Entrevista con Ashley Graham

Soñar a lo grande: ese es su lema, y no parará ante nada. La modelo 'curvy' se ha propuesto hacer un mundo a su medida: sin cánones de belleza. Activista y empresaria, amplía ahora su faceta de diseñadora de la mano de Marina Rinaldi.

Lo más popular

Ella es muy, muy grande. Si tus palabras ayudan a que millones de adolescentes se quieran a sí mismas tal y como son, es que eres muy grande. Si te haces un 'belfie' a lo Kardashian con celulitis incluida y logras la admiración de las mujeres y el deseo de los hombres, es que eres muy grande. Si rompes todos los esquemas y el mundo de la moda se pone a tus pies vistiendo una 46, es que eres muy grande.

Publicidad

Ashley Graham (Nebraska, 1987) ha hecho todo eso, y lo que le queda... En una era en la que triunfan términos como 'bikini bridge' –en referencia al espacio que hay entre la braguita y la tripa cuando se está muy delgada–, 'ab crack' –hendidura que atraviesa el tórax– y 'thigh gap' –hueco entre las piernas–, la modelo 'curvy' ha accedido a prestar su imagen a una muñeca Barbie, pero exigiendo que los muslos de goma se rocen entre sí. ¿Por qué? Porque se gusta y no permite que nadie la cambie.

Lo más popular

Ese es su mensaje, el mismo que deberíamos tener todas: gordas, delgadas, altas, bajas, morenas, rubias... Ella se encarga de recordárnoslo. «Sitúate desnuda frente al espejo y di: "Soy fuerte, soy brillante, soy preciosa". ¡Las palabras cambian el mundo!». Así empieza siempre la 'top' americana las charlas que da en la Universidad de Berkeley, en California. La misma California donde nació el culto al cuerpo (perfecto) con el que trata de acabar.

Con su movimiento Body Positivity, lucha por que todos tengamos conocimiento y conciencia de nuestra silueta. Puede ser de reloj de arena, triangular, rectangular, tipo manzana, de pera o de naranja o estar hecha un higo, pero es la tuya y, siempre con la salud como bandera, aquí todo vale. La fuerza de su voz es equivalente a la potencia de sus curvas, esas por las que Sport 'Illustrated' la convirtió en la primera 'plus-size model' en protagonizar una de sus portadas y esas por las que se rumorea que será una más en el próximo desfile de ángeles en ropa interior.

Publicidad

Ashley es una de las pioneras de ese término hasta hace bien poco utópico en moda: diversidad. Lleva delante de la cámara desde los 12 años, edad a la que fue descubierta mientras estaba de compras en su Omaha natal. Ahora, recién cumplida la treintena, se contonea en las pasarelas internacionales junto a Gigi y Bella Hadid, tiene a sus armadas espaldas el peso de cientos de covers de las revistas más icónicas, diseña para sus propias firmas y para Marina Rinaldi y despierta la sonrisa de más de cinco millones de seguidores en Instagram con su naturalidad y su sentido del humor. Eso sí es dar la talla.

Actualmente eres la única modelo 'plus-size' con una mu­ñeca propia y la revista Forbes te ha incluido en la lista de los 30 personajes más influyentes con menos de 30 años. ¿Cómo llevas esa responsabilidad que tienes de ser un modelo a seguir por los jóvenes?

Aunque lo parezca, la lucha no es tan dura, yo soy muy feliz (risas). Me llamo a mí misma acti­-vista del cuerpo porque dispongo de la plataforma para lanzar a la moda y los medios de comunicación un mensaje de diversidad. Pero es algo que me sale solo, ya que, como mujer, no quiero ver únicamente un tipo de belleza: ¡hay muchas clases de belleza! Así que el que los demás me vean como una influencia no es para mí una carga, en absoluto. Hablar de esto es algo de lo que me siento muy orgullosa; me encanta ser una de las pioneras en una revolución necesaria: romper con la idea de que sólo hay una silueta perfecta. La gente tiene una noción preconcebida de que grande significa insano, perezoso, feo... Hay que cambiar eso ya.

Publicidad

Bueno, algo está cambiando... Ahora podemos ver en la pasarela a mujeres de otras razas, con más talla o de más edad de lo normal, como las supermodelos de los 90 que cerraron en Milán un sonado desfile... ¿Es esto sólo el principio?

Sí, estoy segura al cine por cien. Esta temporada había 90 modelos 'curvy' desfilando en las fashion weeks: ¡eso es más que nunca! Además, este año, por primera vez en la historia, en todos los shows de Nueva York ha habido una modelo afroamericana. Pero, por supuesto, aún queda por hacer y hay que incidir más en los temas de diversidad. Hay una cosa que juega a nuestro favor, y es que esta palabra está de moda ahora, así que tanto las marcas como las compradoras quieren ver mujeres normales. Quieren realidad.

Lo más popular

¿Tú estás cómoda con el término 'curvy' a la hora de que los demás se refieran a tu cuerpo?

Sí, ¡me gusta mucho! Esa es la realidad: yo soy 'curvy'. Me encantan mis formas y creo que todas las mujeres deben aprender a aceptar las suyas. Por otro lado, cada una tiene que referirse a sí misma de la manera que quiera, como se sienta cómoda, y olvidarse definitivamente de las etiquetas impuestas.

Has declarado que en alguna ocasión has tenido problemas para encontrar ropa mientras estabas trabajando, y eso que ahora las marcas se pelean por vestirte en tus actos públicos...

He tenido problemas en encontrar ropa en general. Desgraciadamente, las mujeres grandes aún deben armarse de paciencia para llenar su armario.

Trabajas para la misma agencia que Kate Moss, Gisele Bündchen y Gigi Hadid y compartes pasarela con ellas en los desfiles 'normales', algo impensable hace tan sólo unos años, cuando las modelos 'plus-size' solamente se veían en los 'shows' de tallas especiales. ¿Cómo es vivir esa experiencia? ¿Te sientes como una excepción?

Soy una más en el 'backstage'. Así me siento. Todas somos modelos y nos miramos como iguales. Yo no las juzgo a ellas y ellas no me juzgan a mí. Este es el mundo de la moda y estamos conviviendo en armonía en él.

Publicidad

Tienes 5,2 millones de seguidores en Instagram, donde cuelgas fotos llenas de optimismo. ¿Qué te hace feliz?

Me siento muy bien cuando estoy haciendo deporte y comiendo bien. Pero, honestamente, al final del día, independientemente de lo que pase, la felicidad es disfrutar de mis mejores amigos y de mi familia. Cuando estamos juntos, únicamente necesitamos reírmos.

Desde las redes promueves el hashtag #BeautyBeyondSize (la belleza más allá de la talla), pero habrá quien no tenga problema con su peso, sino con su pelo, sus pechos, su altura... ¿Por qué nos cuesta tanto querernos a las mujeres?

Creo que la relación de cada mujer con su cuerpo es única... ¡Es tan personal! Desgraciadamente hay muchas personas que no se gustan tal y como son, que mantienen una lucha interna horrible, y cuando las conoces te preguntas el porqué. La confianza es importantísima. Y la tienes que obtener por tu cuenta. Puede haber modelos a los que imitar y a los que seguir en sus campañas, pero al final del día te das cuenta de que este es un viaje en solitario y de que necesitas ganar la batalla contigo misma cada vez que te miras al espejo.

¿La confianza es algo que se educa en casa? ¿Cuál debería ser el papel de los padres para aprender a quererse?

Mientras eres niño eres un producto de quien te está criando. Es decir, si tu madre se mira constantemente en el espejo y se repite que está gorda, tu percepción de la autoestima acabará siendo muy parecida a la suya. Los padres necesitan recordar no sólo que lo que le dicen a su hijo va a afectarle a este para el resto de su vida, sino también que lo que se dicen ellos a sí mismos en su presencia le va a acabar marcando a él.

Si no hubieras sido modelo, ¿qué te habría gustado hacer?

Honestamente, no me imagino haciendo otra cosa que no sea esto. Llevo desde los 12 años en la carrera. Aunque mi madre siempre me repite que podría haber sido maestra, porque soy realmente buena con los niños.

Publicidad

Sólo te faltaría eso en el currículo. Por ahora eres modelo, diseñadora, escritora, empresaria... ¿Qué más? ¿Te queda algo por emprender?

He estado haciendo un montón de televisión últimamente. Acabo de terminar la nueva temporada de 'America's Next Top Model', con Tyra Banks, y me lo he pasado genial grabando. ¡Pero hay un montón de cosas que todavía quiero hacer! Este es sólo el principio. Ya me ha picado el gusanillo y no hay quien me pare.

Lo más popular

¿Cómo te imaginas dentro de diez años? ¿Quieres tener hijos?

Da igual donde esté, pero que sea con mi marido, Justin. Estamos viviendo el momento que nos toca ahora y somos muy felices, así que no hacemos planes... por ahora.

Eres imagen de Marina Rinaldi, has desfilado para la firma en la 'fashion week' de Milán e incluso has diseñado prendas para su nueva colección. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Desde Marina Rinaldi se pusieron en contacto conmigo y me pidieron que diseñara una colección cápsula con ellos. ¡Inmediatamente dije que sí! Marina Rinaldi es la única marca de moda de gama alta que viste a las mujeres curvy, y encima lo hace con el sello de lujo de Max Mara detrás. Querían piezas jóvenes y frescas, por lo que me lancé a por el denim y el cuero en tallas que van desde la 44 hasta la 60. Al crearlas quería que todas las chicas se sintieran guapas con ellas, y desde la firma siempre me transmitieron la confianza necesaria. Así que fue una colaboración redonda.

¿Tienes alguna prenda preferida?

¡Tengo unas cuantas! Hay dos faldas maravillosas, pero la que tiene botones en la parte delantera es probablemente mi favorita. Es tipo lápiz y se puede llevar con tacones, con 'sneakers', con botas o con lo que sea. También me encantan los jeans. Creo firmemente que la búsqueda del vaquero perfecto es la pesadilla de toda mujer. Del vaquero y del sujetador. Es terrible. Pero los jeans de mi colección para Marina Rinaldi son los mejores, cubren, sujetan y moldean perfectamente. El lujo es esto, se nota.

Para terminar, dinos, ¿hay esperanza? ¿Lograremos vivir sin obsesionarnos tanto por nuestro físico y dejando de poner etiquetas innecesarias a la belleza?

Muchos estamos luchando para lograrlo. Creo que llegará un día en el que las mujeres no tendrán que pensar constantemente en si son guapas o no... ¡Realmente lo espero!

More from Elle: