Congelación de óvulos para empleadas

Las empresas españolas se "americanizan" y comienzan a financiar este tratamiento a sus empleadas. Te contamos en qué consiste y las ventajas que puede tener.

Lo más popular

En EE UU algunos gigantes de la tecnología, como Facebook y Apple, empezaron a pagar los procesos de congelación de óvulos a sus empleadas hace tiempo. La primera comenzó en el año 2014 y la segunda se incorporó en el 2015. Le siguieron otras como Yahoo, Google, Uber o Spotify. Aquí, en España, muchas empresas ya deciden sufragar parte o el tratamiento total a las trabajadoras que desean someterse a este tratamiento de fertilidad. Entre otras, Caixa Popular, Nunsys, Bodegas Vicente Gandía y Arroz Dacsa. Todas ellas ofrecen un 10% de descuento a sus empleadas o parejas para realizarse un tratamiento de vitrificación de óvulos. La intención es pagar a las empleadas la congelación de sus óvulos para que inviertan más tiempo de su edad fértil en el trabajo y el día de mañana puedan cumplir su deseo de ser madres. Lo que ha generado un nuevo debate social. Richard Branson, presidente del Grupo Virgin, es uno de los defensores de esta medida: "¿Cómo puede alguien criticar esta medida? Es la elección de la mujer. Si quieren seguir trabajando, pueden seguir trabajando. O puede que no hayan encontrado al hombre de sus sueños", describió en una entrevista concedida a Bloomberg. Pero, polémicas aparte, lo cierto es que las mujeres retrasamos cada vez más la maternidad en pro del éxito profesional, y ésta sería una medida útil para, al menos, no renunciar a ella si así lo deseamos en un futuro. "Vitrificar los óvulos permite a la mujer elegir con total libertad el mejor momento para compaginar profesión y embarazo. Este procedimiento permite, además, posponer la maternidad también por muchos otros motivos: económicos, sentimentales y sobre todo por salud (se puede esperar a tener mayor estabilidad monetaria, una pareja estable si se quiere o proteger la fertilidad para tener un segundo hijo en el futuro)", defiende Fulvia Mancini, Directora Médica de Clínicas Eva. De hecho, la preservación de óvulos en España se ha incrementado un 261% en los últimos cinco años por motivos sociales y un 125% por motivos médicos. El perfil atiende a mujeres que rondan los 37 años, con estudios universitarios y profesiones como las de profesora, abogada, médico, administrativa y economista. La última en sumarse al carro ha sido la actriz Eva Longoria, que a sus 42 años va a ser madre gracias a que en su día decidió congelar sus óvulos.

Publicidad

¿En qué consiste? Los pasos son los mismos que los de un ciclo de FIV fecundación in vitro). "Tras un estudio de fertilidad, que incluye una ecografía ovárica y una analítica hormonal, se procede a la estimulación de ovarios con inyecciones de hormonas diarias, a los 10 ó 15 días de estimular la ovulación se procede a la aspiración de los óvulos –entre 10 y 12- para su congelación hasta que sea necesario utilizarlos para ser madre. Se mantienen por tiempo indefinido en un tanque de nitrógeno líquido a una temperatura de -196 grados centígrados para permitir su conservación", detalla la doctora Mancini. Todo el proceso dura unas dos semanas. Y cuánto antes mejor. "Se piensa que es para madres tardías, cuando la edad ideal para vitrificar los óvulos es a partir de los 20 años, momento en el que los óvulos son más y de mejor calidad, lo que supone mayores garantías de embarazo y bebés más sanos", añade la Dra. Mancini.

Lo más popular

Principales ventajas: "Las ventajas de la vitrificación son considerables, puesto que, con esta técnica se protege la fertilidad. Ésta empieza a descender a los 27 años y a los 35 años sólo queda un 10% de la reserva ovárica, lo que se traduce en menor cantidad de óvulos y de peor calidad. Ante esta realidad, y con el retraso de la maternidad por diversos motivos, la vitrificación de óvulos se convierte en el aliado de cualquier mujer para proteger su fertilidad del paso del tiempo y hacer frente al reloj biológico", asegura Mancini. Además, la vitrificación de óvulos reduce las posibilidades de tener que recurrir a una donante de óvulos el día de mañana para poder ser madre, "y además aumenta las probabilidades de tener un hijo en el futuro libre de enfermedades cromosómicas ligadas a la edad materna", añade la experta. Por otro lado, permite a mujeres que han sido diagnosticadas de cáncer a preservar sus óvulos de los efectos nocivos de tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia. La ginecóloga advierte también que otras pacientes con endometriosis, enfermedades autoinmunes, enfermedades del colágeno o con antecedentes familiares de menopausia precoz deberían considerar congelar sus óvulos ante un posible problema de infertilidad.

Precio: alrededor de 3.000 €.

Dónde: Clínicas Eva.IVI. Ruber Fiv. Clínica Tambre. Teknon.

More from Elle: