La mejor manera de evitar la depresión es hacer ejercicio

​ Un nuevo estudio parece haberlo corroborado​.

Lo dice la ciencia: las personas que no realizan ejercicio físico tienen un 75% más de posibilidades de sufrir depresión que los que sí lo hacen. Esta afirmación se extrae de un reciente estudio publicado en octubre en Preventive Medicine.

Lo más relevante sobre esta investigación es que no es precisamente pequeña. Los investigadores han analizado datos procedentes de estudios anteriores y que suman una impresionante muestra de más de un millón de individuos.

Publicidad

Para analizar dicha muestra, según recoge The New York Times, los investigadores sólo utilizaron estudios pasados que hubieran recogido científicamente los niveles deportivos de los sujetos (es decir, no aquellos basados en encuestas en los que los resultados podían ser maquillados). De la misma manera, la salud mental de los participantes debía ser medida a través de tests estándar y el tiempo de seguimiento de los individuos no podía ser inferior a un año. En resumidas cuentas: se trata de un estudio verdaderamente riguroso y con una muestra sorprendentemente elevada: en total, 1.140.000 personas.

Lo más popular

Al juzgar por sus descubrimientos, la relación entre la actividad física y la buena salud mental es bastante evidente. Los investigadores dividieron el grupo en tres, en función de su nivel de actividad física, y descubrieron que las personas menos en forma tenían un 75% más de posibilidades de sufrir depresión que los más deportistas.

De esta gran recolección de datos se han extraído además otros dos estudios relacionados según The New York Times: el primero, aparecido en The Journal of Phsychriatic Reseach, demostraría que el ejercicio físico moderado (como caminar o trotar) mejora la condición de las personas diagnosticadas con depresión. Y el segundo, de Neuroscience and Biobehavioral Reviews, demostraría las causas por las que el deporte es tan beneficioso en problemas de salud mental: porque, tras una actividad deportiva, las muestras de sangre confirman que los marcadores de inflamación se reducen y los niveles de hormonas encargadas del buen funcionamiento del cerebro aumentan.

Lo sentimos: ahora sí que no tienes excusas para saltarte el próximo entrenamiento.