La clave para tener una tripa plana puede estar en tus bacterias intestinales

Este es el principal argumento de The Lose Your Belly Diet, uno de los libros más vendidos de Amazon.

Lo más popular

Tener una tripa plana es una de las cosas que más obsesionan a hombres y mujeres. Por eso, a pesar de que lleva meses a la venta, The Lose Your Belly Diet, del Dr. Travis Stork, continúa escalando posiciones en la lista de Movers and Shakers de Amazon. La clave de su éxito está en su enfoque, ya que no te propone ninguna dieta restrictiva ni ningún programa de ejercicios abdominales. La clave del éxito de este súper ventas está en los microbiomas, es decir, las bacterias que habitan tu estómago.

Publicidad

La relación entre tus bacterias y tu tripa

Microbiomas, bacterias intestinales, microbios, flora intestinal… "Todos los términos son correctos", dice Marta Gámez, nutricionista y directora técnica del Grupo NC Salud. Sin embargo, como explica Gámez, "el término microbios está más asociado a microorganismos patógenos e infecciosos, concepto alejado de la realidad de las bacterias probióticas de nuestro intestino que conforman nuestra flora intestinal, pues tienen un papel positivo y necesario para nuestra salud". Según esta experta, la flora intestinal es un ecosistema en equilibrio entre las diferentes especies bacterianas y con nosotros mismos.

Lo más popular

¿Por qué es tan importante que estas bacterias estén en la proporción adecuada? Según Gámez, se trata de organismos vivos sensibles a muchos factores: el tipo de alimentación, medicamentos, estrés, etc. "La reducción total de la colonia de bacterias intestinales o fluctuaciones de las poblaciones de las distintas especies bacterianas puede provocar alteraciones en diferentes áreas de nuestra salud, como desequilibrios en nuestro confort digestivo, debilitamiento de nuestras defensas, etc.", apunta.

Este equilibro saludable entre las bacterias que pueblan nuestro intestino es lo que, según cuenta el Dr. Stork en su libro, nos ayudará a mantenernos saludables, reducir la posibilidad de sufrir enfermedades y controlar el peso, lo que nos ayudará "de rebote" a tener el ansiado vientre plano.

Publicidad

Una opinión que respalda Gámez, quien recalca el gran avance de las investigaciones respecto a las implicaciones que tiene la flora intestinal en nuestra salud. "De hecho, se está convirtiendo en un amplio campo de estudio cuyos resultados no dejan de sorprender y crear expectativas en la comunidad científica y de profesionales de la salud", afirma. Y es que, como dice esta experta, hasta hace poco se pensaba que la flora intestinal podría ayudar a regular el tránsito intestinal y poco más. "Ahora sabemos que es tan importante para nuestra salud que algunos expertos la consideran un órgano más. Sus variaciones afectan no sólo al confort digestivo, tener una buena flora intestinal es sinónimo de tener unas defensas fuertes. Por un lado, la flora crea un tapiz microscópico que cubre la mucosa intestinal impidiendo el anidamiento y/o penetración de otros microorganismos patógenos. Pero además, la flora intestinal estimula nuestras defensas a nivel sistémico, protegiéndonos de infecciones de cualquier índole, ya sean de origen bacteriano o vírico".

¿Y su relación con el peso? Como explica Gámez, "se ha observado que la flora intestinal puede influir en los procesos de regulación metabólica, como por ejemplo el control de los niveles de azúcar en sangre y en la regulación del peso corporal, pudiendo tener implicaciones en la obesidad". "Incluso se investiga su papel en enfermedades como el cáncer", añade.

Publicidad

El papel estrella de la fibra

Como apunta Gámez, la mayor concentración de bacterias intestinales se localiza en el colon. "Para cuando el bolo alimenticio alcanza ese tramo intestinal nuestro sistema digestivo ya se ha encargado de 'exprimir' al máximo el poder nutritivo de los alimentos ingeridos, ya que la absorción de gran parte de los activos nutricionales ha tenido lugar en tramos anteriores del sistema digestivo. Por tanto, a esta altura del tracto digestivo, lo que queda son aquellos componentes de los alimentos que no hemos podido absorber y se trata fundamentalmente de fibra, explica. "La fibra es el alimento principal de las bacterias de nuestra flora intestinal", añade.

Qué deberías comer y qué no

Como ha dejado claro la nutricionista y recalca Stork en su libro, para conseguir una buena salud intestinal y general, es muy importante aumentar el consumo de fibra. Algo que parece ser nuestra asignatura pendiente ya que, según Gámez "el estudio ANIBES (estudio científico de encuestas alimentarias en España) arroja datos alarmantes sobre el consumo de fruta y verdura: más del 90% de la población no cumple con la ingesta de cinco raciones de fruta y verdura diarios". "Igualmente la ingesta de fibra está por debajo de las cifras recomendadas", añade.

¿Dónde encontrar la fibra? "En los alimentos de origen vegetal –legumbres, alimentos integrales, fruta y verdura-, ya que los de origen animal no aportan fibra", aclara Gámez. Siguiendo esta premisa, el plan dietético del Dr. Stork se basa en un gran consumo de verduras de hoja verde, vegetales y frutas ricas en fibra y bajas en azúcar, como arándanos, moras, frambuesas y peras. También recomienda dos a tres porciones de granos enteros al día, así como abundantes porciones de proteína - nueces, legumbres, pescado y productos lácteos mejor que carne de res, cerdo y pollo-.

¿Qué alimentos evitar? El Dr. Stork recomienda fervientemente alejarse del azúcar, además de evitar tomar antibióticos cuando no los necesites, hacer ejercicio y tomar suplementos probióticos.

Lo más popular

Por qué tomar pre y probióticos

Como afirma la directora de Grupo NC Salud, "los prebióticos y probióticos son ideales para garantizar el bienestar de nuestra flora intestinal y, por tanto, nuestro estado de salud general". Según esta experta su uso mejora el confort digestivo, fortalece nuestras defensas, regula nuestro control metabólico y el peso corporal.

"Hay situaciones en las que son especialmente recomendables, por ejemplo cuando realizamos un tratamiento antibiótico, cuando hacemos viajes en los que se altera la flora intestinal, en casos de estrés que cursan con trastornos digestivos, en patologías inflamatorias intestinales, etc.", apunta Gámez, quien añade que "son totalmente seguros para el consumo, estando indicados en prácticamente todo tipo de pacientes, incluso embarazadas, lactantes y niños". ¿Dónde encontrarlos? Según esta experta, en nuestra farmacia de confianza.

Los consejos del Dr. Stork

Estos son algunos de los consejos que el Dr. Stork, en colaboración con Bachelor, ofrece en The Lose Your Belly Diet:

Evita las comidas bomba. Es decir, los platos llenos de grasa, calorías, sal y azúcar. Antes de comerte una súper hamburguesa con bacon y patatas fritas, ten claro que no te va sentar bien. Y no sólo a tu estómago, según Stork, este tipo de comida desencadena la liberación de sustancias químicas en tu cerebro que afectan negativamente tu estado de ánimo, lo que hará que quieras perder el día en el sofá en lugar de en el gimnasio.

Aumenta la ingesta de fibra. Tus pequeñas amigas, las bacterias intestinales, son esenciales para digerir los alimentos correctamente (y evitar la hinchazón), y prosperan en la fibra. Según Stork, las mujeres de 50 años y las más jóvenes deberían tomar unos 25 g diarios, que puedes conseguir comiendo manzanas y frambuesas, frijoles o hummus.

Toma pre y probióticos. Son alimentos que están llenos de bacterias vivas que ayudan a las que ya viven en tu intestino. Además de tomar suplementos, el experto recomienda tomar cada día "alimentos probióticos" como el yogur, kimchi o tempeh.

Más verduras crudas. Tomar el hummus o el guacamole con crudités en lugar de dips salados te ayudará a mejorar tu flora intestinal y disminuir el índice glucémico de todo lo que ingieras.

Escoge ensaladas. Stork te recomienda escoger ensaladas cuando comas fuera de casa y añadirles "cosas divertidas" como queso fetta, frutos secos, hummus o guacamole como aderezo.

Toma granos enteros. Según Stork, una dieta alta en granos enteros como la quinua y el arroz integral puede conducir a perder peso y grasa corporal, ¡aunque no estés a dieta!

Camina. Como dice el autor de The Lose Your Belly Diet, no hace falta que te apuntes a un gimnasio o te conviertas en runner, una simple caminata te ayudará a bajar de peso, reducir tu presión arterial, mejorar tu colesterol y reducir tu riesgo de padecer diabetes. ¿No te gusta caminar? Adoptar un perro puede hacer que te levantes del sofá…

More from Elle: