Mitos y verdades sobre ducharse

'Más de una vez al día daña el pH' y otras frases que has escuchado.

Lo más popular

El momento más relajante del día o el más enérgico (según se mire), un hábito que despierta muchos interrogantes y sobre todo, debate.

Todos tenemos un amigo o familiar que 'se ducha sólo por las noches' porque por la mañana el agua le sienta mal, o seguro que has oído eso de 'si no me ducho por la mañana, no soy persona' y también otras frases del estilo de... 'no me ducho todos los días porque estropea el pH'.

Publicidad

Pero, ¿qué es bueno y es malo? Y, sobre todo, nos planteamos qué hay de verdad y de saludable en todas esas prácticas que llevamos a diario como es el aseo corporal. Despejamos tus dudas y desmontamos esa cantidad de mitos que hay respecto a la ducha.

Hace algunos años, un estudio de la Universidad de California demostraba que el exceso de higiene podía destruir las capas más superficiales sobre la piel. A partir de ahí, los dermatólogos tuvieron que matizar con argumentos los puntos y bases de dicha conclusión. Por ejemplo, la importancia de elegir un producto que respete el pH por encima de todo y descartar todos los ingredientes químicos que hacen daño a la epidermis.

Lo más popular

Hay muchos factores que deben tenerse en cuenta para concluir de manera fehaciente ciertas cosas. ¡Comencemos!

1. 'Ducharse todos los días es malo': FALSO. Una ducha diaria, según el dermatólogo Vicente Alonso, es el punto justo e intermedio para la mayoría de las personas. Sí que es cierto que ésta debe adecuarse a las necesidades de cada uno. Ni todo el mundo hace la misma actividad física, ni vive en un clima determinado, ni suda igual e incluso ni siquiera el olor corporal es igual de intenso en una persona que en otra. Lo que sí es malo, apunta el doctor, es la falta de higiene por todo lo que conlleva: predisposición a coger bacterias, enfermedades e infecciones, además de no ser agradable para el entorno social. Ni son necesarias cinco duchas al día, ni ninguna.

2. 'La zona íntima se lava con el mismo gel que el del cuerpo': FALSO (Pero con matices) Si hablamos de un gel de pH neutro esta afirmación sería verdadera. Tal y como nos cuentan desde los laboratorios de Chilly, un gel no específico o que no cumpla ese respeto para esa zona puede destruir con sus elementos químicos y perfumes la mucosa de esas partes. El pH ideal para el cuerpo ronda entre un 5.5 y 6. Con un nivel superior al 6.5 se puede alterar el manto lipídico de la piel. Los productos que incluyan en su composición extractos de aceites vegetales también son recibidos con satisfacción por la epidermis.

3. 'Sólo con agua, vale': FALSO. El doctor José Carlos Moreno, jefe del servicio de Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, indica que hay que tener en cuenta también la procedencia del agua, "en los lugares costeros, como Málaga, el agua es un potente cóctel de calcio y cal y la piel se reseca mucho. En el interior de la península o en el Norte de España, sin embargo, el agua es más alcalina y más respetuosa con la piel". Una ducha sólo con agua puede ser ideal para una segunda o tercera ducha en los meses más calurosos, como manera de refrescar la piel. Pero no sustituye a las duchas con jabón, hay bacterias que se liberan con el sudor que son necesarias de eliminar con productos para ellos y el mal olor que se desprende cuando dichas bacterias entran en estado de descomposición.

4. 'Las duchas templadas son mejores que las calientes': VERDADERO. En invierno estamos acostumbrados a ducharnos con agua caliente para entrar en calor. Hay que saber que una temperatura demasiado alta puede secar la piel al privarla de parte de sus aceites humectantes naturales, dejándola seca y sensible. Los expertos de Dove afirman que lo ideal es ducharse con agua templada (entre 25ºC - 30ºC) ya que con esta temperatura evitaremos la sequedad en la piel y nos ayudará activar la circulación y a relajarnos.

5. 'Hay que frotarse a conciencia cada vez que nos duchamos': FALSO. La exfoliación es una parte importante de la rutina de limpieza de la piel, pero no se debe hacer diariamente. Las esponjas vegetales y frotar la piel muy fuerte pueden dañar más de lo que ayudan; así que recuerda tratar con delicadeza tu piel en los cuidados diarios. Incide un poquito más sin llegar a la irritación zonas que desprenden más olor como los pies o las axilas.

6. 'No es necesario hidratar la piel después': FALSO. Según dice la AEDV es obligatorio hidratar la piel inmediatamente después de la ducha y cuando estemos completamente secos. El secado es especialmente importante en axilas, pies (entre los dedos) e ingles, para evitar la aparición de infecciones fúngicas (hongos).

7. 'Es mejor ducharse por la mañana': FALSO. Igual que lo es el decir que es más beneficioso hacerlo por la noche. En 2016, un Estudio de Harvard afirmó que la ducha por la mañana despierta nuestra creatividad y por la noche hace que disminuya el nivel de cortisol y por tanto, nuestro estrés, así que dormiremos mejor. Pero no afecta en cuanto a la higiene, sino más en el nivel de gustos o de estilo de vida que tengamos.

Entonces, ¿eres de mañanas o de noches? El debate está servido.

More from Elle: