Dormir en una habitación fresca es mejor para tu salud

Mejor que abras alguna ventana...

Lo más popular

Las personas que prefieren mantener la temperatura de su habitación fresca mientras duermen lo hacen por algo. Según los expertos, la temperatura de nuestro dormitorio es crucial para disfrutar de un sueño reparador por la noche.

Aunque la mayoría de nosotras nunca haya prestado especial atención a la temperatura a la que dormimos, lo ideal es que lo hagamos a una temperatura entre 15 y 19 grados si queremos descansar bien. Si pasa de los 24 grados o está por debajo de los 12, seguramente nos pasemos la noche dando vueltas.

Publicidad

¿Por qué es tan importante la temperatura? Nuestra temperatura corporal asciende y desciende a lo largo del día, siendo más alta a última hora de la tarde y más baja alrededor de las 5 de la mañana. Solemos quedarnos dormidos cuando nuestra temperatura corporal desciende, por lo que un cuarto fresco puede ayudar a que cojamos el sueño más rápido.

Si esto no te parece suficiente, hay otras razones para mantener un ambiente fresco:

Lo más popular

Disfrutarás de un sueño reparador

Los estudios demuestran que el insomnio está en buena parte motivado por las dificultades para regular la temperatura del cuerpo. Si tienes problemas para dormirte por las noches, una habitación más fresca podría contribuir a que tu cuerpo se enfríe lo suficiente como para conciliar el sueño de forma adecuada.

Te ayudará a mantener un aspecto juvenil

Dormir en una habitación que supere los 21 grados hará que tu cuerpo deje de liberar melatonina, una de las hormonas más efectivas contra los efectos del envejecimiento. Una vez que estemos dormidas en plena oscuridad y nuestra temperatura descienda, comenzaremos a liberar melatonina al tiempo que la temperatura de nuestro cuerpo irá descendiendo.

Hará que pierdas peso

Si desciende nuestra temperatura corporal y comenzamos a liberar hormonas del crecimiento, la hormona del estrés, el cortisol, también disminuirá sus niveles.

Si no duermes lo suficiente, te despertarás con el cortisol por las nubes, lo que hará que aumente tu ansiedad y estés deseando abalanzarte sobre una caja de galletas.

Reducirás el riesgo de padecer enfermedades metabólicas

Un estudio ha llegado a la conclusión de que dormir en una habitación que no supere los 18 grados puede ayudar a prevenir ciertas enfermedades metabólicas como la diabetes. Los participantes en dicho estudio no sólo quemaron más calorías mientras estaban despiertos, sino que también duplicaron sus valores de grasa buena, la que hace que el cuerpo almacene menos calorías. Con el tiempo, esto se puede traducir en un menor riesgo de padecer enfermedades metabólicas.

Así que, ponte tu pijama favorito, abre la ventana y prepárate para dormir a pierna suelta.

De: Country Living UK
More from Elle: