¿Tiene algún sentido comer carbón?

Sí, has leído bien. Te contamos todo sobre la nueva (y controvertida) tendencia 'detox'.

Lo más popular

¿Te tomarías un helado hecho a base de carbón? Pues, aunque no te lo creas, eso es exactamente lo que están haciendo muchos neoyorquinos este verano. La heladería Morgenstern's Finest Ice Cream ha sido la sensación de la temporada gracias a un helado negro de ceniza de coco, una especie de carbón activado con propiedades desintoxicantes.

And we are back to black. ⚫️ 📸 @carlyquaggan

A photo posted by Morgenstern's Finest Ice Cream (@morgensternsnyc) on

Publicidad

Pero, ¿qué demonios es el carbón activado y por qué deberíamos tomarlo (o no)? "Este producto se obtiene de la madera, vegetales o la corteza de coco. Su principal característica es que está constituido por partículas extraordinariamente porosas, lo que hace que tenga una gran capacidad de adsorción de sustancias", señala Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC Salud. En resumen, a través del fenómeno de la adsorción (no confundir con absorción), este tipo de carbón es capaz de arrastrar fuera del cuerpo las sustancias nocivas. Además, no se absorbe ni se metaboliza y se elimina inalterado en las heces.

Lo más popular

Coconut ash be like "🎶 stuck in the middle with you🎶" 📸 @rubysriwall

A photo posted by Morgenstern's Finest Ice Cream (@morgensternsnyc) on

El principal uso del carbón activado es médico y se emplea en el tratamiento de las intoxicaciones agudas (como por ejemplo, por medicamentos o venenos). En este sentido, su efectividad está absolutamente comprobada. Ahora bien, los expertos alertan sobre su uso habitual y fuera de situaciones de emergencia: "Su capacidad de adsorción no es selectiva. Esto significa que al igual que adsorbe sustancias tóxicas o partículas de gas intestinal, también arrastra diversos tipos de medicamentos bloqueando su efecto, así como nutrientes de los alimentos, pudiendo así provocar déficits nutricionales", alerta Gámez. En la misma línea se posiciona el nutricionista Juan Revenga, quien asegura que el carbón activado puede llevarse por delante nutrientes como las vitaminas del grupo B y el ácido ascórbico (Vitamina C). "Por todo ello, el consumo de carbón activado debe estar limitado y controlado por un profesional sanitario y su consumo de manera incontrolada puede acarrear riesgos para la salud", sentencia la nutricionista Marta Gámez.

De modo que, la próxima vez que pienses en tomar un helado (o zumo) 'detox' con este ingrediente, piensa que quizás no le estés haciendo ningún favor a tu organismo...