Mindfulness para corredores

¿En qué piensas cuando corres? ¿Y si ese rato lo aprovecharas para meditar y pensar de forma constructiva? Los autores de "Mindfulness para corredores" nos dan seis mantras para hacer del running un ejercicio físico y mental.

"Muchas veces el 'running' se convierte en algo puramente mecánico, en el que lo único que se trabaja son los músculos, mientras la cabeza vaga y vuelve una y otra vez sobre nuestros problemas y preocupaciones", dicen Moi Gonzàlez y Montse Rodrigues, coaches y autores de 'Mindfulness parea corredores. Meditaciones para mantener cuerpo y mente sanos'(Cúpula). ¿Y si ese rato lo aprovecháramos para, además de correr, pensar de forma constructiva y enriquecernos interiormente?

Publicidad

¿En qué piensas mientras corres?

Gonzàlez y Rodrigues te ofrecen en este libro una recopilación de ideas y pensamientos para que esos minutos de ejercicio físico lo sean también de ejercicio mental, para conseguir un cuerpo y una mente igualmente tonificados, ágiles y en forma. ¿Quieres aplicarlo ya? Toma nota de los seis mantras para practicar 'mindfulness' o atención plena mientras corres:

​1. Respiro despacio y profundo

El objetivo es correr de una forma más consciente, más centrada y reconectar con nuestra respiración. Empezaremos a hacerlo de forma sencilla, con un primer paso: observar nuestra respiración, cómo el aire entra por la nariz y viaja por las fosas nasales hasta la garganta. La frase que iremos repitiendo en nuestra mente durante la sesión de 'running' es: «Respiro despacio y profundo». Nos ayudará a mantenernos atentos a correr de una forma más consciente y centrada. La velocidad, el ritmo, no importará. Lo importante será la respiración. Realizar cinco respiraciones más de forma lenta y profunda mientras mentalmente repetimos el mantra.

Publicidad

​2. Observo lo que miro

Justo antes de empezar a correr, nos paramos unos segundos y observamos a nuestro alrededor. Tomamos conciencia de lo que están viendo nuestros ojos. Es posible que podamos apreciar algún detalle que hasta hoy nos había pasado desapercibido. Respiramos tranquila y profundamente mientras repetimos en nuestra mente el mantra de hoy: «Observo lo que miro». Nos tomamos nuestro tiempo. Nos damos permiso para no tener prisa. Sentimos que realmente estamos observando lo que miramos. Cuando tengamos esa sensación, comenzamos nuestra sesión de 'running' con ese mantra resonando en la mente. «Observo lo que miro»…

3. Corriendo hoy consigo…

Comenzamos haciéndonos una pregunta: ¿qué queremos conseguir con la sesión de hoy? Lo primero que nos venga a la cabeza podría ser nuestro pensamiento positivo para la sesión de hoy. Lo podemos resumir en una frase o en una palabra. El mantra que construiríamos sería el siguiente: «Corriendo hoy consigo… (más nuestro pensamiento positivo)». Realizamos cinco respiraciones profundas repitiendo mentalmente el mantra de hoy: «Corriendo hoy consigo… (más pensamiento positivo)». Esta vez con los ojos cerrados para dar más intensidad a nuestra voz interior.

Publicidad

4. Yo puedo

Nos ponemos cómodos y realizamos tres respiraciones profundas observando cómo el aire entra por la nariz y sale por la boca. Ahora pensamos en una situación adversa que hayamos superado con éxito. Revivimos ese momento mentalmente. Lo visualizamos como una película, desde que surge la adversidad hasta que conseguimos superarla con éxito. Detenemos la película en ese momento, justo después de haber superado esa situación. Es un momento agradable. Identificamos cómo es la sensación que produce haber superado exitosamente esa adversidad. Saldremos a correr con esa sensación, haciendo crecer nuestra capacidad de resiliencia, y repitiendo el mantra: "Yo puedo".

​5. Corro con la noche

Correr de noche facilita nuestro modo 'mindfulness', pues nos centramos en un espacio más delimitado y con menos estímulos para controlar. Activamos nuestro modo de alerta, atento a las señales de peligro y poco más. La oscuridad es relajante si no tenemos miedo, pues el miedo activa el sistema de alerta y pone nuestro cuerpo en modo defensa en cualquier momento. Si la noche es nuestro espacio de running, disfrutaremos de los momentos centrados en nosotros mismos. Si no habéis salido a correr de noche, os invitamos a que lo pruebes. Los cambios siempre son útiles para mejorar algunos aspectos. La noche mejora la propiocepción. El mantra que proponemos es: «Corro con la noche».

Publicidad

6. En mis fortalezas reside mi talento

La realidad es que siempre habrá un montón de cosas que no se nos den bien. Si nos centramos en ellas, al cabo de mucho tiempo seguramente solo habremos conseguido un fantástico grado de mediocridad y muy poca satisfacción personal. Sin embargo, aquello que se nos da bien, nuestros puntos fuertes, nuestras fortalezas, nos llevarán a la plenitud, a disfrutar con lo que hacemos, a brillar. Este ejercicio trata de correr en compañía de nuestros puntos fuertes. ¿A qué nos referimos con punto fuerte (o fortaleza)? A aquello que se nos da bien, en lo que somos buenos. No es necesario que seamos los mejores, simplemente que tengamos una facilidad y lo consideremos positivo. El mantra es: «En mis fortalezas reside mi talento».