Así afectará a tu piel todo lo que comas y bebas esta Navidad

Los excesos nunca son buenos y nos acercamos peligrosamente a una de las épocas con más cantidad de excesos del año en cuanto a ingesta de comida y bebida se refiere. Y todo eso, pasa factura. Estos son los daños que le ocasionarán a tu piel los excesos navideños.

Lo más popular

Más allá de los kilos de más, algunos de los ingredientes más dañinos con nuestro cuerpo como el alcohol o el exceso de sal tienen efectos negativos que no contemplamos ante la gran comilona. Y es mejor que te lo pienses dos veces antes de lamentarte después. Esto es todo lo que le pasará a tu piel estas fiestas si no te controlas.

El alcohol

El alcohol y su efecto diurético puede agotar las reservas de agua de la piel y hacer que se vuelva seca y apagada. Cuando está seca, tiene más facilidad de arrugarse (¡hola, envejecimiento!). Sólo a través del agua podremos combatir los efectos de secado que produce. Además de beberla en grandes cantidades, no está de más tenerla en cuenta por vía tópica con cremas ultra hidratantes en estos periodos de excesos.

Publicidad

El exceso de azúcar

Navidad, tiempo de azúcar… No sólo contribuirá a que la báscula suba tras la marcha de los Reyes Magos, sino que además puede dañar las reservas de colágeno y elastina a través de la glicación.

Cuando se produce, la piel pierde su color original, se vuelve débil y menos flexible y se originan las imperfecciones como las arrugas prematuras, flacidez o pérdida de luminosidad. Es necesario controlar el exceso de azúcar en la ingesta y acordarse cuando vayas a repetir por décima vez con el turrón que, más tarde, lo vas a lamentar.

Lo más popular

Cómo ayudar por vía tópica

Con productos que ayuden a promover la síntesis de colágeno y luminosidad.

La sal

El consumo excesivo de sodio en la dieta puede causar deshidratación, edemas, hinchazón e hipertensión. La retención de agua causa inflamación también en el rostro y contribuye a desarrollar con fuerza las (malditas) bolsas. Para compensar la deshidratación, las glándulas sebáceas pueden desarrollar un exceso de grasa y conllevar a brotes de acné en la piel.

Pero tranquila, porque hay una solución sencilla: hidratarte de forma extra. Acuérdate también de las frutas y las verduras en Navidad y utiliza sustitutos de la sal en la medida de lo posible, como el cloruro de potasio.

Prepararse para La Gran Comilona

Son consejos sencillos que no está de más recordar antes de ponerse a comer y a beber como si no hubiera un mañana.

Por ejemplo, aumentar previamente el consumo de fibra. Ayudará al sistema digestivo pero además, ralentizará la absorción de azúcar ayudando a controlarlo en sangre, reduciendo el riesgo de diabetes.

Ojo también con el sueño. No te vamos a decir que te quedes en casa y no salgas a celebrar el año nuevo. NO. Pero sí te informamos de que cuando te privas de sueño, el cuerpo produce más cortisol (hormona encargada de generar estrés en nuestro cuerpo).

Los altos niveles de cortisol producen inflamación y que aumente la descomposición del colágeno y el ácido hialurónico.

Resultado: menos brillo en la piel y menos flexibilidad. También se desequilibran los niveles de agua y conduce a la aparición de ojeras y bolsas por la sequedad.

La clave: acordarte que en Navidad, también sirven agua en los bares.

More from Elle: