Tania da la talla

La entrevista más personal de Tania Llasera.

La sonrisa de Tania Llasera (Bilbao, 1979) va más allá de la pequeña pantalla. Directamente, la traspasa. Si desde el escenario del 'talent show' 'La voz' contagia su buen rollo, al natural deslumbra con una personalidad arrolladora. Ni siquiera la crítica cruel ha conseguido apagar esa sonrisa: la presentadora, convertida en un rostro superconocido de la televisión, protagonizó una de las polémicas más mediáticas en las redes sociales cuando, al dejar de fumar, engordó 20 kilos y todo el país se creyó con derecho a opinar sobre su aspecto. «Aluciné en colores. Yo no me veía mal. Engordé, pero estaba orgullosa de haber abandonado el tabaco y me sentía guapísima. Dudo de que fuera para tanto», confiesa ahora entre risas.

Tres años después de aquello, Tania es madre de un bebé maravilloso llamado Pepe y apodado Bowie –en homenaje al artista David Bowie, que falleció días antes de que naciera el pequeño, el pasado enero– y se declara más feliz que nunca en su cuerpo. Porque puede presumir de ser todo un referente para las mujeres con curvas. Por eso, ¿quién mejor que ella para presentarnos una de las colecciones más especiales de Marina Rinaldi, la línea 'curvy' de Max Mara. La firma lanza por segunda vez –ya lo hizo la temporada pasada– una edición cápsula con Tsumori Chisato; en esta ocasión la diseñadora japonesa emprende un viaje a Islandia con siluetas geométricas, tonos rojizos y prints inspirados en el Ártico. De la mano de ELLE, Tania Llasera y Marina Rinaldi reivindican que la moda y los kilos no están reñidos.

¿Qué sientes como madre primeriza?

La verdad es que la mía ha sido una maternidad muy buscada y estoy disfrutando de cada minuto. No quiero despegarme de mi hijo, así que, ahora que tengo que volver a trabajar, me cuesta dejarlo. Deberíamos emular a otros países y ayudar más a conciliar.

¿Cómo es el pequeño Pepe?

¡¿Qué te voy a decir?! Estoy enamorada. Es muy risueño y se cree mucho mayor de lo que es. A mí me parece superdotado, claro, pero seguramente sea un niño muy normal (risas).

¿Ha cambiado mucho tu cuerpo como consecuencia del embarazo?

Por supuesto. El primer encontronazo con el espejo después del parto resulta difícil. Por un lado, estás orgullosísima porque has creado por arte de magia un niño precioso y sanísimo. Y también es duro: has pasado nueve meses embarazada y seguramente tardes el mismo tiempo en equilibrarte y volver a ser tú. He intentado acelerar un poco el proceso por cuestiones de trabajo y salud, pero realmente me encuentro feliz con mi cuerpo. Es una máquina maravillosa (risas).

Aunque siempre has reivindicado a la mujer curvy, ahora estás a dieta. ¿Qué te ha llevado a dar ese paso?

Un susto. Fui al médico con unos análisis postparto y me dijeron que, además de hipotiroidea, que lo soy desde que dejé de fumar, podía ser diabética. Entonces, decidí ponerme a plan y empezar a andar como una loca. Sí, ante todo la salud. Aunque no pienso volver a estar tan delgada como antes: perderé un par de kilitos más y me plantaré. Si es que me forro a comer; mírame, puedes escribir: «Tania Llasera contesta a nuestras preguntas mientras arrasa el bufé» (risas).

¿Por qué crees que sigue llamando la atención que un personaje público tenga unos kilos de más?

Todos tenemos un poco de culpa: los medios, las revistas, la moda... Pero, gracias a Dios, estamos en una era tecnológica y digital que ha despertado un hambre voraz por lo retro, y gracias a esa fiebre han regresado las curvas, las mujeres felices y bien alimentadas. Porque, no nos engañemos, al final el atractivo reside en ser feliz, tengas la talla que tengas.

¿Piensas que vivimos demasiado esclavizados?

Sí, especialmente las mujeres. Somos durísimas entre nosotras y con nosotras mismas. La gran lección, en mi caso, es que llegué a tener una talla 46 y, aun así, me gustaba. Esto le chocó a mucha gente, sigo sin entender por qué. Todas venimos en diferentes tallas y tamaños.

Has lanzado en Internet el hashtag #Yodoylatalla. ¿Qué significa?

El objetivo es recordarle a la gente que lo verdaderamente relevante es la persona. Y, si das la talla como persona, da igual la talla de ropa que utilices porque siempre darás la talla. Se trata de un juego de palabras que me parece muy saludable: el peso es lo de menos, lo que importa es lo que hay dentro.

A pesar de todas las críticas que recibiste en su día, te muestras muy activa en las redes sociales. ¿Qué son para ti?

Tengo una vida real y otra virtual. Me considero 'oversharer': me encanta compartir, hasta un punto enfermizo. Soy de esas personas a las que les preguntas qué tal y no se calla, y las redes sociales me brindan la oportunidad de ser tan plasta como me dé la gana. ¿

¿Qué te parece Marina Rinaldi?

La conocía porque vivo cerca de la tienda y suelo pasar por delante. Te aseguro que, a partir de ahora, entraré muy a menudo. Tiene un punto British en los colores y en el corte que me gusta mucho. Esta me ha parecido una colección bastante noventera, y a mí, que soy muy de Roxette, me encanta ese punto. Me he enamorado del look masculino, de la camisa blanca y de ese (lo dice señalándolo con el dedo índice) chaquetón maravilloso.

Te declaras fan de la moda asiática. Precisamente, esta colección la firma la nipona Tsumori Chisato...

Me encanta la moda japonesa, especialmente sus líneas sencillas y lo valientes que son: cada uno viste como quiere. Muchas veces voy por Madrid y me doy cuenta de que vamos todas iguales. En Japón puedes, literalmente, ponerte lo que te dé la gana sin que nadie te critique, y eso es maravilloso. En Occidente necesitamos un poco más de individualidad y personalidad. ¿Tienes algún truco a la hora de hacerte el look? Intento buscar un cierto equilibrio. Si, por ejemplo, me pongo unos pantalones ajustados, los combino con una camisa amplia, y a la inversa. Además, suelo llevar tonos claros por arriba y oscuros en la parte de abajo. A la hora de vestir apuesto por la comodidad. Y confieso que me encanta comprar ropa masculina.

Dentro de nada empezáis con la cuarta edición del programa La voz. ¿Hay algo que nos puedas desvelar?

No me dejan. Que vuelve Melendi. Tengo muchas ganas de verle y darle la enhorabuena, porque ha sido papá. Este año Malú será la única chica y estarán también Alejandro Sanz y Manu Carrasco. Creo que lo vamos a pasar muy bien: todos han estado antes y saben a qué vienen.

Publicidad

Va de miradas

Tania Llasera lleva jersey de manga corta y pendiente con forma de pájaro frailecillo de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi.

A rayas

Abrigo con detalles de piel de 'mouton' en las mangas, camisa de seda, pantaones masculinos y pañuelo bicolor de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi.

Publicidad

Silencio, se rueda

Jersey con estampado de frailecillo y vaqueros pitillo de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi.

Quédate a cuadros

Vestido de seda con 'print' de cuadros, colgante con maxi-pingüino, pulseras rígidas y sandalias, todo de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi, y calcetines de Calzedonia.

Publicidad

Risueña

Jersey de cuello alto, falda larga plisada, cinturón tipo fajín y bolso con cadena de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi.

Noventera

Abrigo tipo capa, jersey, 'leggings' y fajín de cuero, todo de Tsumori Chisato for Marina Rinaldi, y bailarinas de Hispanitas.