Té a tu medida

Antioxidantes, relajantes, con cafeína... cada tipo de té o infusión tiene sus propias (e interesantes) características. Descubre con nuestra miniguía sus sorprendentes cualidades y cuál es el que más te conviene.

Té a tu medida

Antioxidantes, relajantes, con cafeína... cada tipo de té o infusión tiene sus propias (e interesantes) características. Descubre con nuestra miniguía sus sorprendentes cualidades y cuál es el que más te conviene.

Publicidad

¿Qué diferencia hay?

Todos los tipos de té se extraen de la misma planta, la Camellia sinensis. Las diferencias entre unos y otros dependen de la oxidación (fermentación) de las hojas de té tras recolectarlas, lo que genera variedades más o menos intensas. Así es cada una:

Publicidad

Té blanco

El té blanco es la variedad menos oxidada del té. Para elaborarlo se utilizan yemas y hojas jóvenes de la planta, que son secadas al sol para evitar que se produzca una fermentación. Se trata de un té bajo en teína y alto en catequinas, un tipo de antioxidante con propiedades antiinflamatorias y una posible acción protectora del sistema cardiovascular. Según algunos estudios, el té blanco tiene además propiedades antibacterianas, lo que le convertiría en un buen aliado para evitar ciertos tipos de enfermedad y problemas como la placa dental.

Publicidad

Té verde

El té verde es una variedad no oxidada del Camellia sinensis, lo que contribuye a que conserve el color original de la planta. Este tipo de té es también alto en catequinas, lo que lo convierte en un excelente antioxidante. Debido a ello, se considera que el té verde es efectivo para prevenir enfermedades como el cáncer, el colesterol alto o la diabetes. Además, según algunos estudios, el té verde podría ser efectivo contra ciertas enfermedades degenerativas y problemas neurológicos.

Publicidad

Sha Tea Collection

'Energy', té verde con gengibre, menta y salvia. De Sha Tea Collection (20 €).

Publicidad

Té matcha

El matcha es una variedad de té verde que se obtiene al moler sus hojas. Por este motivo, se considera que el matcha conserva mucho mejor sus propiedades al consumirse directamente las hojas en polvo disueltas en agua. Según algunos estudios, la concentración de catequinas de esta variedad puede llegar a ser 137 veces superior que la de cualquier otro té verde. Además de emplearse como bebida, es habitual que el matcha se utilice como ingrediente para repostería o batidos, lo que amplía su espectro de uso.

Publicidad

Rituals

'Jasmine Delight' (4,50 €), de Rituals. Té verde con jazmín.

Publicidad

Té Oolong

El té Oolong, también conocido como té azul, está a medio camino entre el té verde y el negro en lo que a oxidación se refiere. Sus hojas pueden aparecer prensadas de dos formas diferentes: enrolladas sobre sí mismas o formando bolas, y sus propiedades dependen en gran medida del nivel de oxidación al que se haya sometido. Aunque el nivel de catequinas del té azul es menor que el del verde, tiene presentes en mayor cantidad otro tipo de polifenoles como teaflavinas o tearubiginas, sustancias vinculadas al buen funcionamiento cardiovascular. Además, se considera que una taza de té Oolong contribuye a una buena digestión.

Publicidad

Té negro

El té negro ha sido durante siglos la variedad más popular en Occidente. Se trata de un té más fermentado que el azul, con un aroma más fuerte y una mayor cantidad de cafeína. El té negro contiene un bajo nivel de catequinas, pero a cambio es rico en otro tipo de antioxidantes que podrían asegurar los efectos positivos de este tipo de té en la salud cardiovascular o la diabetes. Según algunos estudios, esta variedad podría ser efectiva para paliar los efectos del estrés. Otras investigaciones vinculan el consumo de té negro a una menor incidencia de la enfermedad de Parkinson.

Publicidad

Kusmi Tea

'Violette' (13,20 €), té negro aromatizado con violeta de Kusmi Tea.

Publicidad

Té Pu-erh

El té Pu-erh, a menudo conocido como té rojo, es la variedad más fermentada (se oxida durante años) y durante su preparación suele exponerse a diferentes bacterias como si de un vino se tratase. Habitualmente, contiene menos cafeína que el té negro. Se trata de un té rico en flavonoides, por lo que se recomienda como remedio natural para hacer disminuir el colesterol. Aunque algunos estudios han vinculado su ingesta a la reducción de grasa corporal y activación del metabolismo, estos beneficios no han podido ser aún probados en humanos.

More from Elle: