Todo lo que tienes que saber sobre el aceite de palma

Bollería industrial, helados, galletas, snacks dulces y salados, platos precocinados y hasta jabones y cremas. Su abusivo uso por parte de la industria alimentaria, incluso en alimentos para niños, ha generado una gran polémica. Te contamos por qué tienes que evitarlo.

Lo más popular

Desde 2016 la normativa europea sobre el etiquetado de los alimentos deja claro que los fabricantes no pueden limitarse a utilizar, como hasta entonces, simplemente el término "aceites vegetales", están obligados a especificar el origen de esas grasas y aceites. Porque no todo los aceites vegetales son beneficiosos ni iguales aunque la palabra vegetal nos transmita tranquilidad. Nuestro maravilloso aceite de oliva virgen extra no tiene nada que ver con el aceite de palma y sus derivados, tan utilizado en Asia y tan presente en los alimentos procesados.

Publicidad

Aparte de las repercusiones medioambientales que genera su producción, su consumo, como ha dejado claro la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, es perjudicial para la salud. Pero lo más preocupante es la cantidad de productos procesados en los que se encuentra, desde galletas a cereales de desayuno, chocolates, platos precocinados, caramelos y hasta alimentos de bebé, como destapaba la ácida polémica entre la escritora Samanta Villar y la marca Hero en Twitter. Tras las críticas recibidas por Villar por parte de Hero por su libro sobre su pérdida de calidad de vida tras la maternidad, la periodista contestaba a la firma preguntándoles por qué utilizaban aceite de palma en productos alimenticios para bebés. A partir de ahí, han llovido las críticas a esta grasa vegetal. Porque son muchas y muy conocidas las marcas y cadenas de comida rápida que la utilizan, desde Nestlé a Sturbukcs, McDonals o Burguer King.

Lo más popular

Qué es el aceite de palma

Como nos explica la dietista-nutricionista de Doctoralia Mª Elvira Sánchez Vilariño, "es el aceite extraído de la palma originaria del sudeste asiático (Elaeis guineensis), donde los árboles producen fruto todo el año". "El aceite de palma es extraído en la misma zona de recolección, lo que lo convierte en una de las fuentes de aceite vegetal más productivas del mundo", dice. "Además de ser aceites de obtención muy barata, son muy palatables (dan muy buen sabor a los alimentos)", añade el equipo de nutrición de Naked. De ahí que se utilice tanto en productos de bollería industrial, pastelería y confitería.

¿Todo el aceite de palma es malo? "Depende de la cantidad y del tipo de aceite de palma que utilicemos", dice Vilariño. El aceite de palma en bruto es de color naranja (aceite de palma rojo) debido al alto contenido de betacarotenos o provitamina A, alfacaroteno y licopeno, mientras que el aceite de palma refinado cambia su color y sus propiedades debido al proceso de desodorización, blanqueado y refinado, donde pierde sus propiedades iniciales y su color. "Y este es el más utilizado en la industria alimentaria", subraya Vilariño.

Publicidad

Por qué es tan perjudicial

"Por un lado, este tipo de aceite contiene mucha cantidad de ácidos grasos saturados (45 % a 55 % frente al 25% del aceite de oliva). Estos ácidos grasos favorecen los procesos de arteroesclerosis en el organismo (acumulación de placas de grasa en las arterias), que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares", apuntan desde Naked. "Además, el aceite de palma contiene ésteres gliciril de ácidos grasos (GE) que, procesados a más de 200º, dan lugar a un compuesto tóxico y cancerígeno: el glycidol", añaden. Estos componentes surgen del proceso de tratamiento del aceite de palma a altas temperaturas para eliminar su característico color rojizo.

Según Vilariño, el peligro del uso del aceite de palma en la alimentación está relacionado con el contenido de tres ácidos grasos a los que se les atribuye una mayor aterogenicidad: el láurico, el mirístico y el palmítico", explica. La OMS aconseja limitar el consumo de ácido palmítico, ya que existe una evidencia convincente de que su consumo aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. "Un estudio realizado en el IRB Barcelona (Instituto de Investigación Biomédica) relaciona el consumo de ácido palmítico con un incremento en la metástasis en ratones con tumores cancerígenos". Y la EFSA (Autoridad Europea de Salud Alimentaria) alerta de una posible relación entre los contaminantes basados en glicerol que aparecen en aceites vegetales como el de palma al procesarse a altas temperaturas y el riesgo de cáncer", apunta.

"No todos los aceites de palma son malos. El de primera presión en frío y en pequeñas cantidad podría consumirse, pero no deja de ser una grasa saturada", dice la nutricionista Silvia Riolobos.

¿Cómo puede afectar a los niños? "Son grasas que desde el nacimiento están propiciando que nuestro cuerpo vaya acumulando esa placa de ateroma en las arterias y favorecen procesos relacionados (dislipemias, oxidación, obesidad, etc.), dicen desde Naked. Pero, como señala Vilariño, no debemos alarmarnos. "A a pesar de que existen evidencias que indican que el aceite de palma puede ser perjudicial para nuestra salud y por ende la de nuestros bebes, es la frecuencia y cantidad lo que puede llegar a ser un problema para nuestra salud y la del bebé". Para Riolobos, es inaceptable que cualquier producto alimenticio destinado al consumo infantil contenga aceite de palma refinado.

Publicidad

Qué usos se le da

Como explica Vilariño, "los usos pueden ser culinarios (como aceite de freír o aliñar) o bien como producto añadido a otros alimentos en la industria alimentaria para ayudar a su mantenimiento, palatabilidad y textura. "También se usa como materia prima en la producción de biodiesel, de piensos para la alimentación animal o en la industria cosmética para la elaboración de jabones, champús, geles de baño, pintalabios, dentífricos o cremas", añade.

"Más que de los productos, depende de las marcas en concreto, porque hay algunas muy potentes que utilizan este tipo de aceite de forma habitual. Nuestra recomendación es leer con atención la etiqueta del producto y ver qué contiene realmente", dice el equipo de nutrición de Naked.

Lo más popular

¿El problema para el consumidor y la ventaja para la industria alimenticia? El aceite de palma es muy barato en comparación con otras grasas y aceites, y además es muy versátil: permanece sólido, mantiene la forma del producto y cuando se introduce en la boca funde de forma agradable. De ahí que sea tan empleado como parte de las coberturas de chocolates o los bombones.

Mira las etiquetas de estos productos

Siempre debes mirar la etiqueta nutricional antes de llevarte un producto a casa, pero hazlo con especial cuidado si se trata de la lista de alimentos que nos señala Vilariño, en los que suele utilizarse habitualmente aceite de palma:

- Helados, natillas.

- Platos preparados como pizzas, sopas, pasta.

- Bollería, tartas, galletas y pasteles (sobre todo industriales como sustituto de las grasas hidrogenadas y mantequilla).

- Productos para untar: margarinas, cremas de cacao.

- Coberturas y cremas: es más fácil de fundir que el chocolate, por lo que tiende a ser utilizado para mantenerlas y almacenarlas.

- Snaks, aperitivos y patatas chips: este aceite aguanta mayor cantidad de frituras.

- Galletas, potitos, cremas de cacao o mantequillas… el aceite de palma está en casi todos los productos procesados que consumen los niños:

Además, muchas veces el aceite de palma se esconde bajo otros pseudónimos: ácido palmítico, aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, estearina de palma, palmoleina u oleina de palma, manteca de palma, elaeis guineensis, ácido esteárico, glicerol, sodium palmitate, entre otros.

Qué tipo de aceite es recomendable

Para Vilariño "la recomendación debe ser dada desde el punto de vista de la cantidad (el consumo de grasa debe ser el 35% del aporte calórico total y de forma compensada: un 8-10% de saturadas, un 10-15% de monoinsaturados y un 8-10% de poliinsaturados) y la calidad (primar el consumo de aceite de oliva).

Desde Naked apoyan también el consumo de aceite de oliva virgen extra, "que es el que debe primar en nuestra alimentación, y después aceites de semillas -como lino o cáñamo- de primera prensa, extracción en frío y sin refinar (y siempre de origen ecológico)".

Para Riolobos, "lo recomendable es consumir aceite de oliva, que es el que tenemos aquí, el aceite de palma no es un producto local y no tenemos ni una cultura ni una tradición en el uso de este aceite como en Asia".

Según los expertos, el aceite de soja, muy empleado también por la industria alimentaria, tampoco es una buena alternativa, debe ser consumido con mucha moderación por su alto contenido en grasas saturadas. "El de coco también tiene un elevado contenido en grasas saturadas y debe ser consumido con moderación. Cuidado con las modas en la alimentación", apunta Riolobos.

More from Elle: