He probado un labial 'peel off'

Así que ya puedo responder a la pregunta que se hace todo el mundo: ¿dura todo el día?​

Lo más popular

He estado un poco obsesionada con los cosméticos 'peel off' desde el primer momento en que vi esos vídeos y 'boomerangs' en los que las gurús de belleza de todo el mundo se grababan en el momento exacto de desprender la película de color de las cejas o labios. Cualquiera que sea aficionado a explotar plásticos de burbujas, poner el volumen de la televisión en un número siempre par o que, en general, tenga un trastorno obsesivo-compulsivo de este calibre, entenderá mi fascinación.

Publicidad

So oddly satisfying to watch myself peel the lip stain product off- haha #peeloffliptint #peelofflipstick

A video posted by Esther Gonzalez (@_ms_esther_) on

Lo más popular

Porno para maniáticos

Así que, cuando me enviaron uno de esos tintes labiales para 'pelar', me faltó tiempo para correr a probarlo: tenía que experimentar por mi misma la sensación de quitármelo y conseguir esa satisfacción de 'el Universo entero acaba de ser restablecido'.

Se llama "My Lip Tint Pack' y es de la marca coreana Berrisom (podéis encontrarlo en las tiendas Miin a un precio de 8,99 €).

No voy a mentir: aplicarlo tiene su truco. Me llevó un tiempo conseguir extender una capa uniforme del producto—que empieza a secarse muy rápido—sin arrastrar otras partes ya aplicadas. Pero al final lo conseguí (más o menos), y ahora llegaba una parte crucial: dejarlo secar.

Muy apropiado para Halloween.

Transcurridos unos 10 minutos en los que es mejor no cerrar la boca (creedme, no lo hagáis), el producto ya estaba lo suficientemente seco como para retirarlo. Y llegaba la parte más maravillosa de todas: desprenderlo.

GIF

MA-RA-VI-LLO-SO

El tono que se obtiene una vez retirada la película no es intenso, es más bien un tinte transparente que da color al labio con una sensación de ligereza total. Algo tal que así:

Ya solo quedaba testar la duración de este labial, cuyos creadores aseguran que se mantiene intacto durante horas, incluso al comer y beber. Estas son algunas de las cosas que hice tras aplicármelo a primera hora de la mañana: ponerme una sudadera, beber varios vasos de agua, tomar un café para llevar, comer un 'croissant' de desayuno. Y todas se saldaron con el color intacto.

Sin embargo, la hora de comer fue una prueba demasiado dura: dos platos, una manzana de postre y frotarse con una servilleta es algo bastante difícil de eludir. A pesar de todo, después de la comida y del consecuente cepillo de dientes, el color aún se percibía ligeramente en los bordes del labio. No está nada mal...

GIF