Los peligros del running que nadie cuenta

Correr es mucho mejor que sentarse delante del televisor y no hacer nada. Pero debes practicarlo con cabeza y bien asesorada para evitar los problemas que nos cuenta un experto.

Es el deporte de moda. Famosas y no famosas… ¿quién no practica running hoy en día? Porque es efectivo, porque es barato, porque puede practicarse en cualquier momento y en cualquier lugar, porque está de moda… ¿Pero, realmente es un deporte tan bueno?

"Es habitual escuchar a la gente, normalmente inactiva, decir que correr es muy lesivo para el cuerpo y las articulaciones. A este comentario yo suelo decir que es mucho más lesivo no correr, refiriéndome con esto a que hacer ejercicio siempre será mejor que sentarse delante del televisor", dice Álex de Pablo, fisioterapeuta, Master en Entrenamiento y director de Physio Sport Center. Teniendo claro que correr es mejor que no hacer nada, este experto nos cuenta los posibles "efectos secundarios" que puede tener el running si no lo practicas con cabeza.

Publicidad

Impacto y mala técnica

"Al correr sometemos al cuerpo a numerosos impactos que son recibidos directamente por nuestros huesos y tendones", dice De Pablo. "Una mala técnica junto con la acumulación de esfuerzos nos facilitará la aparición de lesiones de todo tipo, añade. Este experto nos cuenta las más frecuentes.

Publicidad

Tendinopatía

"Es la patología principal en el mundo del running, y siempre suele ir de la mano de la sobrecarga muscular", dice De Pablo. "Una musculatura tonificada mantiene al músculo en perfectas condiciones para proteger a las articulaciones y tendones del impacto, así como para no permitir que los tendones se estresen por la sobrecarga y consiguiente acortamiento fibrilar", añade. 

Cómo evitarlo

-Realizar entrenamientos de fuerza para preparar la musculatura.

-Entrenar la distancia y la velocidad de forma progresiva.

-Realizar estiramientos pos carrera y calentamiento antes.

-Fijar unos objetivos reales que nos permitan entrenar con cabeza.

-Acudir a un fisioterapeuta que nos controle las lesiones y a un entrenador deportivo que nos planifique los entrenamientos. Un club de running serio también nos puede introducir en este mundo de una manera segura y divertida.

Publicidad

El temido esguince

"El esguince de rodilla y tobillo es otra lesión frecuente, sobre todo en carreras de montaña", dice de Pablo. 

Cómo evitarlo

-Calzado adecuado para cada terreno.

-Buena técnica de carrera.

Publicidad

Dolor de espalda

"Las lumbalgias también son frecuentes. El impacto mal absorbido por nuestra musculatura o por una inclinación inadecuada puede llevar a una protusión o incluso a una hernia discal", apunta el fisioterapeuta. 

Cómo evitarlo

-Buena técnica de carrera.

-Peso corporal adecuado. El sobrepeso es muy dañino para nuestras vértebras. Recomiendo asesorarnos por un nutricionista no solo para bajar el peso sino para que nuestra alimentación nutra correctamente nuestras articulaciones y músculos.

Publicidad

Patología del suelo pélvico

"Practicar running durante años sin haber preparado previamente la musculatura perineal puede debilitarlo de tal forma que termine por provocar esta patología. Esto puede descadenar problemas de incontinencia urinaria o relaciones sexuales insatisfactorias", comenta De Pablo.

Cómo evitarlo

-Trabajo específico del suelo pélvico. 

-Ejercicios hipopresivos.

Publicidad

Muerte súbita

"Aunque es una causa de muerte en corredores muy poco frecuente, sí conviene ser precavido y acudir a nuestro cardiólogo y/o médico deportivo para realizar una prueba de esfuerzo antes de practicar este deporte", dice el experto. "Cuesta menos que muchas zapatillas y aunque hay algunas patologías que no son detectables, sí nos informará de posibles arritmias o problemas coronarios", explica.

Cómo evitarlo

- A partir de los 45 años, pasar un reconocimiento édico, con electrocardiograma y una prueba de esfuerzo. 

More from Elle: