpo almacena para, en caso de no darle energía, ser capaz de quemar rápidamente y seguir funcionando. El problema es llegar al cuarto kilo, o al quinto, depende de tu cuerpo, que es el de grasa y el que produce que la pérdida de peso sea más estable. Recuperar esos 3 primeros kilos es muy sencillo por eso muchas dietas fracasan. Así que tenía que llevar a mi metabolismo al punto de quemar grasa para producir energía y eso se consigue entre otras cosas reduciendo azúcares e hidratos.

La dieta:

Ni ayuno, ni mezclas raras, ni grandes prohibiciones. Belinda Santos Alba, la nutricionista me cargó una dieta en la aplicación del móvil adaptada a mis peticiones: desayuno ligero, 5 comidas al día, poco hidrato, nada de azúcar extra y mucha verdura y proteína en las comidas y cenas.

Lo mejor es que la aplicación trae las recetas y a vez un sistema para hacer una lista de la compra en el móvil, desde la propia receta. Esto hace que sea muy sencillo organizarte la semana. Y también, los menús son variados.

Día tipo de dieta:

Aunque los primeros días fue más estricto, en general, mi dieta consistía en:

Desayuno: café con leche (sin lactosa, por ser más digestiva aunque no tengo ningún tipo de intolerancia), dos galletas (sin azúcar) y un kiwi.

Almuerzo: dos lonchas de pavo y una mandarina.

Comida: Cardo rehogado, bonito con tomate.

Merienda: 4 lonchas de jamón serrano con tomate natural. Una copa de vino, en mi caso.

Cena: bol de caldo de pollo, ensalada de ahumados (muy grande) y una gelatina.

La aplicación:

La pulsera registra tu actividad física. Día a día puedes ver el balance entre las calorías ingeridas y las consumidas. Es más cómoda que otras apps que he probado en las que tú misma tienes que meter gramo gramo lo que comes. Además permite registrar la evolución de tu peso y te marca objetivos semanales, no solo a largo plazo. Y tienen un servicio de chat para contestar las dudas día a día o animarte en los viajes con algunos trucos sencillos.

Mi experiencia:

En las 3 primeras semanas perdí casi 4 kilos. En esas 3 semanas no me salté casi nada de la dieta pero tuve un viaje a París con una cena de trabajo que implicaba un menú cerrado. No comí pan pero si probé todo lo que nos sirvieron que incluía un puré de patata con queso gratinado y otras delicias hipercalóricas. Luego me estanqué un par de semanas en ese peso. Tuve un viaje a Nueva York de 6 seis días que no ayudó a bajar nada de peso, hasta los cafés tenían nata… Pero mantuve en mi cabeza el mantra que me dio la nutricionista: come poco de todo. Y me mantuve, no cogí más que unos gramos.

Al volver a Madrid, seguí con la dieta pero tuve dos fiestas de trabajo, una de ellas incluía probar los postres de cocinados por los chicos de Masterchef como prueba eliminatoria. A pesar de eso, y que de que salí a cenar por mi cuenta, he perdido otros dos kilos.

Qué he aprendido:

-Se puede vivir sin comer pan (nunca había dejado de tomarlo en las comidas) y son calorías que es más fácil quitarse si tienes compromisos de trabajo.

-Las gelatinas no engordan casi y te quitan las ganas de dulce.

-Si te prohíbes algo, luego quieres el doble de eso.

-Comemos, proporcionalmente al resto, muy poca cantidad de verdura.

-Perder el cuarto kilo es mucho más complicado que el primero.

-Si dices que estás a dieta, lo más normal es que los otros comensales quieran animarte a que te saltes la dieta y comas. Si lo pruebas y dices que estás llena, te dejan en paz.

-La motivación es la clave y dura poco, según Belinda unos dos meses, luego necesitas más voluntad.

-Hay muchas recetas más allá de la ensalada para cenar como los huevos revueltos con calabacín y cebolla. Están riquísimos.

-En una dieta no hay que improvisar, si no tienes pensado qué vas a comer, es mucho más complicado seguirla.

-No te peses todos los días, al principio motiva, pero si te estancas es muy frustrante.

-Se necesita fuerza de voluntad para estar a dieta, pero no pasar hambre.

-Si vas a saltártela, que te encante lo que vayas a comer.

More from Elle: